Buenas y Santas...









La tierra no era ajena, escondía una última inocencia. La enamorada, Felicitas, buscaba la salvación cuando las aventuras perdidas eran sólo jaulas. No podía dominar el silencio, en continuidad, porque aparecían pequeños cantos, diálogos fragmentados, naufragios...
Nadie pierde lo que no ha tenido nunca.






🎩
Yo sé del sol,
yo sé de la melodía de los ángeles
y del reto ardiente
del último viento.

Sé de los sueños,
de mirar el alba
con los ojos desnudos
cuando las sombras se posan
en el extraño latir de los recuerdos.

L.Fraix.


BUENAS Y SANTAS... Los hijos olvidados
Amazon.es

Papel y tinta, de María Reig


¿De qué serías capaz por cumplir tus sueños?
¿Qué tenía que hacer una mujer para lograr los suyos

en la España de principios del siglo xx?

Madrid, primeras décadas del siglo pasado. Elisa Montero, aunque de origen humilde, es criada desde niña por su madrina, una adinerada y misteriosa mujer perteneciente a la alta burguesía madrileña. La sensación de no pertenecer a ningún lugar y de cierta rebeldía ante los designios que otros han trazado para ella será algo que marcará su vida.
Elisa no solo buscará liberarse de las limitaciones que le imponen su condición de mujer y su posición social para lograr convertirse en periodista, sino que intentará tomar las riendas de su destino y entregarse al verdadero amor. Como testigo, la rabiosa y convulsa actualidad de una España entre guerras que la acompañará en su lucha por conocerse a sí misma y sobreponerse a sus propios prejuicios.

Querida Rosaura



Rosaura Waner fue una persona que no supo entender la vida. Se entregó a los demás en un ir y venir de situaciones divididas. Amó a su madre Magdalena quien cercenó, desde niña, sus deseos más queridos; la obligó a ser una mujer y a llevar sobre sí las cargas de un adulto. No disfrutó de los momentos por hallarse inmersa en un pasado que le dejó secuelas hondas: la muerte temprana de Magdalena y la de su hermano Juan José de treinta y cinco años. 


Rosaura vivió para el dolor, para llorar de la mañana a la noche a sus muertos, para velar por su hermano menor, Rubén, hasta el último día. A María, su hija, la cuidó como un tesoro que le costó mucho concebir. Sintió terror por su salud porque conocía de memoria el sabor de las ausencias; ahogó su juventud con reclamos absurdos y extendió la doctrina de su madre hasta el final de su historia.





¿Puede una mujer vivir para los demás solamente para ser querida, quedarse detenida en el pasado llorando a sus muertos e ignorar, de alguna manera, a su esposo e hija?

Querida Rosaura-¿Cuánto dura el amor? La Eternidad.


La portada tiene mucho que ver con ella, con la ceremonia del té a las cinco de la tarde... El amor que entregaba en cada mirada y en el consejo, en la palabra y en los valores que, como mensaje, dejó de este lado del camino.

Su idea era continuar al abrigo de los días con el abrazo tibio y la misión elegida. Sembró llovizna en el sendero donde sus pasos quedaron marcados para los que vinieran después a ocupar sus puestos. Así es la vida, lo importante es el legado.

Simulacro de arresto


Elena Dudina



En las alturas los Alpes Grisones, Réticos, Berneses y Peninos, los glaciares, el clima frío y el suelo cubierto de nieve...
Los suizos desarrollaban, con gran esfuerzo, la agricultura por la naturaleza agreste de la tierra.
Lloviznaba parejo sobre el viejo barrio cercano a Berna (capital).
Desde la ventana de la cocina, Rebeca Spee miraba el cerco que rodeaba la casa vecina. Esta propiedad pertenecía a Teodora Eberth, una anciana de cuentos, extremadamente retraída y especial. Intérprete de sus propios actos se dejaba llevar por la desidia sin intenciones de persuadir a nadie. Tal vez, el pretexto era la locura: sufría ataxia.*
Una tarde, vestida de negro, salió a la calle y dobló por la esquina de los cipreses; la avenida conducía al cementerio. Muchos decían que era maga o una vidente trastornada por esa soledad casi macabra que la envolvía en una maraña de confusas ceremonias. Se comentaba que había velado a su hija muerta, tras una golpiza callejera, una mañana de un año bisiesto.

Ese día se fue a los bosques de pinos, hayas y encinas a practicar sus ritos en la región del Jura.
Rebeca Spee estaba obsesionada y estudiaba sus pasos. Comentaba haber visto la imperfección de su rostro a través del velo; era evidente que había tallado su cuerpo peñascoso con precisión. Cualquier noche intentaría esculpir los vértices de su enlodado mundo de sortilegios.


En la entrada de la casa se encontraba estacionado un automóvil Daimler (1886)
Con el deseo de ilustrar su imaginación cruzó el vallado que separaba ambas moradas. Golpeó pero no respondió nadie. Sobre bronce una inscripción decía: "in péctore"*. Su andar plagado de curiosidad e inmune a las acechanzas la convertía en un épico "Quijote", algo desnudo pero fuerte.

Caminó a través de una galería oscurecida por una niebla con olor a hollín sostenida por arquitrabes; una columna de ocho módulos de altura, el capitel sencillo y el friso con metopas y tríglifos. El comedor se encontraba detrás del pasillo. Brillaban los muebles, los candelabros, la platería y los cuadros... En la pared, colgadas, una navaja, una gudía que era una especie de mediacaña que servía para reconocer el fogón de los cañones de artillería y un formón.

Rebeca prendió una vela y pudo ver una cortina que cubría una puerta. Se acercó, tocó el picaporte y dejó al descubierto un mausoleo abandonado por el cansancio de los siglos; detrás, un azote largo y flexible de cuero o cuerda; merodeaban también larvas extrañas que no pertenecían al lugar: de percebe, de dítico (coleóptero de agua dulce)...


Una mesa estaba preparada con platos, copas y los utensilios necesarios, unidos por los transparentes hilos que tejían las arañas; detrás de la habitación preparada para el ágape había un cuarto destinado a albergar ataúdes de antepasados. Sobre pedestales se encontraban numerosos de ellos, deteriorados por los años y la humedad; entre las maderas añosas surgía la mirada de un escorpión... Aquellos trastos sin axiomas eran avezados testigos de la insania camuflada de vejez o de juventud.

La lumbre se apagó y apareció Teodora Eberth con un puñal; tenía el encéfalo translúcido y se le veía el cerebro, el cerebelo y la médula oblonga. Bailaba una danza negra. Comenzó el combate entre ambas en ese báratro de situaciones incongruentes y bajo la soledad de ese sentimiento de desprotección. El final se retardaba y los huesos roídos clamaban entre los robles como partidarios de la lucha. Teodora dejó el arma y tomó un destral. Fatigadas por los hechizos y la atmósfera ardiente se intoxicaban las entrañas con la ponzoña de la sangre derramada.

Era inútil tratar de identificar las caras rasuradas por la barbarie; acaso algún vigía aguardaba en la acera de enfrente.
Las dos se miraron sacudidas por la conmoción mientras se acercaban varios enfermeros. Paralizadas ante el asombro y sujetas a la rigidez que le produjo la paliza, quedaron entregadas al cadalso.


Los hombres las observaron detenidamente y se llevaron a Rebeca Spee.
Detrás, dejaron un flamante edificio de departamentos...




Luján Fraix-1979

* Inseguridad de movimiento.
*"in péctore", muy reservadamente.

Las obras son de Elena Dudina.




"La locura, a veces,
no es otra cosa que la razón
presentada bajo diferente forma"

Johann Wolfgang Goethe (1749-1832)
poeta y dramaturgo alemán.





La casa de Riverton, de Kate Morton




La casa de Riverton,
de Kate Morton


En el verano de 1924, durante una fiesta de alta sociedad en la mansión de Riverton, un joven y prometedor poeta se quita la vida.


La primera novela de Kate Morton nos narra la historia
de Grace Bradley, una anciana de 98 años
que trabajó gran parte de su vida en la mansión Riverton como doncella.


Durante el invierno de 1899, Grace Bradley quien trabajó para las hermanas Hanna y Emmeline Hartfrod recibe la visita de una joven directora de cine que está rodando una película sobre aquel suicidio.

Esa visita hace revivir los recuerdos que durante décadas Grace había relegado a lo más profundo de su mente, incapaz de enfrentarse a ellos.


Ambientada en los años 20 en Inglaterra con la Guerra Mundial como fondo, 
la novela está plagada de enigmas
y en la que sólo descubrimos la respuesta del principal,
la clave que explica la parte más importante,
en la última página.


Una historia maravillosa, tierna y emotiva
que nos acerca a una época apasionante: las distintas clases sociales,
las dificultades de los más desfavorecidos
para subir de escalafón,
las guerras y sus consecuencias,
los secretos, el servilismo y su obediencia ciega,
los diferentes roles del momento,
el papel de la mujer...
Una novela llena de pasión, obediencia, secretos, amores,
traiciones, maldades, muertes, nacimientos y superación.



Diario de Pablo Neruda: Matilde Urrutia, mi mujer





Mi mujer es provinciana como yo. Nació en una ciudad del Sur, Chillán, famosa en lo feliz por su cerámica campesina y en la desdicha por sus terribles terremotos. Al hablar de ella le he dicho todo en mis "Cien poemas de amor..."

Matilde, nombre de planta o piedra o vino,
de lo que nace de la tierra y dura,
palabra en cuyo crecimiento amanece,
en cuyo estío estalla la luz de los limones...

Tal vez estos versos definen lo que ella significa para mí. La tierra y la vida nos reunieron.

Aunque esto no interesa a nadie, somos felices. Dividimos nuestro tiempo común en largas permanencias en la solitaria casa de Chile. No en verano, porque el litoral reseco por el sol se muestra entonces amarillo y desértico. Si en invierno, cuando en extraña floración se viste con las lluvias y el frío, de verde y amarillo, de azul y púrpura. Algunas veces subimos del salvaje y solitario océano en la nerviosa ciudad de Santiago, en la que juntos padecemos con la complicada existencia de los demás.

Matilde canta con voz poderosa mis canciones. Yo le dedico cuanto escribo y cuanto tengo. No es mucho, pero ella está contenta. Ahora la diviso cómo entierra los zapatos minúsculos en el barro del jardín y luego también entierra sus minúsculas manos en la profundidad de la planta. De la tierra, con los pies y manos y ojos y voz, trajo para mí todas las raíces, todas las flores, todos los frutos fragantes de la dicha.

Sexta edición del Premio Literario de Amazon 2019



Ya están disponibles las bases (que no cambian en nada a las del año pasado) para el PREMIO LITERARIO DE AMAZON 2019

Los interesados seguir este enlace


Yo participé dos veces: en 2017 con LA NOVIA y en 2018 con BUENAS Y SANTAS...

Yo creo que es una oportunidad más para los autores independientes. No hay que depositar demasiadas expectativas porque el concurso es impredecible. Muchos dicen que hay que tratar de lograr lectores que escriban opiniones positivas para lograr una posición, para destacarse del resto... pero cuando llega el momento de elegir los finalistas sucede algo muy extraño. 

El año pasado resultó finalista un escritor argentino que no tenía ninguna opinión. Yo que sufría tanto porque no alcanzaba demasiados lectores para que sumaran reseñas, él tuvo su mejor premio con nada. Por eso pienso que hay que participar pensando en alcanzar visibilidad y relajarse, si no se sufre mucho, demasiado. Además, a veces, la competencia es desleal y eso es lo que más duele.

Yo no sé si volveré...  El tiempo dirá, falta un mes.

Mucha suerte para los que decidan participar. Siempre es positivo tener opciones para mostrar nuestro trabajo. Digo trabajo pero lo mío es felicidad, vocación, oxígeno, necesidad vital...

Un abrazo.

Largo pétalo de mar, de Isabel Allende



En plena Guerra Civil española, el joven médico Víctor Dalmau, junto a su amiga pianista Roser Bruguera, se ven obligados a abandonar Barcelona, exiliarse y cruzar los Pirineos rumbo a Francia. A bordo del Winnipeg, un navío fletado por el poeta Pablo Neruda que llevó a más de dos mil españoles rumbo a Valparaíso, embarcarán en busca de la paz y la libertad que no tuvieron en su país. Recibidos como héroes en Chile -ese «largo pétalo de mar y nieve», en palabras del poeta chileno-, se integrarán en la vida social del país durante varias décadas hasta el golpe de Estado que derrocó al doctor Salvador Allende, amigo de Victor por su común afición al ajedrez. Víctor y Roser se encontrarán nuevamente desarraigados, pero como dice la autora: «si uno vive lo suficiente, todos los círculos se cierran».
Un viaje a través de la historia del siglo XX de la mano de unos personajes inolvidables que descubrirán que en una sola vida caben muchas vidas y que, a veces, lo difícil no es huir sino volver.

GRACIAS VIVIANA RIVERO (escritora)

GRACIAS VIVIANA RIVERO (escritora)

No lo puedo creer. La prestigiosa escritora argentina VIVIANA RIVERO me ha dejado este mensaje. Un verdadero regalo de Navidad. Gracias Viviana.





Hola Lujan! Querida colega! Que lindo es escribir pero que difícil es este camino en sus comienzos. Yo golpee muchas puertas al comienzo de las editoriales grandes. Jamás me recibieron los libros nunca me los leyeron. Entonces decidí publicar con una editorial chiquita ( que me cobro muy caro!! Ya debes saber cono es esto) y esa ediciòn se vendió mucho, se agotó en pocos dias. Hicimos seis ediciones más y entonces recién allí las editoriales grandes que me habían dicho que no, me escribieron para que vaya con ellas.


Lujan sigue adelante lo que dicta tu corazón que nada detenga tus sueños. Y estate atenta a las oportunidades ...Dios siempre abre puertas.

Te mando un beso grande



Vestida de terciopelos, con mangas amplias, doña Emma se sintió envuelta como en una brisa, por un murmullo de palabras. Dejó en el armario sus papeles de dibujo y bordado y revivió un poco el fuego antes de partir hacia la iglesia.

‒El auto está listo‒dijo Jeremías.

Cuánta era su tristeza los domingos por la tarde. Hundida en un extraño sopor, escuchaba el revuelo de las hojas. Por los tejados se deslizaban los gatos que buscaban el último rayo de sol. El viento, en la carretera, arrastraba nubes de polvo. En la llanura ladraba a veces algún perro vagabundo y las campanadas proseguían con su repique que se perdía en la soledad del campo.

💗💗
Buenas y Santas...-Los hijos olvidados.
Amazon España.
Amazon Estados Unidos
Amazon México.

Ediciones Renacer

Que su autora este orgullosa de su obra. Todo llega, muy lento pero llega y cuando eso pasa, debería ser el día mas feliz de nuestras vidas pero: los celos, la envidia, el dinero, acomodos y tantas cosas muchas veces, opacan las obras y a los artistas. Es una lucha permanente, quijotesca, todos los días. Como entiendo esto! Abrazo y fuerza!...

GRACIAS!!!

Banner de Stefi Cabello

Banner de Stefi Cabello
Siempre le angustió crecer, el tic tac del tiempo...

"El secreto de la serenidad es aceptar lo inevitable y aprender a caminar en medio de la tormenta."

Ella hablaba sentada a la orilla del crepúsculo sobre el amor de su vida, el hombre que la sostenía... mientras seguían pasando cosas.

La casa como un barco a la deriva era su refugio. El sol dibujaba las horas en el silencio de la calle y escribía un libro cuyas páginas eran bellos tulipanes. Parada en medio de la vida, una mujer que lo tenía todo para ser feliz, se quedó como una niña huérfana esperando la ternura, el abrigo, con un reloj detenido en las manos.

---De El silencioso grito de Manuela.

Amazon América
http://a.co/bgKD3Rr
Amazon España
http://amzn.eu/40XUPwK
Free background from VintageMadeForYou