miércoles, 4 de mayo de 2016

El abuelo Eduardo y su apatía






El abuelo Eduardo con los años se había vuelto muy apático.
A la tarde,
venía desde su casa por la callejuela,
cruzaba el terreno,
salía por el portón de rejas altas 
y llegaba a mi casa.

De lejos,
se escuchaba su murmullo de anciano disconforme
mientras se llevaba las herramientas del galpón:
un martillo, la pala y el rastrillo.


Mi papá sabía que cuando faltaba algún utensilio
era porque su papá se lo había sacado sin permiso
como si fueran de su propiedad.

A las seis de la tarde,
el abuelo Eduardo,
huraño y displicente como un eremita,
tomaba la sopa 
preparada con verduras, hierbas aromáticas y fideos
acompañada con pan y queso gruyere
que le cocinaba la abuela Juana
porque ya no le gustaba el guiso chacarero.
Si había alguien de visita los echaba con sutilezas
y si no lograba que se marcharan
cenaba sin levantar la vista del plato.
Juana le daba los gustos pero estaba triste;
lloraba y cerraba las puertas con doble candado.

Ella seguía teniendo temor 
y esperaba de manera inminente
un acontecimiento dramático, impreciso e inevitable.

Luján Fraix



"La angustia es una combinación de aprensiones,
incertidumbre y miedo,
manifestadas preferentemente de forma corporal;
puede ser neurótica o representar la respuesta
ante una situación real externa.
En ambos casos,
es una reacción del Yo o ego ante el peligro"



Sigmund Freud


Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados