miércoles, 25 de febrero de 2015

"El jardín de los venenos", de Cristina Bajo





Alda, la madre de Sebastiana,
dominaba con mano férrea su destino.
Tanto es así que no dudó en disponer la clausura de la joven
en un convento, 
como castigo a unos amores tempranos
y, más tarde,
la obligó a casarse con un hombre despreciable.



Obras de John Waterhouse


 Precisamente en ese convento Sebastiana aprenderá el arte
de las plantas medicinales y venenosas
de la mano de una monja experta.
Arte peligroso que le dará,
con la única complicidad de su fiel aya,
la posibilidad de vengarse de sus enemigos.



"El jardín de los venenos" no es sólo la recreación de una época
sino también una mirada sobre las más sombrías motivaciones del ser humano
y algunos de los instrumentos secretos para llevarlas a cabo.
El drama de una joven que,
víctima de una sociedad marcada por apetitos ocultos y una religiosidad severa,
decide hacer justicia por mano propia.


"Todo individuo marcado por la experiencia...
guarda las nociones de las miserias que sufrió"


Sebastiana
entre braseros y lirios,
con la obstinación de las cosas inanimadas,
seguía ardiendo sobre un cielo amoratado.
La codicia, el maltatro, el egoísmo...
No tenía a nadie a quien amar
en esa tierra de amarguras.
Era una criatura
llena de silencios, madura de ánimo,
sufrida...
víctima de un sociedad 
pero culpable.


¿Cuántos siglos más habremos de pagar nosotras por el pecado original?
El Padre Thomas pensó
en el estado de sufrimiento, injusticia
y desesperación en el que sobrevivían muchas mujeres.



Cristina Bajo nació en Córdoba (Argentina) en 1937.
Autora de:
"Como vivido cien veces"
"En tiempos de Laura Osorio"
"Tú que te escondes", entre otros.

"El jardín de los venenos" se llamó
anteriormente
"Sierva de Dios, ama de la muerte"
Historia ambientada en el siglo XVIII.

***

"Imaginó la vida como un reloj de arena
y con un estremecimiento
temió que la Muerte
estuviera contando los granos
antes de guardarlos en su morral."

***


**

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

Recommendations by Engageya

Free background from VintageMadeForYou