jueves, 28 de abril de 2016

La ejecución de Maria Antonieta (1755-1793)



EL ÚLTIMO PASEO
(16 de octubre de 1793)


María Antonieta está preparada. Espera a sus verdugos rezando, arrodillada al pie de su lecho. Primero llegan los jueces, a eso de las diez, y leen a la reina la sentencia que ya conoce, en presencia de Luis Larivière, "llavero de conserjería", quien así reemplaza a Rosalía Lamorlière que se había ido sin osar despedirse ni decir adiós.







Dio los pasos necesarios para llegar al estribo, al cual se había agregado un pequeña escalerilla de cuatro o cinco peldaños. El ejecutor, quien indica a la reina donde debe poner el pie, es seguido por un ayudante. Sanson sostendrá con la mano a la paciente. La reina se vuelve con expresión grave, pues quiere sentarse en la banqueta para ponerse de cara al caballo, cuando los dos verdugos le indican la posición contraria, que debe adoptar, mientras el sacerdote se sube al coche.

María Antonieta ya no oye nada, no ve nada. En este último paseo que sigue el itinerario de sus triunfos olvidados, ya no es una reina caída, es la reina, la única, la reina de la desdicha y de la desolación. Ya no pertenece a este mundo y a su nada, entra en una leyenda en la cual resplandecerá para siempre.

En el Palais-Royal, en la calle de San Honorato, en la calle Real, el pueblo no se cansa de contemplar las fatigas de la reina que pasa, con los ojos entrecerrados, tal como la representó David en un croquis que basta mirar para entender la angustia humana y su superación.

La plaza de la Revolución, por fin. A los doce y quince, todo habrá terminado. A María Antonieta sólo le quedan unos instantes de vida. Recibirá a la muerte como una hermana querida, hacia la cual se precipita con "ligereza y prontitud". En su prisa, pisa los pies del verdugo:

-Señor, os pido perdón.-dice ella.
Perdón; ésta es la última palabra que saldrá de la boca de María Antonieta y es una de las más bellas del idioma. Perdón.



Último capítulo del libro de Jean Chalon
"María Antonieta"
del esplendor a la tragedia.

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou