lunes, 30 de marzo de 2015

Entre tú y yo...



"Las mujeres que sí nos jugamos al amor,
con o sin cautela,
dando el paso hacia la posible comunión
entre dos seres destinados,
solemos llorar bastante, a solas y no tanto.
También nos lamentamos y sufrimos decepciones,
compensadas por esos instantes paradisíacos
que nacen al ver tatuado,
en un minuto,
nuestro nombre en la mirada del ser amado."



Albert Camus dijo:

"No ser amados es una simple desventura,
la verdadera desgracia es no amar".

***




viernes, 27 de marzo de 2015

Las estaciones del alma





Solía viajar en tren en algunos inviernos,
veía los campos desnudos y los tejados blancos.
Las chimeneas parecían envejecidas por la bruma
cuando el día tomaba su fotografía.

Eran las estaciones del alma
que escribían su historia.

Luján Fraix



¡Y yo te amo, invierno! Yo te imagino viejo, yo te imagino sabio, con un divino cuerpo de mármol palpitante que arrastra como un manto regio el peso del Tiempo...Invierno, yo te amo y soy la primavera...Yo sonrojo, tú nievas: tú porque todo sabes, yo porque todo sueño...

Delmira Agustini






jueves, 26 de marzo de 2015

Los nenúfares sagrados




Cuando el influjo de los días cálidos da la señal, los nenúfares aparecen sobre el agua que los repite en reflejos. En el Antiguo Egipto, se los consideraba una planta sagrada y aparecían representados en escenas donde las mujeres de una elegancia atemporal los usaban como adorno o disfrutaban del aroma de sus flores. En nuestros días, en los estanques y viveros especializados en plantas acuáticas se ven muchas variedades.


Se distinguen dos tipos bien definidos: los tropicales, de flores con largos tallos y hojas festoneadas y los llamados perennes o europeos, que brotan al ras del agua, como flotando, y con los bordes de las hojas lisos. Estos últimos toleran climas más fríos.


Son plantas de aguas quietas, no de lugares con corrientes, aunque pueden cultivarse en estanques no aireadores. Necesitan mucho sol y una profundidad de agua que oscila en general entre un metro y unos 60 centímetros según la variedad. Existen también nenúfares enanos que necesitan tan poca profundidad que permiten cultivarlos hasta en una tinaja puesta en un balcón.

Nymphaea caerulea y Nymphaea loto eran los nenúfares sagrados del Antiguo Egipto; son llamados también "loto" para confusión con otra planta, el Nelumbo nucifera, el loto sagrado de los hindúes.


El loto azul se abre por la mañana y se cierra con la caída de la tarde. Para los egipcios antiguos era el reflejo de lo que ocurría en el cielo: su centro amarillo, el sol, rodeado de pétalos azules como si fuera la esfera celeste. Se lo utilizaba en rituales y con fines medicinales y se cree que también como inductor de ciertos estados mentales.


Pocas plantas igualan en belleza romántica a los nenúfares
que emergen de los estanques
como verdaderas ninfas;
los botánicos les dieron el nombre Nymphaea inspirados 
en esas deliciosas criaturas míticas.

Monet


miércoles, 25 de marzo de 2015

"La ladrona de libros", de Markus Zusak




"La ladrona de libros", de Markus Zusak nos sumerge en la historia de un pueblo oscuro en el que vivían una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven que relataba cuentos para afrontar los días de la guerra.

Con el tiempo, la niña que amaba las palabras se transformó en una ladrona de libros, hasta que los años le enseñaron a escribir sus propios relatos.




lunes, 23 de marzo de 2015

Té a la luz de la luna



La luna... Pasaba horas mirando la luna.


Por las noches me inspiraba con su palidez de nácar. Imaginaba tantas cosas, luego la observaba con unos prismáticos enormes que me habían regalado.
Veía también las estrellas,
diminutas almas,
que me cuidaban...


Pensaba en aquellos días cuando fui a la casa de mi abuelo Eduardo a ver por televisión la llegada del hombre a aquel lugar inhóspito. Yo era tan pequeña, pero estaba fascinada.


El tiempo se quedaba detenido en el silencio
mientras la horas
se consumían como velas en un retablo
tratando de llevar
sosiego a mi corazón desierto.


Mientras mi gata dormía
como escritora sabia
entre las hojas de mis cuadernos,
sabía que allí estaba yo
y me hacía compañía.


Hoy sigo tomando té a la luz de la luna.
Me levanto aproximadamente
a medianoche
para luego poder descansar

y me refugio en el silencio, mi gran compañero.






La luna vino a la fragua
con su polizón de nardos.
El niño la mira, mira...
el niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura
sus senos de duro estaño.

-Huye luna, luna, luna,
si vinieran los gitanos
harían con tu corazón
collares y anillos blancos...

Fragmento de "Romance de la luna, luna... De Federico García Lorca







viernes, 20 de marzo de 2015

Mural de otoño



Obras de Hellen Alligam



El viento sopla entre la enramada
y sus plumajes... El sol atrapa la tarde
que se viste de oro 
y yo aquí poblada de silencios
mientras se escapan las horas.


Mi gata arrobada por el calorcito otoñal
duerme en su sillón verde.
Tiene aires de duquesa.
El amor 
se queda quieto como esperando el alba.

Luján Fraix





miércoles, 18 de marzo de 2015

El último mendigo



Obras de Mark Keathley


Esta es una historia real.
Los protagonistas: Agustín y yo.

***

La casa de campo, 
en la que antiguamente vivían los peones,
fue habitada hace 20 años
por un hombre.
Yo lo llamaba "El Descendiente"
porque a pesar de tener
casi la misma edad de mi padre
lo quería a él como si fuera su progenitor.
Se alarmaba cuando no llegaba al campo con alimentos,
pensaba que estaba enfermo,
que algo le sucedía
y sufría...
La dependencia era total.

 

Pasaron los años...
Mi papá, por la edad,
ya no pudo ocuparse más,
entonces me tocó a mí
la dura tarea de velar
por él.
En aquellas tierras casi deshabitadas,
con el miedo de sentirse desprotegido,
vivía "El Descendiente".
Todos los días salía,
con noventa años,
a la ciudad en una moto antigua
a cobrar una pensión
o a comprar algún alimento.
-Usted tendría que ir a algún asilo de ancianos.-
le decía yo.
-Si me lleva de acá me mato.-me contestaba.


Un día,
cuando mi primo fue ha hacer las tareas rurales,
pidió por mí...
-Qué le sucede...
-Lléveme.-me dijo sosteniéndose
de una columna de la casa
con sus ojos verdes transparentes
y su cuerpo casi esquelético
Lo llevé en una ambulancia a un casa de ancianos
en la ciudad.
Falleció al mes de haber sido internado.


Aquel hombre indigente
que vivió eternas jornadas bajo el sol,
mirando las máquinas cosechadoras de trigo o de soja,
en libertad como los pájaros,
no soportó la jaula de cuatro paredes...
En los últimos días me llamaba,
me tomaba de las manos y me decía:

-Que Dios la bendiga, venga mañana...
llévese los libros que están en el campo
para que nadie los robe.
Amaba aquellos textos
de hojas amarillas...


Lloré mucho cuando partió
aquella tarde de mayo.
Sentí de cerca la soledad de un ser que,
teniendo familia,
se aferraba a la única persona que tenía a su lado,
su desprotección me marcó para siempre
y me dejó un mensaje.
Él, casi un mendigo,
en la pobreza extrema me decía siempre:
-No esté triste, la vida es linda.


Lo sepulté en el cementerio jardín
en un lugar que mi papá,
hace muchos años,
había reservado para él.

Cementerio jardín
"Luogo di pace"


***
"Reprográmate cada momento del día
con accciones y pensamientos que te hagan crecer."

Luján Fraix



lunes, 16 de marzo de 2015

Anna Atkins (1799-1871)




Anna Atkins,
catalogada como la primer fotógrafa de la historia.


Se le atribuye haber publicado el primer libro
de fotografías mediante un proceso de impresión fotográfica
llamada cianotipo,
que fue inventado por un amigo de su padre.


Su pasión por la botánica llevó a Anna a realizar copias de su colección de plantas
mediante el proceso de impresión fotográfico
que se convertiría en el primer libro ilustrado de la historia:
Photographs of British Algae:
Cyanotype Impressions
publicado en octubre de 1843.


Falleció en Halstead Place en 1971
de parálisis, reumatismo y agotamiento
a la edad de 72 años.

Hoy en el 216 aniversario de su nacimiento
se le rinde un homenaje.




De mis blogs

RETRATOS


MONTMARTRE


ARTE-POESÍA




viernes, 13 de marzo de 2015

Había una vez... un circo



Goya



El espectáculo circense, con sus originales personajes,
sus colores, su febril movimiento,
fue motivo de diversas representaciones artísticas y gran fuente de inspiración 
para los pintores modernos en su búsqueda por capturar
las escenas de la vida mundana.

Picasso



Hacia fines del siglo XIX, las clases trabajadoras
comienzan a alternar la vida de trabajo en una urbe industrializada
con los momentos de ocio.
Los paseos al aire libre y los espectáculos en espacios cerrados
se convierten en opciones muy concurridas para distintos sectores sociales,
lo que no pasaría desapercibido para los artistas modernos.
En el circo-y particularmente en "El circo de Fernando"en París-
varios pintores buscaron una genuina fuente de inspiración 
para sus retratos de escenas de la vida cotidiana.

Renoir



Pierre Auguste Renoir realiza  en 1879, en "El circo de Fernando",
un óleo sobre lienzo en el que pinta a las hijas 
del dueño del circo durante un espectáculo de malabares.
Utiliza pinceladas rápidas, tonos dorados y anaranjados,
y centra toda la atención en las dos niñas.

Degas



En 1879, Edgar Degas pinta Miss La La en "El circo de Fernando".
Allí retrata a una de las estrellas del espectáculo: la acróbata La La,
cuyo número consistía en demostrar la fuerza de su dentadura
a través de distintas pruebas.
En esta tela, Degas la representa colgada con los dientes
de una soga que baja desde el techo;
su particular uso de la perspectiva provoca en el espectador
la sensación de estar sentado en una butaca
del circo, contemplando el show.

Toulouse-Lautrec



Atraído por teatros, circos y burdeles como lugares de inspiración
para sus obras, Toulouse Lautrec pinta "Amazona"
en "El circo de Fernando" en 1888.
Esta obra- que pertenece a uno de los dueños del 
"Mouline Rouge"
y decora el vestíbulo-
capta con movimiento el instante en el que la amazona
se dispone a saltar con su caballo
a través de un aro
mientras el domador azuza el animal.
La intensidad de la línea, el cuidado del dibujo
y la pincelada suelta dan vigor a la pintura.

Miró


lunes, 9 de marzo de 2015

Padrino... escucho tu cuento a la hora del té



A José


Isabel y José, mis padrinos de bautismo,
venían a casa para septiembre porque era mi cumpleaños.
Ellos vivían en Marcos Juárez (Córdoba-Argentina).


Siempre me traían torta de crema y regalos:
alhajas de oro, vestidos, telas y carteras color rosa.
Mi madrina estaba grande 
y tenía una enfermedad genética
de las neuronas motoras; le dolía mucho
 la parte inferior de la espalda,
que afectaba la unión de la quinta vértebra y el sacro.


La fusión del sacro y el cóccix le producía rigidez.
Apenas podía caminar pero,
de todas maneras,
era una persona alegre y optimista.



En Marcos Juárez tenían una bodega y una fábrica
de paños y limpiadores.
Ella fue la que me trataba como "su muñeca"
porque quería que estuviera hermosa con todos sus regalos
pues era muy elegante.


Mi padrino,
una persona muy inteligente y culta;
era un caballero en todo el sentido de la palabra,
educado al extremo.


Siempre me contaba historias
que me dejaban muy pensativa...
cuentos que parecían de miedo
y que me paralizaban...
pues eran relatos verdaderos.


Uno de ellos lo convertí en una obra
que se llevó el primer premio:


que publiqué en este blog hace un tiempo.


Yo lo miraba fascinada y guardaba en mi memoria
aquellas sabias palabras
como si fueran ley,
porque él lo hacía con mucha convicción
 y eso me movilizaba demasiado;
era un maestro para mí.


Nydia, mi madre,
era exigente y todo debía cumplirse con demasiada formalidad.
Aquellas tardes de té de cumpleaños
quedaron grabadas en mí porque fueron como clases literarias
de las que aprendí mucho
desde el amor.

Luján Fraix




Feliz martes de té!!!
Un beso grande para todos.

***


viernes, 6 de marzo de 2015

Duelo de artes: Diego Rivera







Destacado pintor mexicano del muralismo.
Estudió en la Academia de San Carlos
donde tuvo como profesor a José Velasco,
entre otros destacados maestros;
más tarde se vinculó con el  grabador José Posada.



En Europa, donde pasó casi quince años,
su arte se perfeccionó y evolucionó.
Después de una fuerte dosis de costumbrismo español,
se encontró con la vanguardia en París
y bajo la influencia de Picasso y George Braque,
se convirtió al cubismo.



Cuando visitó Italia, absorbió las enseñanzas de los grandes maestros
italianos,
adoptó para sus obras murales la concepción renacentista
de presentar a los personajes y a los demás elementos figurativos
en superposiciones de estrados.


Inspirado en sólidos principios socialistas,
en sus murales predominan figuras de campesinos,
y trabajadores.


Rivera también fue un excelente y prolífico pintor de caballete;
en sus lienzos dio una visión alegre,
sensual y colorista de las tradiciones mexicanas.


a Diego Rivera

Dejaste de ser para vivir
en otro...
La osadía de sentir
la lasitud de tu historia
en brazos del amor.
Fuiste sombra
detrás de las heridas...
sostén amurallado,
calor de lucerna...

Frida,
arabesco de espuma,
duelo de las artes,
pincelada de sangre
entre sus lágrimas.

Luján Fraix



Mis libros en Amazon

Mis libros en Amazon
Recuerda... no depende la venta de la calidad de tu obra. No escribas pensando en la ganancia. El verdadero Arte nunca fue apreciado en su propia época.