Ir al contenido principal

La novia ¿Ella regresó por amor? (5ta parte)



-Estaba en la habitación de Roberto-dijo Susan-Lo hallé debajo de la almohada cuando fui a cambiar las sábanas.
Salvador se lo pidió y ella se lo entregó sin hacer preguntas pero se notaba que estaba horrorizada.
-¡No me mire así, no soy un asesino!.
-No, no, señor… perdón.

Salvador se fue hacia el escritorio a ocultar el revólver pero no pudo encontrar la llave, lo dejó en la caja de seguridad. Más tarde, se fue a descansar a su habitación; abrió el cajón de la mesa de noche para tomar una pastilla y vio allí la llave que tanto había buscado. Su mundo se reducía a túneles y pasillos, atajos y bifurcaciones, entre paisajes y oscuros rincones sin salida.
“¿Cómo llegó a ese lugar, yo mismo la coloqué allí, y el revólver en la habitación de Roberto?”, pensó ante tanto desconcierto. Se estaba volviendo loco. “Tal vez, Susan es cómplice. Pero de quién”.
Se durmió luego de haber tomado la pastilla; estaba agotado. Necesitaba cambiar de psiquiatra, buscar contención, pero no tenía fuerzas para hacerlo; no podía tomar decisiones. Se hallaba en un desierto de cuatro paredes ahogado por hilos de una telaraña que obviamente iba a acabar con él.

-Nada es igual después de que te casas. Si tu marido no te engaña, te ignora y eso es peor. No piensa en lo que necesitas como mujer: atención, que te escuche, salidas, algún viaje. Ellos solamente quieren hacer negocios y estar alejados de la casa. Nosotras tenemos que ocuparnos de los hijos: escuela, médico, amistades, cumpleaños…
- Eso ha sido siempre así. Mejor que trabaje, tienes dinero y lo puedes disfrutar- dijo la amiga de Dolores.
-Sí, con otro.-contestó riéndose a carcajadas.
-Salvador es un hombre bueno, debes valorarlo más, te da todos los gustos y no te controla para nada. El mío me tiene presa, vigila todos mis pasos. A veces, me siento terriblemente ahogada.
-Pues eres tonta, mujer, escápate como hago yo.
-No porque lo amo.

Se escucharon unos pasos lentos en la escalera y, un momento después, apareció Salvador con aspecto solemne. En sus facciones estaba escrita la historia de su vida. Era aquel hombre una persona rutinaria, pero algo tenebroso había venido a perturbar su compostura natural marcando huellas en sus cabellos revueltos y en el rostro encendido por sus maneras inquietas.

-Buenas tardes-dijo cuando entró a la sala donde se hallaban conversando Dolores y su amiga Julia. Salvador no conocía a aquella mujer pero tampoco le importaba demasiado. Seguramente, era una mala influencia para Dolores o al revés.
-Buenas…-dijo la amiga y, al verlo en esas condiciones, se levantó para retirarse. Le parecía demasiado extraña su manera de mirar, tal vez sus ojos estaban nublados por algún pensamiento impropio.

Salvador no se inmutó; renunció a mantener una simulación de diálogo y permaneció de pie ensimismado. Algo más tarde, se asomó Guillermo que venía del patio con su perro en brazos.

Entradas populares de este blog

Nota para programa de tv local

Algunas de las imágenes de una nota que me hicieron para la TV local. Gracias Claudio Paez por convocarme. Me alegra haber podido hablar de mis libros y dar a conocer la novela El silencioso grito de Manuela en mi ciudad.
El video es muy extenso, es por eso que copié estas imágenes. Además no me gusta verme jaja. Es un defecto que tengo. Igual no quería dejar de mostrarles porque fue muy lindo hacer la nota. Hace tiempo me habían convocado pero para la radio cuando publiqué mi libro de poemas "Amor Verdadero" (2000).

Libros eternos

Muy pronto por EDITORIAL DUNKEN de Buenos Aires, estoy muy ilusionada.

Por ahora en AUTORES EDITORES-- en papel desde cualquier país.
 https://www.autoreseditores.com/…/el-silencioso-grito-de-ma… En formato e-book en Amazon y algunos capítulos en: lujanfraix.blogspot.com

y en Amazon en formato e-book.




Yo soy asidua defensora de los libros en papel porque perduran con el tiempo, porque quedan en las bibliotecas de generaciones esperando ser compartidos, porque enriquecen la cultura de los que vendrán...
Compren libros eternos porque nos dejan sueños. De niña los adoraba, más que los juguetes.
Se los digo de corazón... No porque quiera ganar dinero. No tengo regalías por las ventas. De verdad. Es por otra causa, mucho más importante. Es por vocación y permanencia.
Muchos besos.

Mi refugio

Mi refugio, el escritorio, donde habitan las palabras que sanan... Los gatos, la ventana hacia la libertad, escuchar el trino de los pájaros y sentir el latido del amor durmiendo entre los muros, en cada pétalo, en el ronroneo de la lluvia...
Se puede volver de la tristeza a habitar la casa?
Es temprano para recoger cenizas aunque siento huecos insondables y grises que rezan bajo mi piel que grita, que pide ayuda, que todavía cree...
Mañana volveré a mirarme en las estrellas para saber si estoy viva.


Luján Fraix-2015
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...