viernes, 21 de septiembre de 2012

Adolescencia mía




...pasarán los inviernos, los veintiuno de septiembre
y las tardes soleadas de estío,
pero aquel día encantado
tan irreal como un sueño
en el que un duende puso su mano tibia
para iluminar mi alma por primera vez,
no volverá nunca.

Aquello fue como una ráfaga,
igual al principio de las cosas,
como ver a Dios...

Luján 1983

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou