miércoles, 29 de noviembre de 2017

El silencioso GRITO de MANUELA



Manuela, la protagonista, una mujer que no pudo crecer a pesar de haber formado una familia. 

¿Por qué será que las verdades más elementales resultan las más difíciles de comprender?

¿El exceso de razón debilita...?
Ella tenía la sensación de que su cuerpo era completamente vacío y que de él emanaba un aire helado como el que sale de las grutas.
Los miedos la declaraban incapaz de entendimiento y voluntad.
Por ese camino llevó a sus hijas.

¿La capacidad de dar vida te transforma en omnipotente?
El amor adulto es sereno y acompaña a cambiar las cosas equivocadas por las justas.

Manuela acumulaba cenizas y guardaba todos sus miedos para después cuando la conciencia la viera deshojando sus furias.
Las hijas se fueron en busca del amor con la orfandad dibujando brújulas y barriletes: solas, olvidadas... prófugas.


El silencioso GRITO DE MANUELA
Pronto por Editorial Dunken de Buenos Aires.

domingo, 26 de noviembre de 2017

La novia ¿Ella regresó por amor?



"La novia"
¿Ella regresó por amor?


Una mujer que espera puede ser sólo un alma desdibujada
o transformarse
en una sombra cargada de dolores profundos.

Del año 2016-2017



"Cuídate de mí amor mío,
cuídate de la silenciosa en el desierto
de la viajera con el vaso vacío
y de la sombra de su sombra."

A. Pizarnik



sábado, 25 de noviembre de 2017

Camino recorrido...



BIOGRAFÍA

https://biografsur.blogspot.com.ar/

Cuando miro ese camino recorrido no me reconozco, no puedo creer que yo haya hecho tantas cosas en el transcurso del tiempo.

Palabras como fotografías iluminan ese sendero feliz.

Gracias a todos aquellos que confiaron en mí y que me dieron el estímulo necesario que todavía me abraza... para poder continuar.

La vida es corta para escribir todo lo que quisiera...


viernes, 24 de noviembre de 2017

Maestros




EL ARTE ANTIGUO Y MEDIEVAL

ORIENTE

"Si sabes tan poco de la vida... ¿Qué podrás saber de la muerte?


Las primeras manifestaciones artísticas chinas (cerámicas, estatuillas de barro y vasos rituales de bronce) fueron hechas en el tercer milenio aC. La perfección de estos artesanos era tal que no se ha encontrado una sola vasija con el más ligero defecto. La porcelana se usó para crear objetos decorativos; experimentó un gran auge durante la dinastía Ming.

Los chinos consideraban que la escritura era la expresión suprema del arte; la pintura nació de la escritura, lo que explicaba la importancia que en ella tienen los trazos lineales. Su temática reflejaba el paisaje y la naturaleza, así como el respeto por la historia y por las deidades y demonios. Ellos se creían todopoderosos; vendían como esclavos a su mujer y a sus hijos.


En un pueblo tan supersticioso y al mismo tiempo tan escéptico. Entre sedas y porcelanas describían las leyes reguladoras de los eclipses y del movimiento de los astros. La vida social se basaba en el culto a los antepasados tratando de revivir con palabras el complejo de las ciencias. Esculpían figuras de animales, especialmente dragones, porque no eran afectos a representar al cuerpo humano. En esa existencia simple y tranquila, sin deseos materiales, la filosofía naturista era el modelo a seguir con las reglas morales de buena y sabia conducta. Intentaban dilucidar los misterios de sus ancestros para indagar en las verdaderas razones del ser y del sentir, dejando de lado la soberbia de los incapaces y de todos aquellos que no podían asumir los errores cometidos


La sinceridad era el principio y el fin de las cosas y las virtudes debían ser las mismas para los monarcas como para los labriegos.

Los estudiosos del arte eran muy exigentes con ellos mismos y con los demás; eran locos y egocéntricos porque buscaban la perfección de los dones y el milagro en autores que no podían elevar sus horrores expresivos a una categoría respetable.


Es que consideraban que les hacía falta estudio, dedicación y perseverancia para no caer en el olvido, que para algunos era impredecible, o simplemente para surgir del aletargado mundo de los desconocidos. Nada era tan absoluto como creer que eran superiores al resto, era de necios no reconocer las fallas ante cualquier pensador, escultor... que había sido un elegido o que se había preparado.


La calma llega después de la tormenta cuando ya no hay congoja y sólo deseos de seguir las huellas de quienes saben quitar las malezas de un camino sinuoso, sin líneas rectas. La intención está en transitarlo y llegar hasta el límite para saborear el aplauso humilde de algún artesano de pueblo, con grandeza y capacidad de observación.


La obra tiene que conservar no sólo la integridad de la forma de expresión psíquica y poética sino también el máximo contenido de realidad. 

"El juego de inventar es fulgor de eternidad"


¿Quién fue Wu-Wang?

Fue el personaje de un relato, un niño con un alma grande que sabía de virtudes, que se entregaba como todos aquellos que aman de verdad, que se sacrificaba por sus padres...




Maestros----El sentimiento de un verdadero artista 
(Luján Fraix-Ensayo sobre Historia del Arte-2009-Santa Fe-Argentina)


jueves, 23 de noviembre de 2017

Querida Rosaura (Cap II, 4ta parte)




A José le quedaron cicatrices en el alma después de haber discutido con su hijo varón; el seminario en vez de acercarlo a sus raíces lo había alejado más y lo había convertido, para él, en un hombre sensitivo, con poco entendimiento y nada de sensatez. A Agustín no le gustaba la conducta de su padre pero trataba de respetarlo con sus imperfecciones y sus juicios poco equitativos. Nada resultaba más antagónico que amar ejerciendo presión, manipulando voluntades y obligando a criaturas a decidir sobre situaciones basadas en conflictos familiares que arrastraban años de litigios. ¿Por qué nadie lo entendía?.

José Shalli era el jefe de una dinastía que todavía tenía adeptos pero que debía cuidar para que no lo traicionaran; las mujeres que vivían en su casa le calmaban los dolores porque lo apoyaban demasiado. Él se había encargado de cultivar los ánimos como si profesara una secta de fanáticos e intransigentes. Don José debía estar contento con su historia y demostrar la fragilidad del ser humano con todo lo bueno y lo malo para poder lograr el verdadero sentido de la existencia.

Rosaura sabía que debía obedecer a su madre; por una extraña razón entendía que así tenía que ser. No se sublevaba porque la amaba. Magdalena gobernaba esas tierras con el poder de un hombre y la convicción de que las mujeres debían hacerse valer y ser respetadas ante el machismo y la autoridad masculina. Le hubiera gustado labrar el suelo para sacarle el máximo de provecho, juntar los frutos de la cosecha con sus propias manos, tener el dinero suficiente para que su padre no pudiera hablar…, pero estaba allí, embarazada, a punto de dar a luz, con la esperanza puesta en el hijo por venir y en el drama de no cruzar una mirada con José Shalli que, seguramente, le diría:
-¡Otro hijo más!.

Frente al farolito de puerto pasaba las noches tejiendo junto con Rosaura que hacía los deberes sobre la mesa de nogal. Los perros ladraban y ellas se sobresaltaban… Magdalena tomaba la escopeta que tenía escondida detrás de la puerta con la ristra de ajos y tiraba tiros al aire. Seguramente, algún gato trepaba por los naranjos para huir de los animales que dormitaban en la portada. La oscuridad era la antesala de las tragedias; sin embargo, Juan dormía sin imaginar que su esposa tenía tanto miedo. Ese cuerpo  guerreaba con la vida, con un carácter fuerte y obcecado, con la rutina en un lugar que parecía sepultado por las décadas. Tenía terror a un fin inesperado como si tuviera conocimiento de la cercanía de la muerte que siempre, y bajo toda circunstancia, es absurda porque es la negación de la vida. Si hubiera cambiado su actitud, esa paranoia que le hacía tanto mal, hubiera podido disfrutar de las bendiciones de una existencia rica a pesar de los apremios económicos. Magdalena no vivía en armonía por estar a la defensiva pensando qué dirían los demás de sus hábitos y de su entorno. Esas personas que creían ser mejores no eran más que oligarcas venidos a menos, amigos de su padre, jueces de memoria oscura y de presentes opacados por la patética maraña de la codicia.

-Ayer vimos al abuelo enfrente del colegio-dijo Juan José entusiasmado.
-¿Dónde?.
-Estaba parado en el adoquinado con el bastón y las llaves de ese fabuloso auto en las manos.
-¡Será posible!-dijo Magdalena tratando de hacer una pausa para tomar aire.
-¿Quién?-preguntó una voz poco fluida.
-El abuelo, papá.
-Ese hombre tiene un interés poco normal e intenta provocar inestabilidad emocional en todos nosotros. Tiene una forma de vivir excéntrica y quiere transformar nuestra realidad a sus propias necesidades. Es una persona egoísta y nunca deja de arrojar veneno para alterar los ánimos, luego se va, tranquilo, pisando firme, como si nada hubiera pasado.
-No es tan así. Tú porque eres demasiado susceptible y te sientes agredido. ¿Por qué no le haces frente y le acomodas los puntos en su lugar?.
-Porque lo respeto por su edad y por su talento para lograr las metas que se propuso.


Rosaura seguía mirando la luna llena por la ventana y las ochenta y ocho constelaciones en la Vía Láctea: Quilla, Centauro, Orión, Lira, Cochero, Boyero, Erídano, Cruz del Sur, Virgen…; pensaba que todavía no conocía a nadie que se haya muerto para sentir, en su cuerpo, los ojos del amor. No entendía la pelea de sus padres, pero tampoco los escuchaba demasiado. Ella quería mucho al abuelito de retorcidos bigotes porque era muy protector y solía contar cuentos que la divertían muchísimo. En la inocencia no hay lugar para conjeturas porque el alma no sabe de malentendidos.


¿Para qué tantas preguntas?. ¿Qué complicados que son los mayores?. Mientras continuaba la discusión, ella se recluía en el cuarto donde había una caja con la ropa del bebé: unos baberos de linón bordados en punto sombra, un ponchito con motas, batitas y toallas. Sacaba todo de su lugar y luego lo volvía a acomodar con prolijidad. Miraba el techo y las paredes desteñidas y sentía escalofríos, miedo a una oscuridad completa y a esas verdades que no se podían modificar: la cadena humana, ese eslabón que se cortaba con un ruido seco de hierros, el dolor que no conocía todavía y el perfume como una bocanada de humo que entraba por las grietas.


lunes, 20 de noviembre de 2017

Querida Rosaura (Cap II, 3ra parte)




Los abuelos se fueron sin haber logrado llevarse a Rosaura a quien veían como una especie de niña sudafricana y huérfana, mal alimentada y sin ropa. Pero no era así. Magdalena se desvivía por cocinar lo mejor o lo que más le gustaba a ella, tejía mucho y Rosaura tenía también vestidos costosos y de buen gusto que le regalaba su madrina Isabel. Era una niña fina en medio del terreno agreste, con el alma ebria de tanto beber lágrimas.
El tío Agustín, quien era un artista, se encargaba de darle educación antes de que le tocara ingresar al colegio. La pequeña Rosaura ya sabía las letras y los números de memoria, escribía el nombre e intentaba leer junto al fogaril en las noches de invierno cuando la vida estaba hecha de colores.



El 12 de octubre de 1928, Irigoyen prestó por segunda vez el juramento constitucional. Llegaba nuevamente a la presidencia, pero las circunstancias no eran las mismas del año 1916.
Su salud estaba quebrantada; su partido se había dividido. La crisis mundial se insinuaba ya con evidencia.
El descontento sucedió rápidamente al entusiasmo inicial. La oposición comenzó a organizarse; se acusaba al presidente de descuidar la administración pública y de dilatar la solución de los problemas más urgentes; a sus colaboradores de mantenerlo “rodeado” y al margen de la realidad política del país.
“Cuando un pueblo tiene personalidad propia y un alma nacional formada por el conjunto de sus tradiciones históricas, y permanece unido por ideales comunes, costumbres e idioma, constituye una verdadera Nación.”



En la hacienda de campo, cercada, con la casa de labor y los establos respectivos, Magdalena estaba esperando un bebé. Juan seguía escapando hacia el granero para observar las plantas gramíneas con espigas y semillas molidas y también para no escuchar al abuelo José. Se sentía preso y alborotado en una jaula, con las alas maltrechas, y cansado de tanto golpear las rejas.

Rosaura se hallaba feliz con la llegada del hermanito a quien veía como un muñeco para jugar, pero ya le tocaba ir al colegio. El hecho de sentarse en los bancos de las aulas de la escuela 230 Paula Albarracín le daba mucha ansiedad y emoción; aunque entendía que al principio se aburriría mucho porque ella ya sabía leer y escribir. El tío Agustín le había enseñado; Magdalena se lo agradecía de corazón. Había descubierto a un hermano dispuesto a colaborar, noble, un ejemplo de rectitud como lo era Juan, su esposo.

Los útiles que Rosaura tuvo que llevar el primer día de clases fueron los justos y necesarios, pero también los de mejor calidad. Magdalena no quería que su padre hiciera un solo comentario, por eso para estas ocasiones buscaba el dinero que tenía enterrado bajo las chapas del galpón. Ella sabía que había que darle importancia a la educación, aunque el destino le indicara que tenía que dejar sus huesos cautivos entre la vegetación y los trinos.


El tío se subió al sulky y acercó al colegio a Juan José y a Rosaura; les dijo que se portaran bien, que el más grande cuidara del más chico y que a la salida volvería a buscarlos, pero, al pasar las horas, quien se presentó frente al instituto en su automóvil Nash fue José Shalli. El abuelo, altanero como pocos, pensó en tener un buen gesto despojado de toda soberbia. No le salía bien.
-Vengo a llevar a los niños para la casa.
-Padre, con todo el respeto, yo he venido a recogerlos-dijo Agustín alterado porque sería reprendido por Magdalena sino cumplía con lo acordado.
-Eres necio.
-Padre, no me obligue…
-Eres un inepto que no te sabes ganar la vida, no hables con derechos porque no los tienes. Yo soy el abuelo y merezco disfrutar de mis nietos.
-Magdalena no quiere que los niños se acostumbren a una vida que ella no les puede dar. A Juan José y a Rosaura no les falta nada, comprenda…
-Abuelo.-dijo Juan José.-Otro día lo voy a visitar pero ahora tenemos que volver al campo porque mamá se va a preocupar.

El tío los tomó de la mano y en silencio se subieron al sulky para regresar a la granja. José Shalli tuvo que guardarse el orgullo y sus discursos cristianos para otro momento. Su hija ya era una mujer que tenía dominio y poder. De qué se quejaba si él la había educado así; solamente, a su criterio, se había equivocado en la elección del marido a quien consideraba un blando portador de cansancio.

De---Querida Rosaura
         ¿Cuánto dura el amor?
                              La eternidad.

domingo, 19 de noviembre de 2017

La noche... sin hijos



Ella sabía que no podía hacerlo y se abandonaba a las horas que se consumían como velas rojas.
Sus hijos eran tesoros que debía cuidar de las inclemencias de la vida; sin embargo, los abandonaba para caer por el abismo de las tisanas, los licores de sal y las estampas milenarias.

El miedo paraliza...
La guerra contra él era solamente una pantomima, un dibujo, entendía que no iba a ganarle nunca.

Y aparecía el destino que manejaba los hilos de la vida: primaveras y estíos marcando su compás de espera. 


¿Qué hará cuando llegue la noche sin perfumes ni letras... sin hijos?

¿Cómo olvidar la furia cuando nos adormece la calma?



sábado, 18 de noviembre de 2017

Algo de mí




"Su trabajo es excelente y no constituye una sorpresa para mí, pues tengo bien mensurado su nivel literario, que es de lo mejor. Su prosa es la más adecuada para el buen cuento y para la buena novela: sugerente, esquiva, con sabiduría, siempre armoniosa y densamente poética. Y esto es importante, nunca cae en el prosaísmo ripio que desluce el estilo conduciéndolo hacia lo trivial y lo insulso."


Prof. Raúl Rossi del Conservatorio Literario de Rosario (Argentina) "FIELES CUSTODIOS DEL IDIOMA".





"Como coordinadora del Taller "Encuentros" quiero decir, que Luján une a la calidez de su personalidad una capacidad y potencialidad creativa que se torna valiosa por su respeto en el manejo correcto de la lengua escrita y su cuidado constante por defender la pureza de idioma que la convierte en una de las promesas en todo el ámbito de las letras nacionales."

Prof. Susana Cauzillo



Que su autora este orgullosa de su obra. Todo llega, muy lento pero llega y cuando eso pasa, debería ser el día mas feliz de nuestras vidas pero: los celos, la envidia, el dinero, acomodos y tantas cosas muchas veces, opacan las obras y a los artistas. 
Es una lucha permanente, quijotesca, todos los días. 
Como entiendo esto! Abrazo y fuerza!...


GRACIAS!!!
Ediciones Renacer


jueves, 16 de noviembre de 2017

Retratos literarios: Clara


Salvador, al pasar frente a una columna, se sobresaltó… Allí, parada, estaba ella: Clara. Ese amor que tuvo en su juventud y que abandonó por su capricho sexual. Ella era completamente distinta a Dolores, una joven fina y educada, sobria en sus modales, tierna y dulce, mientras que su esposa era ese tipo de mujer que deslumbran y que todo hombre, que es exhibicionista, le agrada mostrar a los demás como un trofeo. Sólo que después de treinta años de aquella Dolores ya no quedaba nada y Clara seguía siendo la misma joven angelical y bella.

Ella lo miró con el mismo amor y tristeza que el día en que se alejaron para siempre. Parecía haber quedado detenida en las horas aquellas de su adolescencia, estaba igual o más bella; a Dolores, en cambio, el tiempo la había castigado en demasía. Salvador se olvidó un poco de Guillermo para mirar a Clara que no dejaba de observarlo con sus ojos oscuros; ese halo de soledad que siempre tuvo y que transmitía le llegó al corazón como una daga. Sintió arrepentimiento, culpa, vergüenza…

Ella se había quedado soltera esos largos treinta años, con la angustia de no saber el porqué del abandono. Se notaba que todavía sentía amor por él, pero también no podía negar que la situación resultaba absurda e irreal. Clara era una mujer demasiado espiritual, pero se hallaba herida. (fragmento)

------------------------

De--- La Novia ¿Ella regresó por amor?

martes, 14 de noviembre de 2017

La novia ¿Ella regresó por amor?




Hola a todos.

Disculpen que vuelva sobre mi libro. Es que amo la escritura y defiendo mi obra porque creo en ella.

Cada historia que escribo es como un hijo que tengo que defender.

Una amiga muy querida me dijo:

"Escribe siempre con vocación y humildad y trata de hacerlo bien".

Ésa ha sido siempre mi prioridad.




“Aún tenía aquel libro con las cartas entre sus páginas. Pensó vagamente, antes de dormirse, que el amor puede nacer de la casualidad, de una equivocación o de una burla, de un desencuentro o de un encuentro furtivo, intenso e irrepetible; que la vida es sólo un viaje interminable hacia la felicidad perdida, el intento de evadirse de la ira de los dioses, de la muerte y del tiempo, y que el mundo es como el despertar de un sueño desconcertante y prodigioso.”
                                                                      Héctor Tizón



"La mujer de blanco no quería cargar con la culpa de los mediocres y de los tibios, no podía ser cómplice ni testigo pero arrastraba, pesadamente, palabras dulces, ridículas, que evocaban antiguos veranos, risas y encuentros de amor.
Su casa estaba cerrada y allí se multiplicaban los patios, las sombras de negro, las voces de sus padres y los ecos. Los gatos la miraban como la madre que era para acariciar sus patas despeinadas en su regazo.

Ella pensaba que el suelo ya había bebido su sangre y que los días se habían llevado, muy lejos sin dejar huella, los restos de su vida: una fiesta de boda que apenas había empezado a celebrarse..."(fragmento)



LA NOVIA
¿Ella regresó por amor?

En Amazon como e-book y también en formato libro tapa blanda.


***

domingo, 12 de noviembre de 2017

Escribir a partir de Gabo



Me enseñaste tanto...tanto!!!.
Como eterna aprendiz seguiré tu huella.
Gracias por haberme permitido volar dentro de cuatro paredes, por vivir contigo tantos años de soledad (como cien), por acompañarme en mis largas siestas aferrada a los amores en tiempos del cólera, a los cuentos peregrinos cargados de voces del pasado entre geranios antiguos y nostalgias, por dejarme naufragar en algún relato maravillada por un coronel que esperaba palabras escritas con pluma china en pergaminos con olor a incienso. La hojarasca llegó con el sonido del tren entre los despojos de un amor triste... para quedarse... como tú, para siempre.

Luján Fraix-2017


sábado, 11 de noviembre de 2017

Publica tu libro con Editorial Dunken




Hola a todos los escritores de Argentina.
La editorial Dunken te da la oportunidad de publicar GRATIS, en antologías compartidas, poemas y cuentos cada cuatro meses.
También te permite publicar una obra individual por año: novela, libro de cuentos o de poesías. Hay que entregar por e-mail el trabajo en formato Word y ellos se encargan de evaluarlo; si no resulta el elegido puedes enviar otra obra pero tiene que cumplirse el plazo de un año.


También tienes la opción de publicar tu libro con ellos pagando los ejemplares que quieras editar. Te dan la oportunidad de ir al stand de la Feria del Libro de Buenos Aires y firmar tus ejemplares, que puedan conocerte los posibles lectores e ingresar en el mundo de las letras que es maravilloso, también distribuyen en librerías físicas y virtuales de todo el país, en Amazon, etc



La difusión se realiza a través de los siguientes medios:







































































Realmente es una gran oportunidad para crecer como autores.

Todos estos datos en este enlace

Free background from VintageMadeForYou

Etiquetas

Buenas y Santas... (Cap 2 Astuta y rebelde 1era parte) Buenas y Santas... (Cap 2 Astuta y rebelde 2da parte) Buenas y Santas... (Cap 2 Astuta y rebelde 3ra parte) Buenas y Santas... (Cap 3 Atilio 1era parte) Buenas y Santas... (Cap I Madre Tierra 1era parte) Buenas y Santas... (Cap I Madre Tierra 2da parte) Buenas y Santas... (Cap I Madre Tierra 3ra parte) Buenas y Santas...---Luján Fraix Buenas y Santas...-Los hijos olvidados (Prólogo) convocatorias cuarta parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I tercera parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I-primera parte) El silencioso grito de Manuela (Cap I-segunda parte) El silencioso grito de Manuela (Cap II El silencioso grito de Manuela (Cap II quinta parte) El silencioso grito de Manuela (Introducción) El silencioso grito de Manuela---Luján Fraix GRACIAS VIVIANA RIVERO La abuela francesa---Luján Fraix La abuela francesa. De Suiza a América--Francisca y Juan José---1865 (1era parte) La abuela francesa. De Suiza a América--Francisca y Juan José---1865 (2da parte) La nodriza esclava Introducción La nodriza esclava---Luján Fraix La nodriza esclava--Juana de Arco (1era parte) La nodriza esclava--Juana de Arco (2da parte) La nodriza esclava--Juana de Arco (3ra parte) La nodriza esclava--Juana de Arco (4ta parte) La nodriza esclava--Los fantasmas de la Torre de Londres (1era parte) La nodriza esclava--Los fantasmas de la Torre de Londres (2da parte) La nodriza esclava--Los fantasmas de la Torre de Londres (3ra parte) La nodriza esclava--Los resucitados (1era parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (10ma parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (1era parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (2da parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (3ra parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (4ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (5ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (6ta parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (7ma parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (8va parte) La novia ¿Ella regresó por amor? (9na parte) La novia---Luján Fraix lecturas Libros Los duendes de la casa dulce---Luján Fraix Maestros---Luján Fraix mi prosa poética mis cuentos mis ensayos Molinos de viento---Luján Fraix personajes de novela primera parte) Querida Rosaura (Cap I 1era parte) Querida Rosaura (Cap I 2da parte) Querida Rosaura (Cap I 3era parte) Querida Rosaura (Cap I 4ta parte) Querida Rosaura (Cap I 5ta parte) Querida Rosaura (Cap II 1era parte) Querida Rosaura (Cap II 2da parte) Querida Rosaura (Cap II 3ra parte) Querida Rosaura (Cap II 4ta parte) Querida Rosaura (Introducción) Querida Rosaura---Luján Fraix Reportajes segunda parte) tercera parte)