domingo, 7 de febrero de 2016

"Truman", de Cesc Gay







Julián (Ricardo Darín) es un actor argentino que está radicado en Madrid, fue un galán en su juventud y trabaja en teatro. Hace más de un año viene luchando contra un cáncer rebelde, pero ahora, ya cansado de los tratamientos, decide abandonarlos porque no tiene más esperanzas.

Julián vive solo con su perro, un mastín inglés viejo llamado Truman y un buen día le cae de visita Tomás (Javier Cámara), un antiguo amigo que vive en Canadá y que llega a acompañarlo y tratar de convencerlo de que siga con la quimioterapia.

Así planeada, "Truman" pintaba para un drama lacrimógeno, con primeros planos de un perro simpático. Pero el afiche es engañoso y la nueva película del catalán Cesc Gay es más bien todo lo contrario. El director y guionista transita un tema tan delicado como la cercanía de la muerte sin apelar a golpes bajos, construyendo con sutileza una comedia agridulce y frontal, que puede recurrir al humor negro y tener también momentos de ternura.

Estos dos amigos redescubren su vínculo en miradas silenciosas, o con las palabras justas, caminando por Madrid mientras buscan a una familia que quiera adoptar a Truman o viajando a Amsterdam para una tensa visita al hijo de Julián.

Darín, a esta altura ya parece infalible se agiganta en esta película y encuentra en el talentoso Javier Cámara a su contrapunto ideal.



En la conferencia de prensa que Darín dio durante la presentación de la película en San Sebastían, el actor no pudo evitar emocionarse hasta el llanto cuando informó que su compañero de cartel había muerto hacía unos meses.


En esa misma nota se conocieron más detalles del entrañable perro.
"Lamentablemente, Troilo falleció hace un par de meses.
Estuve una semana llorando cuando me enteré...
porque nos hicimos muy buenos amigos durante el rodaje. Fue genial.

Cesc Gay, el director del filme, explicó lo que le pasó al actor: "yo no dirigí al perro, lo dirigió Ricardo. Él asumió ese rol porque es amante de los animales y tiene una mano especial".

Troilo era un perro muy especial porque estaba entrenado para trabajar con niños autistas: "este es el motivo por el cual la relación con él era tan fácil, porque un perro de semejante tamaño, con ese peso enorme, realmente a los pocos minutos de encontrarte con él te dabas cuenta de que era muy dócil".



Publico otra vez esta entrada por el actor argentino Ricardo Darín
ha ganado el "Goya" como mejor actor
por esta película.

***



Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou