sábado, 31 de mayo de 2014

La casa de José Saramago



La casa de Saramago es un edificio blanco, inundado de luz y lleno de vida que pareciera que José Saramago (1922-2010) todavía estuviera allí. Los grupos de visitantes ( diez o doce personas a la vez) pueden moverse con libertad por las habitaciones repletas de libros a medio leer, fotos familiares, recuerdos de viajes, cuadros de amigos y artistas reconocidos...


Ya el hall de entrada es representativo de la figura de Saramago, con una mezcla de objetos portugueses y lanzaroteños ( como la alfombra de piedra volcánica a la que alude en sus "Cuadernos de Lanzarote"). El reloj, como todos los de la casa, está parado a las cuatro porque fue a esa hora cuando Saramago conoció a su segunda mujer, Pilar del Río. En esta casa vivieron Saramago y Pilar hasta 1993, cuando el escritor decidió abandonar Portugal, en parte movido por la censura de su obra "El evangelio según Jesucristo".



En Lanzarote también lo acompañaron sus hijos, amigos, conocidos, visitantes ocasionales y tres perros acogidos. Saramago dijo que todo aquel que se acercase a la casa de Tías sería invitado a un café y este rito se mantiene: los visitantes al llegar a la cocina, que es amplia y da a la terraza, hacen un alto para tomar un café recién preparado.


A continuación, se pasa al jardín donde todavía está la silla de plástico verde ( una silla como cualquier terraza de bar) donde Saramago se sentaba para ver el atardecer, rodeado de árboles que había traído de otros sitios.



A Saramago le gustaba la naturaleza de Lanzarote, incluso se propuso subir todas las montañas de la isla. En este entorno escribió los ya mencionados "Cuadernos", así como "El cuento de la isla desconocida" (1998) y el relato infantil "La flor más grande del mundo" (2001), cuya película de dibujos animados se proyecta para los niños que visiten la casa.


También las novelas "Ensayo sobre la ceguera" (1995) y "Todos los hombres" (1997), entre otras. Viviendo en esta casa supo que había ganado el Premio Nobel de Literatura ( varias fotos repartidas por la casa lo recuerdan)


Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.