miércoles, 15 de junio de 2016

Milena Jesenská (1896-1944)



LA ENAMORADA DE FRANZ KAFKA


Milena nació en Praga en 1896 dentro de una familia aristocrática. Estudió en Minerva, un representativo instituto para niñas y a los 16 años, quedó huérfana de madre. Su padre, cirujano, la indujo a estudiar Medicina, pero con carácter decisivo, abandonó ese camino convencida de que no era su verdadera vocación. Comenzó un romance con el escritor austríaco, Ernst Pollak y a pesar de la oposición de su padre, que la encerró en un instituto psiquiátrico para separarlos, se casó con Pollak para trasladarse a Viena.


Enseguida Milena se percató de que su marido no era lo esperado. Decidió independizarse y empezó a hacer traducciones y a dar clases de checo. Así conoció en 1919 algunos cuentos de Kafka, escritos en alemán. Le escribió pidiéndole autorización para traducirlos al checo y desde ahí en más se entabló entre los dos una ardiente correspondencia.

"¿De dónde habrá surgido la idea de que las personas pueden comunicarse mediante cartas?.

Uno puede pensar en una persona distante y puede tocar a una persona cercana; todo lo demás queda más allá de las fuerzas humanas. Escribir cartas, sin embargo, significa desnudarse ante los fantasmas que las esperan con avidez. Los besos por escrito no llegan a su destino, se los beben por el camino los fantasmas", le dice Kafka en una primera epístola.


Lo increíble de esa relación fue mantener la pasión sólo a través de las letras y de dos encuentros: uno en Viena de cuatro días y otro de sólo un día en Gmünd. Sumado a que entre ellos se interponía, además de la distancia y el estado civil de Milena, la tuberculosis de él y su miedo al sexo. 

En 1924 al morir él, Milena lo describirá en el obituario Narodni Listy de Praga, como "tímido, retraído, suave y amable, visionario, demasiado sabio para vivir, demasiado débil para luchar, de los que se someten al vencedor  y acaban por avergonzarlo".

En ese momento, ella ya actuaba como excelente periodista de estilo propio, con una carrera iniciada en 1920.


Ya divorciada de Pollak y viviendo en Praga, se casó con el arquitecto Jaromir Krejcar, con quien tuvo su única hija: Jana (1928).

Al tiempo, se separó de su esposo y se hizo adicta a la morfina; no le importó denunciar en la prensa comunista el sufrimiento de militantes comunistas judíos y algunos refugiados alemanes que huían de la Gestapo, lo que fue originándole problemas.

Al ser ocupada Praga por el ejército nazi (1939), se opuso a ellos y fue tratada como judía, detenida y confinada al campo de concentración de Ravensbrück. Allí trabajó de enfermera. Lamentablemente, esto no evitó que en 1944 contrajera una fuerte infección renal que la llevaría a la muerte.


Tumba de Franz Kafka
en el cementerio judío de Praga.

"Quien conserva la facultad
de ver la belleza no envejece nunca."
F.K


Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou