domingo, 11 de agosto de 2013

Mal de amores


Sir Frank Dicksee
"Romeo y Julieta"


Por Victoria Pérez Zabala.



"No es amor el amor que al percibir un cambio cambia o que propende 
con el distanciado a distanciarse.
¡Oh, no!
Es un faro inmóvil que contempla las tempestades y no se estremece
nunca,
es estrella para todo barco sin rumbo 
cuya virtud se desconoce aunque se torne a su altura."

En la prosa de William Shakespeare, más precisamente en sus sonetos ardientes de pasión hallamos esta definición de amor: idílico, perfecto, soñado y eterno.

"Orgullo y Prejuicio"


El amor que todas quisiéramos sentir. Hay ríos de tinta derramada en los clásicos de la literatura universal que intentan explicar la verdadera naturaleza del amor.

Muchas de las heroínas en las novelas sufren y hasta agonizan por amor; algunas lo conquistan al final, como en el caso de las historias que salieron de la talentosa  y fina mano de Jane Austen.

"Anna Karenina"


Otras, en cambio, concluyen en tragedia como Anna Karenina en la mente y obra del genial Tolstoi, o en negación de ese amor, como en la famosa "Lo que el viento se llevó" donde Scarlett O`Hara tarda tanto en darse cuenta de que está enamorada de Rhett Butler que cuando al fin se lo confiesa, él le responde: "Frankly, my dear, l don`t give a damn" ( la traducción sería "Francamente , querida mía, me importa un bledo").


"Lo que el viento se llevó"



Si nos alejamos del terreno de la ficción, el diccionario de uso del español María Moliner ofrece una descripción clara del término "amor":

"El sentimiento experimentado por una persona hacia otra,
que se manifiesta en desear su compañía,
alegrarse con lo que es bueno para ella y sufrir
con lo que es malo".

¿Pero qué pasa cuando en una pareja se genera una necesidad
afectiva desproporcionada de uno hacia otro,
cuando en la relación entre dos personas
asoma la posibilidad de una dependencia emocional
excesiva y patológica?. 


 ¿Seguimos hablando de amor?

"El otro pasa a ser necesario para la subsistencia como el aire que respira.
En estas relaciones predominan el sufrimiento,
el reproche, la frustración, la esperanza ilusoria de que si se
da tal o cual circunstancia las cosas van a cambiar...
y esto nunca ocurre.
No hay crecimiento o enriquecimiento mutuo;
no se tolera la independencia y la seguridad de cada uno.

Lo paradógico es que a pesar de todo esto les parece imposible
cortar la relación.

Las relaciones adictivas son sufridas por más personas de lo que uno cree.
Sobre todo mujeres.
Estas relaciones contienen una alta dosis
de emociones contradictorias."


"El amor inmaduro dice Te amo porque te necesito.
El amor maduro dice Te necesito porque te amo."

Fromm

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados