lunes, 3 de diciembre de 2012

Té con mi bisabuelo François



El té de este día martes lo voy a compartir
como siempre con todos ustedes
y también con alguien que no he conocido,
pero que me ha llegado muy profundamente
su historia: mi bisabuelo François.

(la tacita europea en mi escritorio)

Él llegó a Argentina 
desde  Francia en el año 1880 aproximadamente;
dejó a toda su familia en el viejo continente.

(junto a la tacida su pipa)

El destino hizo que abandonara su país como muchos inmigrantes
en busca de un porvenir y que llegara
a las tierras de mi bisabuela Melanie,
quien había arribado desde Suiza junto con sus padres
y sus ocho hermanos cuando era pequeña.


Melanie era viuda, con seis hijos;
tenía muchas hectáreas de campo que había pagado
con su trabajo arduo y su temple
de mujer de carácter.


Mi bisabuelo no tenía nada,
era solamente un inmigrante que no conocía
el idioma...


mi bisabuela le dio trabajo en su establecimiento,
en aquella casa de campo
rodeada de plantas de frutas, malvones y mascotas.


Era una casa con historia...


Mi bisabuelo se transformó en un guerrero gaucho
y aprendió las tareas rurales.


Dicen que se enfrentó a los indios
y que más de una vez mostró su trabuco naranjero
ante la hostilidad de aquellos hombres.


Ellos se enamoraron y se casaron;


tuvieron tres hijos:
Francisca, José y Eduardo (mi abuelo).


Vivieron felices en aquellas tierras benditas
que amaban con pasión,


abrazando el aire fronterizo,
tomando mates bajo la higuera,
soñando con un porvenir mejor para sus hijos...



Sin embargo,
la muerte sorprendió a mi bisabuelo
una tarde cualquiera;
todavía no había cumplido sus sesenta años.
Mi bisabuela
tuvo que salir adelante sola nuevamente,
sabía como hacerlo
porque fue un ejemplo de mujer
para muchas generaciones,
sus descendientes.

Hoy les rindo este homenaje
aunque siempre estarán vivos
en mi recuerdo.


Yo soy François Fraix.
Amo a Francia,
de allí vengo...
congelando las horas,
buscando entre el confín brumoso
el manso fuego del amor.

De allí vengo...
pero volveré a recorrer
tus ojos presentes,
tus resplandores vagos...
porque mi vida
está dormida en tus calles.

Luján 2012

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou