lunes, 6 de marzo de 2017

Té con el ícono eterno: Jackie Kennedy





Femenina, elegante y dueña de un estilo inconfundible, JACKIE, la mujer de JOHN F. KENNEDY, nació el 28 de julio de 1929 en Southampton.

Hoy NATALIE PORTMAN, quien la personifica en la pantalla grande, trata de emular su estilo. Jackie dictó cátedra de moda como la mejor diseñadora. Se caracterizó por los sombreros tipo pittbox, las enormes gafas de sol, los pañuelos cortos usados a modo de vincha, los colores pastel, los pantalones capri y sus inconfundibles guantes blancos... Aún hoy se recuerda que se necesitaron más de cincuenta kilos de seda color marfil para su vestido de novia. La boda se llevó a cabo el 12 de septiembre de 1953 y, más de medio siglo después, el diseño de ANN LOWE sigue siendo fuente de inspiración para muchas novias.


En cuanto a su guardarropa, Jackie se distinguió por el equilibrio y la prudencia, aunque también supo se audaz. Demostró que el rosa no tenía por qué ser un color kitsch y que, para una velada, quedaba tan bien como el azul, el negro o el rojo (este último era su preferido para las fiestas de fin de año, a tono con la tradición navideña). Como accesorios para sus vestidos de noche, solía usar capas, guantes largos y joyas no muy llamativas, otra de las características que definieron su clase y su elegancia.

Pero la ex primera dama de Estados Unidos marcó tendencia no solamente desde la ropa, sino también por sus peinados. El corte media melena, con el pelo batido y las puntas hacia afuera, se volvió casi un emblema, tanto para ocasiones formales como para otras más relajadas.


A la hora de elegir diseñadores, prefería a GIVENCHY, DIOR y CHANEL, además del americano NORMAN NORELL. Pero su diseñador de cabecera era OLEG CASSINI, quien la vistió para los eventos más importantes de su vida.


Tras el asesinato de su esposo, Jackie mostró toda su entereza y valentía. Años más tarde se casaría con el millonario griego ARISTÓTELES ONASSIS, una etapa durante la cual las grandes gafas de sol redondas se convirtieron en su marca y quedaron en la memoria colectiva como los anteojos "a lo Jackie".




Muchas imitaron los looks que impuso, pero ninguna los lució como ella, una mujer única e inolvidable.

Feliz tarde de té para todos.

Un abrazo grande para las amigas que continúan, a pesar del tiempo, con este maravilloso encuentro.

Hasta la próxima.

Luján


Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

En la vida lo importante es sentirnos abrigados

En la vida lo importante es sentirnos abrigados
Free background from VintageMadeForYou