miércoles, 8 de agosto de 2012

"Orgullo y Prejuicio", de Jane Austen

El Romanticismo
de la Campiña Inglesa


En la Inglaterra del siglo VIII,
la novela gozaba de extraordinaria popularidad,
al punto que los clérigos se quejaban
por el excesivo tiempo que a ella
le dedicaban sus feligreses.


En esta novela de la escritora Jane Austen
prevalecen los caracteres de Isabel Bennet y del señor Darcy.
La autora utiliza a la muchacha para explicar sus ideas esenciales.



Isabel a pesar de que no se siente capacitada para juzgar
a toda una sociedad,
resulta un excelente juez de la conducta humana.
Su bondad deriva de la virtud para prever
las consecuencias de sus actos;
dista mucho de poseer una conducta irreflexiva,
sabe examinar sus sentimientos y no vacila en subordinarlos
a un bien que la trasciende,
y del cual depende la armonía del orden social.


No es fría,
ama con intensidad;
por tanto, su mayor virtud estriba en que no se limita a aceptar las convenciones
por falta de sentimientos.


Nunca se ilusiona con la posibilidad de que pueda existir otra sociedad mejor
en donde las cosas se puedan disponer de otra manera.
Este difícil equilibrio de su conducta se debe,
esencialmente,
a que Jane Austen sopesa la verdad con el mayor cuidado 
en cada línea de la novela;
además, el tono de claridad y audacia con que expone 
su pensamiento no la aparta de la intimidad,
de la leve confidencia.


Charlotte Brontë despreció a jane Austen
porque solía representar a todos los hombres y mujeres
como si sólo fueran damas y caballeros;
otros la acusaron de no haber salido nunca de la sala de estar.
Esas críticas serían válidas si "Orgullo y Prejucio"
no revelara un nuevo modo de juzgar
y una lección moral de indudable trascendencia.


Es sorprendente que con tan simples materiales,
Jane Auten se haya convertido en un clásico 
al que algunos críticos suelen comparar con William Shakespeare.


Jane Austen vivió aislada del mundo literario,
no conoció a ninguno de los autores contemporáneos:
ni por carta ni por trato personal.
Pocos de sus lectores conocían su nombre.
Dudo que fuera posible mencionar
a cualquier otro escritor notable que viviera
en la oscuridad completa.
Nunca se casó...

Edward Austen Leigh


Jane Austen

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou