lunes, 8 de septiembre de 2014

Té y sabores: la torta de mamá



Hoy voy a compartir el té con todos ustedes
en este día precioso de septiembre,
cercano a la primavera,
donde mi casa colonial renace
porque ya se ven las primeras flores.


La taza de té isabelina ya la conocen,
pues no he tenido tiempo de adquirir alguna nueva.
Ya lo haré en breve.


Quiero recordar aquellos días,
por estas fechas próximas a mi cumpleaños,
que mi madre,
con todo su amor,
me hacía una riquísima torta de chocolate.


Yo no sé cocinar porque nunca ha despertado mi atención.
Mi madre siempre decía:
-Ella tiene que estudiar...
y yo obedecía.

( mis padres)



Pero aquella torta la recuerdo muy bien,
tenía dulce de leche en el centro
y coco rallado y nueces.
Yo no dejaba de molestar a mi madre
intentando saborearla
antes de tiempo.


Eran otras épocas,
yo era chica y andaba siempre
con el gato en brazos como decía mi padre enojado:
-Ese gato le va a arañar la cara.


Nunca me hicieron nada porque aquellas criaturas me amaban,
como yo a ellos.

Mi madre, donde quiera que esté,
seguramente me enviará una señal para decirme
Felicidades!!!
y recordar lo amigas que hemos sido...


Todo el amor que me dio lo llevo atesorado en el corazón.
Era su única hija
que le costó concebir porque me tuvo casi a los 40 años
en un tiempo difícil.
Gracias por todo mamá!!!
En este próximo cumpleaños te recordaré
como lo hago todos los días de mi vida.

***

Gracias queridos amigos por compartir,
volveré para la fecha 
aunque no me gustan mucho los festejos.

Besos a todos.




Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.