jueves, 29 de marzo de 2012

LA ROSA





La Rosa Prudente


A su espinoso mundo sometida
vive y muere la rosa colorada:
su pura soledad, ¡qué bien guardada!,
su bandera de amor, ¡qué defendida!

Guerra, pero entre dardos florecida:
cielo, mas al arrimo de la espada,
si hasta la rosa llega tu mirada,
no se le atreve al fin tu mano herida.

Miel indefensa, corazón desnudo
que a todo viento, si es de amor, te inclinas,
falto a la vez del arma y del escudo:

¡busca ya la milicia cuidadosa!
y que, mortificado en tus espinas,
te valga la prudencia de la rosa.

de Sonetos de Sophia de Leopoldo Marechal (1900-1970)






A una Rosa

Ayer naciste y morirás mañana
para tan breve ser, ¿quién te dio vida?
¿Para vivir tan poco estás lucida,
y para no ser nada estás lozana?.

Si te engañó tu hermosura vana,
bien presto la verás desvanecida
porque en esa hermosura está escondida
la ocasión de morir muerte temprana.

Cuando te corte la robusta mano
ley de la agricultura permitida,
grosero aliento acabará tu suerte.

No salgas que te aguarda algún tirano;
dilata tu nacer para tu vida,
que anticipas tu ser para tu muerte.

Luis de Góngora (1561-1627)
Representante del culteranismo en España del siglo XVII





La Rosa

Cuando se abre en la mañana,
roja como la sangre está;
el rocío no la toca
porque se teme quemar.
Abierta en el mediodía
es dura como el coral,
el sol se asoma a los vidrios
para verla relumbrar.
Cuando en las ramas empiezan
los pájaros a cantar
y se desmaya la tarde
en las violetas del mar
se pone blanca, con blanco
de una mejilla de sal;
y cuando toca la noche
blando cuerno de metal
y las estrellas avanzan
mientras los aires se van,
en la raya de lo oscuro
se comienza a deshojar.

Federico García Lorca (1898-1936)
España-Siglo XX-Vanguardismo.



Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados