domingo, 6 de julio de 2014

El laberinto


Laberinto surrealista
Yacek Yerka


¿Por qué le obsesionaban a
Jorge Francisco Isidoro Luis Borges los laberintos?


El laberinto para él era una metáfora de la duda
y la duda es necesaria para aprender.
Recorrer un laberinto,
hallar la salida equivalía a encontrar respuestas.
Preguntas importantes por supuesto
como cuál es el sentido de la vida.
El autor de "El Aleph"
( uno de sus geniales cuentos )
trató sobre los laberintos en varias obras. 
En "Tlon, Uqbar, Orbis, Tertius",
las oscuridades para arribar a un puerto
las plantean las oscuridades del desconocimiento
y las ignorancias son, por supuesto,
un laberinto que puede ser inexpugnable.



Según la leyenda quien ingrese a un laberinto
-con varios senderos falsos que terminan abruptamente-
y llegue hasta el centro sin tropiezos
tendrá la salvación del alma.
Existen templos que presentan 
dificultosos senderos pintados dentro de edificios.
Estos eran metafóricos y simbolizaban 
las durezas y las dificultades del camino hacia Dios.
Para acceder a ese lugar, había que evitar las falsedades del sendero
y sobre todo las tentaciones.

Hubo, sin embargo,
un escritor a quien Borges admiraba
que no coincidía con ellos.
El escritor se llamaba
Oscar Finnegan O´Flaherty Wilde
quien afirmaba

"Soy capaz de resistir todo menos las tentaciones"



Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados