sábado, 29 de noviembre de 2014

Flavia Tomaello: con estilo oriental



Una exhibición de fotografías de Flavia Tomaello
sobre la cultura nipona en Argentina.


Flavia Tomaello es una mujer apasionada. Esta pasión la llevó hace unos años a convertirse en una emprendedora exitosa.

Después, decidió escribir y varios fueron los títulos que llegaron a las librerías fascinando a los lectores.


Actualmente,
se dejó llevar por la intuición y decidió plasmar sus emociones
en la fotografía.
Una de sus primeras muestras fue
"El rabillo de la casa"
y más tarde fotografió a la bellísima ciudad de Venecia.

Hoy da un giro y presenta
"Cajón de sastre en el fin del mundo".

"Esta muestra es un primer acercamiento a la presencia local
de la cultura nipona
que atraviesa en todas sus disciplinas la vida de nuestro país (Argentina)
-comenta la artista-
El nombre de la muestra es un modo poético
de señalar el destino de todo aquello que no va en otro sitio."



Hasta el 30 de noviembre 
en Fontenla New Concept.

***



domingo, 23 de noviembre de 2014

"Antes del fin", de Ernesto Sábato


"En la tristeza
todo se vuelve alma"


"Escribo porque quizá me ayude
a encontrar un sentido de transcendencia
en este mundo plagado de horrores,
torturas y genocidios.
Pero también de pájaros que levantan mi ánimo
cuando oigo sus cantos,
al amanecer; 
o cuando mi vieja gatita viene a recostarse
sobre mis rodillas...


o cuando veo el color de las flores, a veces tan minúsculas
que hay que observarlas desde muy cerca.
De alguna manera,
nunca dejé de ser el niño solitario que se sintió abandonado,
por lo que he vivido bajo una angustia semejante
a la de Pessoa:

"seré siempre el que esperó a que le abrieran la puerta,
junto a un muro sin puerta."


La verdadera Patria del hombre a la que siempre retorna
luego de sus periplos ideales,
es esta región intermedia y terrenal del alma,
este desgarrado territorio en que vivimos, amamos y sufrimos.

***


Y en un tiempo de crisis total,
sólo el arte puede expresar la angustia y la desesperación
del hombre, ya que,
a diferencia de todas las demás actividades del pensamiento,
es la única que capta la totalidad del espíritu,
especialmente en las grandes ficciones
que logran adentrarse en el ámbito sagrado de la poesía.


La creación es esa parte del sentido que hemos conquistado en tensión
con la inmensidad del caos.

No hay nadie que haya jamás
escrito, pintado, esculpido, modelado, construido,
inventado, a no ser para salir de su infierno.

Sólo quienes sean capaces de encarnar la utopía
serán aptos para el combate decisivo,
el de recuperar cuanto de la humanidad
hayamos perdido."


Como un exiliado 
camino por las callejuelas
de la ciudad más antigua,
la primera en nacer.
Mi alma va delante de mí,
vacilante y ansiosa.
¿Quién la perturba?
¿Su abandono o su búsqueda
de una nueva morada?.
Allí estoy,
sonámbula,
huérfana y vencida.
Añoro la playa y las altas colinas
y aquella barca azul
que cerca de la costa
está esperándome.

Matilde Kusminsky-Richter
(esposa de E. Sábato)


"Siempre habrá alguien
a quien nuestra ausencia resultará irreparable:
una madre, un padre, un hermano;
cualquier ser por remoto que fuera.
Un entrañable amigo, 
hasta un perro basta."

***

Los invito a visitar, cuando tengan tiempo,
el blog ARTE-POESÍA
donde encontrarán además de pinturas como en todos mis sitios,
muchos de mis poemas y relatos
como así también de autores invitados 
y de escritores clásicos.



miércoles, 19 de noviembre de 2014

Cartagena de Indias, la ciudad del Gabriel García Márquez






La vieja Cartagena de Indias es una ciudad de ensueño, no sólo por su arquitectura colonial, sus altas murallas de piedra y el calor de su gente sino, más que nada, porque ahí vivieron Gabriel García Márquez y sus personajes más queridos. Descubrirla es un viaje al corazón del realismo mágico.

Está solo, sentado en el fondo de una de las mesas del salón,
que no es muy amplio pero es acogedor.
Bermudas de explorador, camiseta sin mangas,
sandalias con suela de goma.
La ropa es clara, liviana, fresca.
Barba espesa, anteojos de carey, pelo ensortijado.
Sobre la mesa de madera, redonda,
diminuta, se apiñan una tablet, un celular y una cámara reflex con motor,
de las que usan los profesionales.
También hay un cuaderno de notas,
en el que garrapatea una palabra tras otra con un lápiz de punta afilada
con esmero y sin levantar la vista del papel.



Está ahí por las historias que cuentan, algunas ciertas, otras inventadas, de los días en los que Gabriel García Márquez se refugiaba en las mesas del fondo en compañía de libros y café; los otros son parroquianos, gente del lugar, que disfrutan del generoso aire acondicionado, del ambiente amable y del tiempo libre.


La muy antigua y heroica Cartagena de Indias, la más bella del mundo, abandonada por sus  pobladores por pánico al cólera, después de haber resistido a toda clase de asedios de ingleses y tropelías de bucaneros durante siglos, como la ve de las alturas, en su quimérica travesía en globo Fermina Daza, en la novela preferida de Gabo "El amor en los tiempos del cólera", ésa es la ciudad, ni más ni menos.


Abaco (librería) es el punto final de "La Cartagena de García Márquez, historias reales e imaginarias", un recorrido por los lugares que marcaron la vida y los libros del autor de "Cien años de soledad". Ahí está el convento de Santa Clara, donde las hijas de la aristocracia eran "enterradas vivas" por haber cometido el error de enamorarse de la persona equivocada. El jardín escondido, la galería de techos de madera, los paredones sin ventanas, que vieron envejecer y morir a las monjas de clausura que cruzaban la puerta una vez y para siempre, siguen en pie.


Ahí sufrió su calvario Sierra María de Todos los Ángeles, en "Del amor y otros demonios", otra de las novelas que late en el corazón de Cartagena de Indias, la vieja, la encantadora, la que se pierde entre callejones ardientes, donde se apiñan los vendedores ambulantes, las mujeres voluptuosas... Basta dar vuelta la esquina para dar con la casa amurallada que hizo construir García Márquez. No se puede ver más que las palmeras que asoman por encima del alto paredón y la ventana desde la que a Gabo le gustaba contemplar el mar.


En 1984 , la Unesco declaró a Cartagena de Indias Patrimonio Histórico de la Humanidad y la ciudad le hace honor a la distinción.


Eso es lo que celebra el muchacho que intenta
infructuosamente poner en blanco sobre negro
aquello que le apasiona escribir
sin distraerse de su cuaderno de notas.
Vivir para contarlo, parecen decir unos;
contar para vivirlo, parece querer el otro.
Afuera está la ciudad,
el campanario de la Catedral de Santa Catalina de Alejandría,
los atardeceres en el Café del Mar,
los enamorados, los condenados,
las carcajadas de Gabo
que retumban en los portales a la luz de la luna.

Ricardo Luque




domingo, 16 de noviembre de 2014

Entre tú y yo...





No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños.
destrabar el tiempo,
correr los escombros
y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento.
Aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños.
Porque cada día es un comienzo nuevo.
¡Porque ésta es la hora y el mejor momento!


Mario Benedetti




lunes, 10 de noviembre de 2014

Martes de té: Mi Buenos Aires querido...




Un libro recopila verdaderas perlas fotográficas
sobre la ciudad que no duerme.

Daniel Balmaceda
recupera así escenas que parecían
haber quedado en el olvido.
Repasamos algunas de las más emblemáticas
en esta tarde de té de los martes.


"La magia de la fotografía es recrear una escena que no vivimos",
dice Daniel Balmaceda.
Acaso sea la definición perfecta para su más reciente libro:
"Buenos Aires en la mira"

Homenaje a Manuel Belgrano 1889


Durante años, este periodista 
miembro de la Sociedad Argentina de Historiadores
buscó fotos antiguas de la ciudad
en el archivo general de la Nación.,
la Fototeca de la Biblioteca Nacional,
la Legislatura porteña, diarios y revistas.


¿O fue al revés?


"Ellas me buscaron a mí,
de alguna manera me sedujeron,
hicieron que les prestara atención, que las eligiera.
La selección de imágenes fue caprichosa,
restringida por los parámetros del encantamiento.

La catedral, vecina al Cabildo, 1910


¿Alcanza con solo eso?


Sí, porque detrás de cada foto habrá una historia
que valga la pena compartir",
dice el autor.

Puerto Madero 1920


Son 160 instantáneas inéditas que emocionan
y transportan al lector en el tiempo:
entre 1880 y 1970.

Mirando hacia Córdoba... 1886



 Balmaceda además acompaña cada escena con relatos
que reconstruyen vivencias,
aventuras y anécdotas...
Toda una vida.





viernes, 7 de noviembre de 2014

¿Por qué amar a los animales?



Obras de Judy Gibson



Porque lo dan todo, sin pedir nada.

Porque ante el poder del hombre que cuenta con armas...son indefensos.

Porque son eternos niños, porque no saben de odios...ni guerras.

Porque no conocen el dinero y se conforman solo con un techo donde guarecerse del frío.

Porque se dan a entender sin palabras, porque su mirada es pura como su alma.

Porque no saben de envidia ni rencores, porque el perdón es algo natural en ellos.

Porque saben amar con lealtad y fidelidad.

Porque dan vida sin tener que ir a una lujosa clínica.

Porque no compran amor, simplemente lo esperan y porque son nuestros compañeros, eternos amigos que nunca traicionan.
Y porque están vivos.


Por esto y mil cosas más...merecen nuestro amor...!

Si aprendemos a amarlos como lo merecen...estaremos más cerca de Dios.

Madre Teresa de Calcuta


Mi adorable Suri




...las mascotas no son juguetes de los niños, son seres vivos y deben ser tratados con cariño y respeto!

***




miércoles, 5 de noviembre de 2014

Mirándonos crecer...



Lauri Blank


DECIRLO TODO

Decir,
hasta vaciar de dudas el silencio,
hasta enajenar la incertidumbre,
hasta que duela el cuerpo
de raspar la herida.
Decir sin piedad y sin cordura.
Sin doblegar el alma ni los huesos.

Decir porque sí
sin desalientos que perturban la salida
-sin silencios-
Decir
hasta el hartazgo
buscando espacio para ser de nuevo
desaprensivos, torpes, titubeantes, necios.
-No importa cómo-
Abrir los sentidos
hasta la certidumbre del momento.

Arar sobre los tiempos que anduvimos
-DECIRLO TODO-
y empezar de nuevo.

Rosa Carone


 Ana Bragado

FILIGRANAS DE HUMO

Tiembla la noche húmeda
en el vértice frío de tus labios,
la lluvia imprime filigranas de humo
en el nácar soleado de tu cuerpo,
te alejas en el aire
para ahogar en las sombras
mi mirada.

Alba Córdoba


Richard Bollinger

POEMA

Un pañuelo lloroso
seca mis ojos de lino
y las rosas se despluman
junto a las palomas púrpuras,
lejos una jaula canta
con pájaros metálicos.
Mi quietud gotea recuerdos
y tengo frío.

Ana M. Simón


Regine Mouraret

SIEMPRE SERÉ EXTRANJERO

Siempre seré extranjero
cuando busco
mirarme en los días de mi infancia. 
Todo resulta ácido y lúgubre.
Quiero volver al vientre de mis sueños
cuando enhebraba la luz
en las habitaciones
con una vela entre mis manos
y lejos escuchaba las voces de mis miedos.
-A la mesa-
Esta unidad de ruidos afectivos,
línea de roces en las miradas
significaban agua, pan, comida
cruzando la memoria de los días.
No buscaré ahondar en las cavidades
del silencio.
El silencio que rodea mi cuerpo
es una intriga constante.
Por qué no puedo hablar conmigo
ahora que estoy solo y tengo
edad para estar huérfano.

Armando Santillán


Tomas Kinkade

RÍO RUMOROSO

Escucho como una lluvia de paz,
el canto de tu vida entre las piedras,
tu transparencia azulada es urgente invitación
a correr en tu búsqueda enamorada.

Río rumoroso que te agitas hacia el mar
dejando tras de sí sueños de flores perfumadas.
Es acaso en el coro de tus aguas...
¿No te atrapa el canto de las hadas?.

Llevas en tu viaje hacia el amor
el nítido rumor de tus entrañas
y en el secreto trajinar de tu viaje
el secreto inmemorial de la montaña.

Celia Almendras.




Disculpen los comentarios cerrados pero todavía no he podido responder mensajes.
Gracias. Un beso grande.


Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.