Si alguien desea adquirir mi novela en papel desde cualquier país.

Si alguien desea adquirir mi novela en papel desde cualquier país.
Click en la imagen

Lo más visitado

lunes, 20 de mayo de 2013

Té en el año 1916



Hoy voy a compartir el té con ustedes
y con la infancia de mi abuelo Eduardo.

Me inspiré en él porque tengo sus cuadernos de escuela,
del año 1916.


Eduardo era un niño que asistía al colegio
"San José de Artes y Oficios",
un instituto de sacerdotes.

En su propia biblioteca tenía sus libritos religiosos
forrados y ordenados,
estaban tan rígidos en su sitio que resultaba imposible
imaginar que hiciera uso de ellos.


A su madre Melanie le gustaba el orden y la ética
pero al pequeño le interesaba correr por el campo y conducir
las herramientas de labranza,
actividad que realizaba a escondidas de François,
su padre.
Recorría las baldosas rojas del patio de la estancia,
bajo las glicinas,
y compartía sus sueños y travesuras
con el caballo Juancho.


El niño era muy talentoso,
escribía con pluma y tinta de varios colores en letras góticas
y de una manera exageradamente perfecta
para su edad.


Se destacaba en matemáticas y componía muy bien sus relatos
sobre la vida del campo,
sobre los pájaros, las tardes de caza y los mendigos...
Siempre dejaba una moraleja al final.


En el colegio de curas el día comenzaba a las seis de la mañana,
transcurría en estricto orden 
y terminaba con las campanas de las siete;


hora del acto de contrición para santificar el alma
y prepararse para una supuesta vida mejor.

(cuadernos de mi abuelo Eduardo y de su hermano José)

Eduardo no soportaba el claustro, los corredores helados,
el olor a incienso y azucenas,
el susurro de los monjes
y las paredes blancas llenas de cruces...


Observaba el altar con un Cristo de mirada húmeda
y trataba de rezar el rosario pero pronto se perdía en aventuras
donde los recuerdos del campo se mezclaban
con las páginas de la Biblia.
Todo lo asimilaba con rapidez para acabar con el martirio,
aquellos sermones de palabras en latín
lo adormecían y se despertaba reclinado 
sobre los bancos de madera oscura.


Cuando caminaba por la galería se encontraba,
de improviso, con los huérfanos y abandonados que vivían allí
desde pequeños.


Hacían labores domésticas y limpiaban ya que no había mujeres,
algunos tenían la palidez de los religiosos
y ese andar de solterón reprimido.
Sus rostros de cera se confundían en el patio de recreo
y nada resultaba más tedioso que verlos sentados al sol.


Contaban las horas de su monótona existencia.


Eduardo muchas veces trepaba a los árboles y veía la ciudad
con las diligencias, carretas y galeras,
las levitas de los señores y las damas de alta sociedad.
Quería ser libre, estaba cansado.
No creía en los ángeles y vírgenes
ni en las frases virtuosas de Historia Sagrada.
Era rebelde.


ABUELO

Andante caballero de la pampa
y del trigo,
hidalgo del caballo, la espiga
y el sombrero.
Caudillo sembrador,
gaucho jazminero.
Sin pausas, sin descanso,
sin Navidad y sin domingo.
Por capricho, por atavismo,
por sueño o por cansancio,
te quedaste con tu nombre.
Eduardo, abuelo,
Eduardo, paisano
de ásperos caminos.

Luján 2013



Etiquetas

Alexander Averin Alexander Jansson An He Anne Yvonne Gilbert Antoine Watteau autores invitados Benito Quinquela Martín Berthe Morisot Carl Larsson casas de famosos Charles White Cien años de soledad---Gabriel G. Márquez cine conmemoraciones convocatorias cuarta parte) cumpleaños. Daniel Gerhartz Diego Velázquez Duy Huynh Édgar Degas Edvard Munch Edward Lamson Henry El Greco El silencioso grito de Manuela (Cap I tercera parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I-primera parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I-segunda parte) El silencioso grito de Manuela (Cap II El silencioso grito de Manuela (Cap II quinta parte) El silencioso grito de Manuela (Introducción) El silencioso grito de Manuela---Luján Fraix Eleonora Grigorjeva Emilio Reato Entre tú y yo... Eugène Delacroix Eugene Lushpin Fernando Botero François M. Kavel Frida Kahlo Giotto grandes autores Gustav Klimt Gustave Moreau Hans Zatzka Henri de Toulouse-Lautrec Henri Matisse homenajes Ides Kihlen IMAGENES DE NAVIDAD imágenes de Navidad Jacek Yerka James Christensen Jan Vermeer jardines John W. Godward Joseph Mallord Turner Juan Gris Konstantin Razumov La novia ¿Ella regresó por amor? (10ma parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (1era parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (2da parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (3ra parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (4ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (5ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (6ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (7ma parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (8va parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (9na parte) La novia---Luján Fraix lecturas Leonardo da Vinci Libros Louis Aston Knight Luis Scafati Maestros---Luján Fraix María Oakey Dewing Mario Sanzano Mario Testino Marta Orlawska Michael Cheval Miguel Ángel Buonarroti mis ensayos Mis poemas Mis poemas. Recordatorios. mis recuerdos mis relatos Misstigri Montmartre-La Bohemia-pintores mujeres célebres de todos los tiempos Nelly Tsenova Patrick Commecy Paul Gauguin pensamiento azul pensamientos personajes de novela poemas clásicos. Premios primera parte) Querida Rosaura (Cap I 1era parte) Querida Rosaura (Cap I 2da parte) Querida Rosaura (Cap I 3era parte) Querida Rosaura (Cap I 4ta parte) Querida Rosaura (Cap I 5ta parte) Querida Rosaura (Cap II 1era parte) Querida Rosaura (Cap II 2da parte) Querida Rosaura (Cap II 3ra parte) Querida Rosaura (Introducción) Querida Rosaura---Luján Fraix regalos Régine Mouraret retrato de mis dÍas Romances de la Historia SALUDOS... Salvador Dalí Sandro Botticelli segunda parte) Sergio Roffo Sir James J. Shannon Sir Lawrence Alma Tadema Sofonisba Anguissola sorteo tea cup tuesday tercera parte) tertulias de la abuela Tintoretto Tiziano Van Tijn Rembrandt Vincent Van Gogh Vittorio Matteo Corcos William Affeck

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.