miércoles, 6 de julio de 2016

El misterio de la muerte de Velázquez



"Las Meninas"


 En la primavera de 1660 se encarga a Velázquez la decoración de los salones reales para la boda de la Infanta María Teresa con Luis XIV. Un acontecimiento que sellaría la paz en la frontera franco-española

Velázquez abandona Madrid y transporta a la isla de los Faisanes tapicerías y alfombras procedentes de las colecciones reales. El día de la entrega de la nueva reina al rey, Velázquez luce un jubón adornado con hilos de plata de Milán, y una capa de la orden de Santiago. Lleva al costado su maravillosa espada, con guarnición y vaina de plata. Al cuello deslumbra con una cadena de oro de la que cuelga la concha. de la Orden, decorada con diamantes.

El 26 de junio de 1660, Velázquez regresa a Madrid. Está cansado pero con buena salud. Cinco semanas después sucede un episodio extraño en la casa del maestro. El pintor boloñés que vive con él, Mitelli, muere repentinamente, luego de sufrir espantosos dolores en el pecho y con una creciente dificultad para respirar.

Velázquez se inquieta, porque nadie puede explicarle las razones del escalofriante suceso.

El 31 de julio, el autor de "Las Meninas" comienza a sentirse mal, presiente que los síntomas son parecidos a los que precedieron a la muerte de Mitelli. Le duele mucho el pecho, y la respiración le resulta cada vez más difícil. La agonía dura siete días, y hasta el mismísimo rey acude a su lecho de muerte.

El 7 de agosto a las tres de la tarde, muere Diego Velázquez. A la semana también muere su esposa  de un mal parecido.
¿Qué enfermedad habría atacado a los habitantes de la casa de los Velázquez?.
Este misterio no fue develado hasta hoy.

Se han hecho diferentes hipótesis y se han tejido las más terroríficas historias, pero nadie pudo explicar todavía por qué fueron muriendo uno a uno los habitantes de la mansión de los Velázquez.







Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

Recommendations by Engageya

Free background from VintageMadeForYou