sábado, 30 de enero de 2016

Alma Malher (1879-1964)





Por Estela Parodi


Gustav Klimt fue el austríaco simbolista que pintó el famoso cuadro "El beso" inspirado en un romance que el autor mantuvo con una joven muy especial: Alma Mahler.

Alma Marie Schindler nació en Viena en 1879. Su padre fue un notale pintor impresionista y su vivienda era frecuentada por eximios artistas. Al morir, su madre Anna se volvió a casar con un discípulo de Schindler, lo que continuó favoreciendo a Alma para no abandonar el entorno cultural.


De increíble belleza y fuerte personalidad, desde temprano coleccionó una lista de pretendientes. Entre ellos Klimt y el compositor Alexander von Zemlinsky quien le enseñó a tocar el piano y a componer. 

En 1902 contrajo matrimonio con el compositor y músico Gustav Mahler, veinte años mayor que ella. De esa unión nacieron dos niñas: María, fallecida a los 5 años y Anna, escultora.

El amor de Mahler por Alma fue incondicional y posesivo. Sumando al dolor por la muerte de su hija y la prohibición de continuar con sus progresos musicales, limitada sólo al cuidado del hogar y a la lectura o copia de las partituras de su marido, los sentimientos de Alma comenzaron a quebrarse.


En 1910 Mahler decidió pasar un verano en Toblach (Italia), donde conoció al arquitecto Walter Gropius. Alma comenzó a ser infiel. El esposo descubrió el engaño y rogándole que no lo abandonara comenzó a darle importancia a sus composiciones. Decayó anímicamente y consultó a Freud iniciador en esos tiempos de las sesiones psicoanalíticas.

Alma se mantuvo al lado de su marido sin abandonar sus amoríos con Gropius. Mahler nunca se repuso y murió en 1911.

Más tarde, ella se empleó como asistente del biólogo Paul Kammerer. Al igual que los demás, sintió una pasión tan tormentosa por Alma que la amenazó con suicidarse si no aceptaba casarse con él. Incomprensiblemente rompió de improviso la relación, enamorado de otra mujer.


En 1912 Alma inició un romance con Oskar Kokoschka, pintor expresionista, autor de "La esposa del viento". En él simbolizó un amor demencial. Temiéndole a ese apasionamiento. Alma huyó en 1915 y se casó con Gropius. Un año después nació su hija Manon quien murió en 1935.

Fue amante de Franz Werfel de quien tuvo un hijo que también falleció. Ya estaba divorciada de Gropius.

En 1932 después de una cena en su casa celebrada para altos dignatarios del clero, entabló una relación con el joven sacerdote Johannes Hollnsteiner que se anunciaba como el próximo cardenal de Viena. Esta vez la reputación de Alma sobrepasó el escándalo.


Austria anexó su gobierno al de Hitler en 1938. Alma y su esposo eran judíos y escaparon a Francia.

Dos años después Werfel murió y Alma se mudó a Nueva York para convertirse en una mujer de cultura. Publicó la correspondencia de Mahler y sus propias memorias.

Alma Mahler, con fama de mujer fatal, supo ser musa inspiradora de grandes artistas aunque también una talentosa pintora, pianista y compositora.




Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados