lunes, 16 de diciembre de 2013

Simplemente... un té y una flor


Argentina


Hoy quiero compartir el té con ustedes
y con un tema muy navideño: los regalos.

No crean que porque trato estos temas a mí me guste demasiado 
La Navidad.
Yo soy una persona muy melancólica
y estas fechas, por las ausencias, me traen nostalgias,
pero me gusta siempre rescatar
esa magia que me despiertan, ese espíritu profundo...
que va más allá de estar rodeado de gente,
aunque esté sola.


Un regalo es más importante por su significado que por su valor.
Recuerdo algunos que he tenido a lo largo de mi vida,
no muchos,
porque como jamás festejé el cumpleaños
no llegaban demasiados obsequios,
sólo de quien se acordaba
y para mí eso tenía mucho más sentido.


Lo mismo ahora que soy grande.

Recuerdo una muñeca de mi misma estatura que me regaló mi padre
a los tres años.
Era igual que yo... sentí un acercamiento con él en aquel momento
a pesar de mi  poca edad.

Mi papá siempre fue solitario y algo indiferente.


En mi adolescencia y juventud tuve muchos obsequios simbólicos que dejaron huella.
Mi primer novio
me trajo una tarjeta que decía:

"No puedo pensar en nada...
que no sea pensar en ti porque eres lo mejor
que encontré en mi vida."


Otro enamorado
se inspiró con un acróstico:



L inda
U nica
J ovial
A morosa
N ítida


Siempre hasta hoy me han enviado flores, a veces llegaban ramos con un "te quiero" y yo ni siquiera podía imaginar quiénes eran esos ocultos admiradores.

Mi actual pareja me trajo una vez hace tiempo una tarjeta que decía:


"Toda la felicidad y la ternura están en ti
porque eres un ser lleno de hermosos sentimientos"


Recuerdo que cuando me la dio tenía la cara llena de brillos, es que la había estado escribiendo un rato antes...


Yo creo que a veces para mí el mejor regalo
es una palabra, aquella que necesito en los momentos tristes,
aquella que siempre busco y encuentro
en mi mejor amiga Mariel por ejemplo,
quien ha atravesado momentos duros también...

"Nadie conoce mejor a otro
cuando le han tocado destinos parecidos."


En todos los casos,
con una rosa basta...


Quise ilustrar esta entrada con imágenes de La Navidad Argentina, con calor, porque las de nieve son bellísimas pero no son mi realidad. De niña, no pensaba en un Papá Noel abrigado que llegaba en trineo... es que la inocencia es puro corazón, la mente no tiene espacio en ella.



Tiempos de sol dorados
modelando vientos,
que doblegan la bruma
con un beso.

Travesuras
latiendo en la victoria
de cada juego.

Playa,
misterio pueril
del sentimiento.

Luján 2013



Las pinturas son de Susan Harrison-Tustain

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou