lunes, 6 de julio de 2015

Té por la Independencia Argentina




(Casa de Tucumán)


El 9 de julio es el día de la Independencia Nacional Argentina.


Hoy quiero compartir el té con ustedes en esta fecha Patria que se aproxima
tan importante para todos los argentinos.

De niña, yo asistía a los desfiles por las calles de mi pueblo;
era escolta de la bandera.
Me gustaba mucho ir a los actos.

Me vestía con mi uniforme azul con corbata colorada,
boina con cintas de  tres colores, moño blanco, guantes del mismo color
y zapatos de charol con hebillas.


VIDA SOCIAL EN 1816


Las casas eran de adobe aunque ya usaban el ladrillo y el hierro para las construcciones.
La gente utilizaba el agua de los aljibes
(pozos perforados en los patios).

Dentro de los hogares la cocina era un lugar importantísimo,
allí ardía el fogón a fuerza de leña.


"La leña llora y hace llorar a la negra o mulata cocinera"


Las ollas eran de barro cocido, de hierro y aún de plata.


Existían escuelas de primeras letras y el colegio de la Independencia 
con profesores que trabajaban a domicilio
y enseñaban a los hijos de familias adineradas.
No se había fundado la escuela de niñas
porque se consideraba que a ellas les bastaba con conocer
los menesteres domésticos.
Tampoco les era permitido salir a jugar
ni conversar a solas con gente que no era de la casa
a menos que estuviera la madre o la persona
encargada de cuidarla.


Llenaban la vida de la ciudad los vendedores callejeros.
Diariamente, bajaban de las serranías humildes montañeses con sus burritos
cargados de leña y golpeaban los aldabones
de las casas el lechero gaucho y el carro aguador.


Las viviendas de los señores contaban con numerosa servidumbre
de negros, negras, indios y mestizas que trabajaban
como criadas, mucamas, cocineras y lavanderas.


Algunos sirvientes eran esclavos.
A ellos se les asignaban los lugares últimos de la casa...


allí cocinaban y cosían,
allí transcurrían sus días y sus vidas al servicio de los otros.

(El mate como tradición argentina.)


Así fue que el 9 de julio de 1816
en la sesión del congreso presidida por Laprida se le preguntó a los diputados
si querían que las Provincias de la Unión
fuesen una Nación libre e Independiente de la reyes de España y su metrópoli...


La respuesta fue afirmativa y la Independencia quedó así proclamada. 
Los hombres que en aquella hora crucial tomaron tal decisión,
declararon comprometerse al cumplimiento de lo dispuesto
"bajo el seguro de sus vidas, haberes y fama"



Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

Recommendations by Engageya

Free background from VintageMadeForYou