sábado, 20 de junio de 2015

Lina Cavalieri (1874-1944)




Lina Cavalieri fue una cantante italiana de opera soprano conocida por su gracia y belleza.

Nació en Roma; perdió a sus padres a la edad de quince años y fue enviada a un orfanato católico. Lina no estaba conforme con la disciplina de las monjas y se escapó con un grupo de gira teatral.


Se dirigió a París; por su aspecto consiguió trabajo como cantante en cafés-conciertos. A partir de allí actuó en variedad de salas de música, tomó clases de canto e hizo su debut en la opera de Lisboa, Portugal, en 1900. El mismo año se casó con su primer marido, el príncipe ruso Alexandre Bariatinski.


En 1904 cantó en la opera de Monte-Carlo, a continuación en el teatro Sarah Bernhardt en París. Se convirtió en la estrella más fotografiada de la época.

Su matrimonio terminó y volvió a casarse, esta vez con Robert Winthrop Chanler; sin embargo, esa unión duró poco tiempo y Cavalieri regresó a Europa donde se convirtió en una estrella muy querida.


Durante su carrera cantó con Giuseppe Anselmi, Ruffo Tita, Chaliapin Fiódor, Scotti Antonio, entre otros.

En 1913, se casó nuevamente con Luciano Muratore.
Filmó por esa época en Estados Unidos cuatro películas mudas.



Finalmente, después de este nuevo fracaso sentimental, se unió a Paolo d`Arvanni y regresó a Italia. Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó de enfermera voluntaria.


Fue asesinada el 7 de febrero de 1944 durante un bombardeo que destruyó su casa en el campo de Fiesole, un pequeño pueblo cerca de Florencia.
Ella, el marido y los sirvientes decidieron correr al refugio antiaéreo en el mismo terreno pero se retrasaron para recoger las joyas valiosas de tenían en la casa y allí fueron sorprendidos por los ataques aéreos.

Ella fue pintada por el artista Giovanni Boldini y por Adolfo Müller-Ury. La suya es la cara que aparece en Piero Fornasetti diseños`s.



Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados