Si alguien desea adquirir mi novela en papel desde cualquier país.

Si alguien desea adquirir mi novela en papel desde cualquier país.
Click en la imagen

domingo, 24 de septiembre de 2017

El silencioso grito de Manuela (Cap II, quinta parte)



Sin embargo, a los quince años tuvieron que operarla por un problema que quedó puertas adentro. Fue trasladada desde Barbastro a Italia para la cirugía que, según los facultativos, era demasiado compleja.

Letizia se recuperó rápido porque esos nuevos aires la alejaron del control de su madre. Julián, quien la acompañó en el viaje, superó las expectativas pues se comportó como un padre contenedor que arrojó luz sobre los oscuros pensamientos de su hija, de la sociedad morbosa y de su círculo familiar. Sumergida en la medianía de una ciudad diferente, Letizia parecía haber crecido por esa experiencia triste que el destino le impuso sin estar preparada.

Manuela hablaba poco del tema pero dirigía su mirada a Encarnación que le alteraba los ánimos con su alboroto. Sus pupilas dilatadas hacían de esos ojos un abismo tan impenetrable como su alma abandonada al castigo de los miedos. Ella seguía siendo una criatura que sufría el desamparo de la muerte en conexión con la supervivencia. La Inquisición habitaba su vieja casona y quería devastar su futuro incierto.
Mientras cocinaba los buñuelos de acelga empapada con sus lágrimas, las hornallas se apagaban… Las horas transcurrían en monosílabos completos hasta la noche cuando, sentada frente al retrato de Rocío, oraba con el rosario de perlas en las manos. Existía tanta nada a su alrededor, simplezas y lujos, la incapacidad completa… A Manuela le parecía escuchar los grillos de la gata Máxima, las chicharras en los veranos de su infancia, los zorzales de los cuentos… Sentía el desapego del amor que se alejaba hacia un fin esperado y vivido de antemano.

Esa noche, Manuela no pudo descansar. Se recostó en la cama con la memoria desganada y miró los tirantes de madera, donde alguna araña había petrificado los cristales de la lámpara. Ella sabía que Letizia estaba por regresar porque el miedo, con sus vahos, se había colado por los pliegues de los herrajes, en los muros y en la crueldad de los sonidos noctámbulos. Cada día le recordaba una próxima separación.
Permaneció sentada bajo la montaña de escombros, ceñida a su esqueleto y emitiendo juicios como si eligiera las muertes con sus víctimas. El miedo era su verdad y la quebrantaba igual que si estuviera esperando un invierno más crudo, más anciano, pero endiablado por su furia. Manuela podía adivinar los pasos del futuro, la luz al final y el carrusel; muchos secretos aún no develados pero latentes.

¿Algún día terminaría la tortura de ser mártir?
El escalofrío de su cuerpo le decía que nadie volvería a pisar la tierra y se congelarían las tumbas de tanta indiferencia.
Manuela percibía que algo la derribaba frente a Dios. Ella lo amaba humildemente como su sierva pero no podía asumir las pérdidas; decía que allá, en el paraíso, estaría mejor pero en el fondo deseaba ser inmortal. El hecho de que algún día desaparecería de la faz del mundo era un tema difícil e inaceptable cargado de interrogantes que se fracturaba con las oraciones y le mostraba un edén posible. Exponía los salmos que le resultaban inconclusos porque no alcanzaban para suplir el desorden existencial en el que se hallaba perdida.
El miedo era tan fuerte que la paralizaba porque ya no podía dignificar los santos credos, aunque, a veces, la rescataban de la insensatez y aclaraban la desidia de su memoria.

-----------------------------------------------------

Amigos...
Hasta acá llego con el segundo capítulo de la novela, al menos por el momento, porque quiero, es mi deseo más grande, que la tengan para ustedes en formato libro, en papel, porque considero que es una forma de dejar huella, de dar algo de lo que ustedes a lo largo de todos estos años me brindaron.

Un libro es maravilloso (para mí), es alma... y perdura en el tiempo y pasa de generación en generación dejando al menos algo de su autor.

Casi he borrado mis e-book porque no me gustan y prefiero que aunque venda uno, dos, o tres... No sé... estaré feliz porque sé que lo tendrán en sus manos. Los e-books se olvidan, desaparecen, y algunos que los bajan no los leen, incluso odio la "piratería"; me los han copiado hasta el hartazgo y no precisamente porque crean que son Best Sellers.
------------------

Les cuento que pronto esta novela saldrá por una editorial de Buenos Aires como mis otros libros; por ahora quien quiera adquirirla en papel está en esta dirección


Se puede comprar desde cualquier país, es fácil. Ya algunas amigas lo hicieron. Si tienen dificultad me preguntan allí mismo.

Gracias por el cariño de siempre.

Otro día empezaré a subir para compartir los capítulos de LA NOVIA ¿Ella regresó por amor?

Etiquetas

aforismos Alex Alemany Alexander Averin Alexander Jansson Amedeo Modigliani An He Anne Yvonne Gilbert Antoine Watteau Antonio Guzmán Capel Arte cinético autores invitados Benito Quinquela Martín Berthe Morisot Carl Larsson casas de famosos Catrin Welz-Stein Charles White Christa Kieffer cine Claude Monet conmemoraciones cuarta parte) cumpleaños. Daniel Gerhartz Delphine Cossais Diego Rivera Diego Velázquez Donald Zolam Duy Huynh Édgar Degas Édouard Bisson Edvard Munch Edward Cucuel Edward Lamson Henry El Greco El silencioso grito de Manuela (Cap I tercera parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I-primera parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I-segunda parte) El silencioso grito de Manuela (Cap II El silencioso grito de Manuela (Cap II quinta parte) El silencioso grito de Manuela (Introducción) El silencioso grito de Manuela---Luján Fraix Eleonora Grigorjeva Emilio Reato Entre tú y yo... Eugène Delacroix Eugene Lushpin Fernando Botero François M. Kavel Frida Kahlo George H. Boughton Georges Seurat Giotto grandes autores Gustav Klimt Gustave Moreau Hans Zatzka Henri de Toulouse-Lautrec Henri Matisse homenajes Ides Kihlen IMAGENES DE NAVIDAD imágenes de Navidad Irina Karkabi Jacek Yerka James Christensen Jan Vermeer jardines John W. Godward Joseph Mallord Turner Juan Gris Konstantin Razumov La novia ¿Ella regresó por amor? (1era parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (2da parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (3ra parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (4ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (5ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (6ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (7ma parte) La novia---Luján Fraix lecturas Leonardo da Vinci Libros Louis Aston Knight Luis Scafati Man Ray María Oakey Dewing Marie Spartali Stilman Mario Sanzano Mario Testino Marta Orlawska Mary Alayne Thomas Maurice Utrillo Michael Cheval Miguel Ángel Buonarroti mis ensayos Mis poemas Mis poemas. Recordatorios. mis recuerdos mis relatos Misstigri Montmartre-La Bohemia-pintores mujeres célebres de todos los tiempos Nelly Tsenova Pablo Picasso Patrick Commecy Paul Gauguin Paul Klee pensamiento azul pensamientos personajes de novela Peter Rubens Pino Daeni poemas clásicos. primera parte) Querida Rosaura---Luján Fraix Raúl Soldi regalos Régine Mouraret Remedios Varó retrato de mis dÍas Romances de la Historia SALUDOS... Salvador Dalí Sandro Botticelli segunda parte) Sergio Roffo Sir James J. Shannon Sir Lawrence Alma Tadema Sofonisba Anguissola sorteo tea cup tuesday tercera parte) tertulias de la abuela Tintoretto Tiziano Van Tijn Rembrandt Vincent Van Gogh Vittorio Matteo Corcos Vladimir Kush Walter Crane William Affeck

Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.

Mis libros

Mis libros
AUTORES EDITORES