domingo, 28 de diciembre de 2014

Fin de año: ganarle a la melancolía




Hélène Béland


Año tras año al llegar el mes de diciembre, muchas personas utilizan la frase "me acostaría el 23 y me levantaría el 2", producto de las emociones-angustia, enojo, nostalgia, malestar-que se activan cuando se acercan las Fiestas de Noche Buena, Navidad y Fin de Año. Al pasar dichas fechas, el individuo comienza gradualmente a recuperar el equilibrio y la estabilidad emocional.

Así lo considera el psicólogo Santiago Gómez, director de Decidir Vivir Mejor y del Centro de Psicología Cognitiva, quien propone repensar:


¿Cuáles son los factores
que más angustian a las personas?


Generalmente, las pérdidas de seres queridos son los que ocupan el primer lugar como causa de angustia y llanto a la hora del brindis. Existen también otros factores que pueden originar el estado de perturbación como: separación de la pareja, pérdida del trabajo, conflictos familiares y otros.


"El estado emocional y la gran sensibilidad
influyen en los pensamientos,
ya que se realiza una atención selectiva porque el foco
está puesto en los recuerdos
y vivencias negativas.
Por lo tanto, un balance saludable
consistiría en rescatar y valorar lo bueno que tenemos,
planteando como nuevos objetivos
lo que no se pudo concretar este año", agrega.


Y sugiere algunos tips para disfrutar: los seres queridos que no están físicamente con uno, están de otra manera, en los recuerdos y vivencias positivas que hemos compartido; agradecer y valorar todo lo que sí tenemos; focalizar la atención en lo positivo; permitirnos estar en contacto con las diferentes emociones, la tristeza y la alegría.





Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados