viernes, 29 de noviembre de 2019

Ganador del Premio Literario de Amazon 2019


Año 2093. Fisher Dantakis, presidente de Inmemorian, anuncia mediante una rueda de prensa a nivel mundial, que abarata los servicios de grabado y contacto con las consciencias de los que ya no están. La vida de Marc cambia por completo cuando decide cargar la consciencia de su tío Sebastian en la domótica de su apartamento, y esta le confiesa que no falleció de muerte natural, sino que fue asesinado.Con la ayuda de Ron Blake, un detective anclado en el pasado, investigarán el caso en una época donde la realidad virtual y la inteligencia artificial nos permiten viajar más allá de la muerte.

Inmemorian, de Ismael S. Rubio
GANADOR DEL PREMIO LITERARIO DE AMAZON 2019









---SIGUE LEYENDO

LICIA. Hermana mía

jueves, 28 de noviembre de 2019

Trama del cielo





La araña trepa por la pared de la antigua casa.
Ella entra despacio al cuarto vacío de su hijo. De pronto, escucha un llanto. Desesperada, abre un ropero. En el fondo, hay una caja con un muñeco roto en mil pedazos. Mira a un lado y al otro...
En la puerta, parada, la soledad.

L.Fraix

(microrrelato)
Del Libro---Vera Violetta. Cuentos del día después...







Querida Rosaura (Cap I, 3era parte)


Magdalena era rebelde y no aceptaba la pobreza; quería progresar, arreglar la casa que estaba descolorida, colocar unas cañerías nuevas y comprar algún auto. En el patio trasero donde el tío Agustín tocaba el acordeón, Magdalena criaba gallinas y luego vendía los huevos en el pueblo. El dinero lo colocaba en un frasco de vidrio y lo enterraba en el piso de tierra del galpón de las herramientas, justo debajo de un carro de lechero. Ella tenía miedo que llegaran los ladrones a robarle el fruto de su sacrificio, ese pequeño aporte que no alcanzaba para nada porque no había tregua para el consumo diario. Había que remontar hasta la cima todos los días, sin parpadear, con el deseo de regresar del desengaño para hermanarse con el mundo.

Magdalena veía cómo vivían sus hermanas en San Jerónimo Sud. A la residencia llegaba el doctor Horacio Santos a atender a la mamá Isabel que era muy frágil de salud; ellas se peleaban para recibirlo y lo acosaban con el anhelo vehemente de lograr su cariño. Él era demasiado perspicaz y suponía de antemano esos argumentos que le causaban gracia. No imaginaba rendirse ante los requerimientos amorosos de esas mujeres un tanto absurdas en el manejo de los sentimientos. Emancipadas y triunfantes parecían cobardes frente a la anacrónica prisa de quien las ignoraba y dejaba su modorra en esos patios y bajo el verde parral.

¿Por qué ellas viciaban con razonamientos fatuos las emociones y el amor?. Nadie entendía el porqué de esa conducta que las precipitaba a un retiro obligado. ¡Es que eran tan especiales!. Sagaces, calculadoras, ambiciosas y bonitas…, pero nada de eso alcanzaba para lograr la felicidad que las hermanas no tenían a pesar de los esfuerzos y el dinero. No sabían recorrer el camino del amor con sus etapas y sus pasos envejecidos por la sabiduría. El loco inventor de sueños le ocultaba el éxtasis que se consumía en el rubor de las candelas.
La gente de la población las conocía y ningún hombre se atrevía a acercarse a hablarles porque, seguramente, sería desestimado con un epíteto grotesco. Sólo tenían que presentar un renombre profesional: abogado, médico, arquitecto…



Para el bautismo de Rosaura eligieron a Isabel, hermana de Magdalena y muy diferente a todas. Ella era suave, dócil y cariñosa. Amaba a la niña como si fuera su propia hija; tenía deseos de protegerla porque, a pesar de ser un bebé, sentía que Rosaura se hallaba a la intemperie como si fuera huérfana. Es que Isabel veía a Magdalena fría y a Juan muy distante, eso le daba temor y, a veces, tenía la sensación de que debía suspender su matrimonio. Las manitas tibias alborotaban su sangre con besos cautivos que pedían asilo. El desgarro tenía la aspereza del llanto que se internaba en los cimientos de la casa, en las chapas de zinc de su techo, entre los gorriones y la lana de las ovejas.

José, su novio, era comerciante y vivía en Marcos Juárez (Córdoba). Isabel tendría que alejarse, después de su boda, a esa ciudad para empezar una nueva vida. Su futuro esposo era un humilde vendedor de almacén que no ganaba dinero pero que sentía mucho amor por Isabel a pesar de que José Shalli, su suegro, no lo aceptaba:

-¡Otro pobre en la familia! ¡Qué destino! Para eso las eduqué con tanto sacrificio. Si sabía me quedaba en Italia.


Entrevista Literatura Angora-Luján Fraix



Lujan fraix


J. M. Angora: Actualmente… ¿estás escribiendo algún libro nuevo? Y ¿qué nos podrías decir sobre ello?

Luján Fraix: Actualmente terminé de escribir una nueva novela. Todavía no tiene título porque estoy haciendo las revisiones y el título siempre lo busco al final. Es lo que más me cuesta trabajo. La novela es histórica como casi todas las mías pero no puedo decir más nada porque pienso enviarla a una editorial y para eso debe ser inédita. Yo sé que volverán a decirme que mi novela no es viable pero yo sigo insistiendo. Soy una persona que agota todos los recursos. Siempre he sido así. Tengo otra novela también inédita que envío a concursos y editoriales.

J. M. A.: ¿En qué te sueles inspirar para crear una historia?

L. F.: Me inspiro en las personas reales. Soy muy observadora y me interesa el perfil de cada uno: sus alegrías, carencias, amores, miserias… Tenemos tanto que contar que me parece atractivo desentrañar lo que cada uno guarda en su ser íntimo. Algunos personajes son ficticios totalmente como Isabel la protagonista de La Nodriza esclava. Los demás están inspirados en personas que conozco… Cada uno es único y me resulta muy entretenido hablar del aspecto psicológico de los personajes.



J. M. A.: Cuando escribes… ¿sueles escuchar música de fondo? O ¿te gusta estar en silencio? 

L. F.: Soy una persona solitaria y silenciosa. Escribo en mi escritorio o en la mesa del comedor, siempre tiene que haber espacio porque leo libros, busco información, todo lo que me pueda aportar a la historia y uso mucho el diccionario común y el de sinónimos. Escribo en silencio, de noche y en un cuaderno.


J. M. A.: ¿Con qué género literario te sientes más cómoda a la hora de escribir?

L. F.: Me gusta escribir sobre historia, pero mis novelas son todas diferentes y casi ninguna entra dentro de un género. Tengo una contemporánea y la gente mucho no le gusta; prefieren las historias de época como Buenas y Santas… o La abuela francesa que habla de los inmigrantes suizo-franceses que llegaron a Argentina a buscar su porvenir aproximadamente en 1860. La abuela francesa es una novela inspirada en mi familia: cuatro generaciones. La escribí con el sentimiento de una bisnieta que ama la tierra como ellos tratando de transmitir emociones, que es lo que en definitiva todo arte debe mostrar para llegar a la gente.


J. M. A.: Con respecto al libro de “Buenas y Santas...: Los hijos olvidados” ¿cuánto tardaste en escribirlo?

L. F.: La empecé en julio de 2017 y la terminé en marzo de 2018. Era para el Premio Literario de Amazon y estaba apurada porque tenía que hacer las correcciones antes de Julio. No fue una novela que tuviera que investigar mucho porque no habla de la historia sino de costumbres rurales de la época. Es el tema que más conozco porque crecí entre el campo y el pueblo.

Por lo general, las historias las escribo en un año o menos pero las mías apenas pasan las doscientas páginas. No me gustan los libros extensos porque se dispersa mucho, a mi gusto, el tema central y a mí me interesa centrarme en eso y que resulte prolijo todo. Soy igual cuando leo libros; si existen demasiados personajes e historias internas me pierdo. Me pasó con el libro de Isabel Allende Más allá del invierno que mezcla política y eso hacía que salteara las páginas porque esa parte ya la conozco. La ha contado en casi todos sus libros.


J. M. A.: En referencia a la pregunta anterior, al ser una novela ambientada en 1910… ¿te tuviste que documentar sobre la época?

L. F.: No mucho porque la novela habla de las costumbres rurales, no de episodios históricos. Sí, tuve que investigar cómo se vestían, los carros que usaban, la forma de hablar. Hay una parte que habla de París, allí sí fui a algunos libros para ubicarme un poco en París de aquella época: sus calles, sus viviendas, el ambiente, hasta los objetos. Cuando leo me gusta saber todo eso, soy muy detallista, y es por eso que cuando escribo trato de exponerlo también.


J. M. A.: ¿Por qué decidiste ser escritora? Y ¿Qué escribiste la primera vez?

L. F.: A los tres años ya tenía libritos de cuentos que no podía leer porque no sabía. Mi madre me los leía y yo ya sabía las letras y los escribía todos, luego hacía que leía. Los libros siempre me gustaron más que los juguetes y a los ocho años ya empecé a escribir mis primeros cuentos de hadas. “El príncipe y la flor” fue mi primer cuento, luego seguí con historias de fantasmas, de todo… Ser escritora siempre fue algo inalcanzable, yo escribía porque me daba felicidad (como ahora).

Cuando terminé el secundario quise estudiar abogacía y después me incliné por el profesorado de Letras para estar cerca de los escritores en tertulias, charlas, conferencias, etc. No imaginaba que yo pudiera publicar y que pudiera llegar a algo. No me considero escritora. Estudié de todo pero porque me gustaba, me apasionaba estudiar y también presentarme a concursos, publicar mis libros de poesía. Todo sola. No tenía otras expectativas porque pensaba que nunca iba a llegar. Con internet ahora es todo diferente. Por lo menos alguien me lee aunque sean pocos.

J. M. A.: ¿Hay alguna parte de alguno de tus libros que te costara trabajo redactar porque no sabías cómo continuar con la historia? Y ¿cómo te vino la inspiración?

L. F.: No porque la historia la tengo armada en la cabeza y a medida que voy escribiendo me van surgiendo cosas. A veces, no tengo inspiración pero al rato sigo… Lo que utilizo mucho es el diccionario. Leo palabras y eso me ayuda a arrancar. Contaba mi profesora de taller que un escritor argentino llenaba un frasco con palabras y las iba sacando de a poco y así armaba las oraciones.  Yo necesito disparadores, luego sigo sola. Me enseñaron a hacerlo en el Taller de Narrativa como un recurso más.


J. M. A.:  ¿Qué familiar te dio ánimos para que siguieras escribiendo nuevas historias?

L. F.: Yo siempre hice todo sola. Mi madre le gustaba mucho leer y mi padre también pero menos. Mi inclinación por la escritura es innata, me vino con los genes, tal vez de algún antepasado. Mi madre fue la que me impulsó a seguir siempre, ella leía todo pero sabemos que las madres no pueden ser objetivas. También mi profesora de Taller Susana y mi profesor del Conservatorio Lírico. Él decía que cuando escribía poemas religiosos parecía sor Juana Inés de la Cruz. El profesor me tenía estima y me consideraba su mejor alumna. Está mal que lo diga yo pero así era.


J. M. A.:  Sabemos que te gusta escribir poesías, ¿hay alguna que te guste por algo en especial?

L. F.: La poesía no es lo mío, siempre escribí cuentos. Cuando iba al Taller me empujaron a hacerlo y luego me pareció que era una buena forma de expresar sentimientos. Tengo dos libros publicados y estudié de Preceptor Lírico. Allí aprendí a escribir poemas clásicos. Me gustan muchas poesías, pero creo que la que más me llega es la que escribí para un concurso del día de la Madre en mi ciudad. Gané el concurso y me premiaron con una plaqueta en la Plaza Colón, en el monumento a las madres. Luego yo hice una igual para mi mamá en el Jardín de Paz. Hacía un año que había fallecido, el premio era de las dos. Se llama MADRE ESCRIBE… y es un soneto.



J. M. A.: ¿Tus lectores prefieren el ebook o el libro en físico?

L. F.: Yo no tengo muchos lectores, hay que ser sinceros. En amazon compran más el ebook por el precio pero tengo gente que compra el libro físico y eso para mí tiene doble valor. En Argentina todavía nos gusta el libro en papel para escribir dedicatorias y llevarlo de un lado a otro. Yo, por ejemplo, soy de dejar libros en lugares públicos. A mí me gusta tenerlo en las manos, pero los lectores sobre todo de España lo ven diferente y me alegra porque podemos llegar a más gente.


J. M. A.: Sabemos que es difícil elegir un manuscrito entre todos los que tienes, ya que cada autor los considera cómo hijos, pero… ¿qué libro o poesía es el que más te gusta? Y ¿Por qué?

L. F.: Sí son como hijos y yo no los puedo abandonar, por eso escribo siempre sobre ellos. La gente debe pensar que estoy haciendo una mala publicidad pero no estoy escribiendo… me encanta volver sobre ellos y sus personajes. La abuela francesa creo que es el que más me llega porque se trata de varias generaciones: mis tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, padres y al final una biografía mía pequeña. Estuve tres años escribiendo esa historia y la familia me dijo que estaba muy emocionada, está basada en hechos reales pero tuve que agregar ficción para enlazar las secuencias. Me gusta mucho Buenas y Santas… también porque muestra la sociedad de la época y la autoridad de una madre que por mantener la honra de toda su familia vive en la mentira una vida entera.



J. M. A.: ¿Cómo es tu experiencia siendo autora de editorial y autora autopublicada?

L. F.:Edité cuatro libros por editorial pero soy autopublicada. Hasta ahora ninguna editorial me ha llamado, pero mi objetivo es ése porque ya todo lo he hecho en la vida. Estoy luchando día a día por llegar a una editorial de las que tienen nombre propio (por decirlo de alguna forma) aunque sé que es difícil. Ser autopublicada es un detalle, yo necesito estímulo, aprobación… En Argentina no existes si no publicas por Planeta o por Penguin Random House; esa es la dura realidad.

 Muchos hablan de malas experiencias con editoriales. Yo eso todavía no lo viví y quisiera hacerlo, es un sueño. Me atrae ese mundo de Ferias del Libro, de firmar ejemplares, de lectores que te miman… En fin, creo que quedará en un sueño, es muy difícil. Y más con el tipo de novela que yo escribo. Hoy venden las novelas Histórico-románticas en Argentina.



J. M. A.: ¿Tienes en mente seguir escribiendo? 

L. F.: Yo creo que la vida no me va a alcanzar para escribir todo lo que quisiera, lo mío es vocación, es como respirar. Una necesidad vital. Por eso regalo los libros, hago de todo porque me da felicidad. No especulo con vender, no lo considero un trabajo, es algo que llevo incorporado dentro de mí y que llevaré hasta el final de mi historia.



J. M. A.: Observando el perfil del libro “La abuela francesa” en el portal de Amazon vemos esta bonita reseña de Cristina Suárez:

"No conocía a Luján Fraix, pero después de leer "La abuela francesa" me llené con las vivencias de su familia, con el origen de ella y con la historia del país que les acogió. Porque la novela es más que una narración sobre unos inmigrantes, los tatarabuelos de la autora, Francisca y Juan José, que llegaron desde Suiza a Rosario (Argentina) en 1860 y allí establecieron su nuevo hogar con sus hijos. Y digo que es más que eso porque intercala pasajes de los acontecimientos históricos, políticos y culturales, no sólo de Argentina, sino mundiales. Así, a la vez que conoces la vida de sus antepasados los sitúas en el contexto que les tocó vivir.
Melanie, llamada posteriormente la Gra-Mamá por sus nietos, fue una de las hijas de Francisca y Juan José. Se convirtió en una luchadora que supo sacar adelante y con personalidad a su gran familia. Ella fue el bastón sobre el que se asentaron las generaciones venideras. Una mujer fuerte pero sensible, una mujer que le gustaba plasmar en el papel sus pensamientos.
El libro es un retrato de esta gran mujer y de sus descendientes, con sus pesares, sus alegrías, sus momentos, sus debilidades y sus triunfos. Es una novela escrita con mucho amor por una bisnieta de Melanie que siente en su alma el legado que ella les dejó.”.

¿Te esperabas esta reseña? ¿Qué sientes al leerla?

L. F.: Cristina Suárez realiza unas reseñas fantásticas. No esperaba un comentario así. Me siento muy feliz, le agradecí en su momento y siempre la vuelvo a publicar cuando promociono los libros. Es un regalo. Inolvidable.

En realidad, no soy de esperar nada ni de pedir reseñas… Me gusta que todo se dé de manera espontánea, si no sucede sigo mi camino. No me sirve engañarme; la reseña de Cristina apareció sola, de repente, y eso me emocionó mucho.



J. M. A.: ¿Qué les dirías a los lectores que todavía no conocen tus libros?

L. F.: Es difícil la pregunta porque los lectores hoy buscan otro tipo de historias. Les diría que mis libros tienen mucho de verdad, son auténticos, como la vida misma. Las historias son entrañables pero tienen matices porque no todo es color de rosa.

Les diría que te dejan mensajes y que reflejan valores. Son historias costumbristas cargadas de sentimientos y también son espejos de la realidad.



J. M. A.: Si quieres comentar algo que no te haya preguntado, puedes exponerlo a continuación:

L. F.: Decir que escribo por amor a una vocación que siento y que alguien puso en mi camino para que yo pudiera salvarme de todas las tristezas de la vida. Que escribir me ha sanado y que lucho por llegar a dar todos los días un paso más, con amor, dedicación, estudio y trabajo. Llevo diez años en las redes y he recibido mucho cariño del otro lado, he conocido gente maravillosa y eso me llena de felicidad


Agradecemos la entrevista que nos ha concedido la Escritora Luján Fraix. Desde J. M. Angora le deseamos que tenga mucho éxito con sus futuras publicaciones y que los lectores se animen a leer sus libros.

Sus libros:
  • Amor Verdadero (poesía, 2000) Ed. Raíz Alternativa (Buenos Aires)
  • Molinos de viento (cuentos, 2002) Ed. Raíz Alternativa (Bs. As)
  • Septiembre (poesía, 2007)  Ed. De los cuatro vientos (Bs. As.)
  • El silencioso grito de Manuela (novela, 2017) Ed. Dunken (Bs. As)
Este libro fue a:

Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2018.
Feria Internacional del Libro de La Rioja 2018 (Argentina)
Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2018
EN AMAZON:
  • La Novia ¿Ella regresó por amor?(novela)
  • Querida Rosaura ¿Cuánto dura el amor? La eternidad (novela)
  • La abuela francesa (novela)
  • La nodriza esclava (novela)
  • Buenas y Santas… Los hijos olvidados (novela)
  • Los duendes de la casa dulce (cuentos infantiles)
  • Vera Violetta (cuentos)
  • Maestros (ensayo sobre el Arte)
  • Puerto soledad: La guerra de Malvinas-1982-


Ver entrevista de la Escritora Luján Fraix.





¡No te pierdas el lunes el top 5 de las novelas más vendidas!



- J. M. Angora; Blog literario - 

Apostando por la cultura

miércoles, 27 de noviembre de 2019

El huerto de las Mujercitas, de Gloria V. Casañas



A mediados del siglo XIX en Concord, un histórico pueblo de Massachusetts, los vecinos son ilustres pensadores en la época: Emerson, Thoreau, Hawthorne, y entre ellos la familia Alcott, cuya segunda hija, Louisa May, acaba de saltar a la fama literaria con una novela juvenil.
Hasta allí llega Analisa Clemens en compañía de su tía, huyendo de la Guerra de Secesión. Lectora empedernida, Analisa busca refugio a sus pesares en los libros, y halla una extraña coincidencia entre sus sentimientos y los de las hermanas March de la famosa novela Mujercitas. Un manuscrito que descubre aspectos insospechados de la vida en Concord le demuestra que aquel lugar no es el apacible pueblo blanco que parece, y la intriga por saber a quiénes se refiere el anónimo autor de esas páginas la conduce a la gente de las colinas y a Justin, un joven de carácter y modales por completo opuestos a los de su antiguo prometido. Su afán de vivir aventuras la empuja hacia Orchard House, la casa de las mujercitas de la novela. En ella, Analisa encuentra no sólo la respuesta a sus incógnitas, sino una revelación que cambiará su vida para siempre.
En el huerto de las Mujercitas rinde homenaje a una escritora que evadió los esquemas de pensamiento reservados a las mujeres de entonces, se atrevió a desafiar las convenciones sin perder su amor por la familia ni el romanticismo, y dejó profunda huella en otros escritores. Es también una novela dentro de otra, a tal punto fusionadas que la realidad se torna ficción y ésta se vuelve real. Louisa May Alcott actúa en ella como un personaje más, revelándonos secretos desconocidos de la familia y de su papel en la historia de Concord, un sitio que Gloria V. Casañas conoce y ama, y del que trae para sus lectores, además de una romántica trama, un encantador diario de viaje por Orchard House y sus alrededores.

El huerto de las Mujercitas, de Gloria V. Casañas
-------------------------Pasión por Luisa M. Alcott, Jane Austen, las hermanas Brontë.

La Torre de Babel





Brueghel




El texto del Génesis señala que los hombres, reunidos en la llanura de Shinear después del Diluvio, resolvieron levantar una torre gigantesca. Dios (Yahvé), al ver que lo intentaban, obstaculizó sus planes "confundiendo sus lenguas" de modo que los obreros no pudieron entenderse entre sí.

La leyenda de la Torre reposa sobre una realidad. Existía en efecto en Babilonia una construcción de varios pisos llamada Zigurat, de acuerdo al vocablo Babilónico, de origen desconocido y que fue restaurada en tiempos de Nabopolasar (625-615, antes de nuestra era) fundador de la dinastía caldea.

Sin embargo, nadie permite pensar que los babilonios levantaron tal construcción por presunción. Según la inscripción más antigua, lo hicieron por orden del dios Marduk, y parecen haberla hecho para asegurar la armonía entre el cielo y la tierra.

¿Dónde está la Torre?

Entre el siglo XVI y los inicios del siglo XX, numerosos viajeros y exploradores occidentales fueron a Mesopotamia y es esforzaron en localizar el famoso edificio. Algunos propusieron ubicarla en Afar Quf, al oeste de Bagdad, otros en Borsippa, en la proximidades de Babilonia... Sólo las excavaciones arqueológicas permitirían establecer la verdad.

En 1913, el arqueólogo alemán Robert Koldewey descubrió finalmente la ubicación de la Torre. Su base es un cuadrilátero de 91,55 m por lado. Su centro, que es la parte más antigua, está formado por un núcleo de ladrillos crudos cuya altura fue aumentada en tiempos de Nabopolasar y de Nabucodonosor y que fue cubierto por un nuevo paramento de ladrillos cocidos. Las excavaciones han dejado a la vista tres escaleras, dos laterales y una central; esta última perpendicular a la estructura del edificio.



Gustave Doré



Estas reseñas han sido apoyadas por textos antiguos, como el relato de Heródoto y sobre todo la tablilla llamada "Del Esagil" conservada en París en el Museo del Louvre, copiada en el año 229 antes de nuestra era de un documento antiguo que describía el estado de la Torre. De una altura aproximada de 90 m, el edificio piramidal tenía siete pisos, hechos de muros con resaltos, sin duda verticales. El último piso tenía instalaciones para el culto, adornadas con los ladrillos esmaltados azules de Nabucodonosor.

martes, 26 de noviembre de 2019

Guía para escribir una novela



LA NOVELA NO CONOCE LÍMITES NI LEY


Sentí la necesidad de publicar este artículo porque leo siempre consejos sobre LA NOVELA y cómo escribirla en las redes sociales. Alguien dijo hace algunos días: "yo escribo lo que quiero, no lo que otros esperan leer..."

Lo cierto es que para escribir una novela hace falta inspiración y para ello no se necesitan títulos académicos. Yo estudié letras, eso no quiere decir que escriba bien o que mis historias sean atrapantes, más bien todo lo contrario. Pero eso, como a mí o a muchos, no debe desilusionar porque existen lectores con gustos diversos. Amazon es un ejemplo de ello... Entre tantos libros, los preferidos son: novelas románticas, policiales, de intriga o suspenso. Ese medio es muy bueno porque permite llegar al mundo, pero he leído en la COMUNIDAD que muchos se sienten abatidos porque no venden, eso significa que no son leídos.

Primero que nada no hay que caer en ese círculo cerrado porque existen otros medios de llegar a la gente, siempre que la historia esté bien escrita, sin errores ortográficos, tratando de no repetir palabras. Debemos tener cuidado con el gerundio que, incorrectamente utilizado, induce ambigüedad y es eso lo que hace su uso poco recomendable en la literatura por la falta de precisión y claridad que puede devaluar un escrito. La gramática es muy importante pero también lo es la inspiración... porque lo primero lo podemos dejar en manos de un corrector, lo segundo no tiene solución.

---------------------------



La novela es una forma narrativa en prosa, de cierta extensión,.
sobre un tema ficticio o real.

Puede considerarse una creación europea del siglo XVI,
si bien el gran desarrollo de este género 
ocurrió en el siglo pasado, se extendió y popularizó en este siglo.
La novela es la sucesora en prosa
de los antiguos poemas épicos en verso.



LA NOVELA ES EL GÉNERO LITERARIO MÁS FLEXIBLE. Admite todas las creaciones innovadoras que la imaginación del autor pueda concebir: no conoce límites ni ley.

Puede ser:

* NARRACIÓN LARGA: más que el cuento, aunque existe la novela corta o nouvelle de 50 a 100 páginas.

* EN PROSA: no existen novelas en verso.

* SOBRE CUALQUIER TEMA: histórico, social, individual, policial, etc.

* DE ESTRUCTURA FLEXIBLE: son posibles todas las que pueda concebir el autor.

* CON PROPÓSITO ARTÍSTICO: se trata siempre de una obra de arte.

 ********************

CLASES DE NOVELAS:

Pastoril, picaresca, de caballería, biográfica,
histórica, sentimental, de costumbres, de aventuras,
policial, social, ideológica,
psicológica, poética.


LA NOVELA MODERNA ha adoptado las más variadas e inusitadas formas. No existe ningún prototipo y cada autor actúa con independencia artística. Eso es válido tanto para el contenido como para la forma y el estilo.

Sin embargo, como desde sus orígenes, sigue siendo una forma con exposición, nudo y desenlace. Cada tipo de novela tiene una estructura propia, su armazón. En esencia, es siempre una cadena de hechos dispuestos a gusto del escritor.

Además, tiene la posibilidad de cruzarse con otros géneros literarios, cuyas ventajas aprovecha. Existen estructuras mixtas:

* NOVELA DIALOGADA: se entrecruza con el teatro y está totalmente escrita en diálogos (LA CELESTINA).

* NOVELA EPISTOLAR: todo se narra en forma de cartas que personajes se dirigen a otros (PEPITA JIMÉNEZ, de JUAN VALERA).

* DOCUMENTAL: intercala documentos históricos, reportajes, crónicas, noticias periodísticas, memorias, relatos, etc... tomados de la historia o de la vida real. (PANTALEÓN Y LAS VISITADORAS, de VARGAS LLOSA).

* NOVELA-ENSAYO. el relato es una forma de exponer ideas y opiniones sobre un tema determinado: muestra una teoría a través de lo que hacen o dicen los personajes (algunos cuentos de BORGES).

* NOVELA EXPERIMENTAL: los escritores actuales están intentando nuevas formas novelísticas que difieren de las estructuras tradicionales (RAYUELA, de J.CORTÁZAR) que mezcla tres partes diferentes y admite dos lecturas posibles. Una los capítulos 1 al 56 corridos y otra los capítulos siguientes combinados con otros anteriores.

LA NOVELA aplica los procedimientos para la narración en cuanto a la secuencia de los hechos presentados: cronológico, salto atrás, alternación, encadenamiento y relato enmarcado.

LOS PERSONAJES PUEDEN SER:

* Reales o ficticios.

* Individuo, carácter o tipo.

* Protagonista, antagonista, confidente y personajes secundarios.

* Estáticos y dinámicos.

* Presentación expositiva o dramática.

* Caracterización: simple o compleja.



Pero como LA NOVELA 
es un género literario flexible, a veces suelen darse
otras posibilidades:

* No hay personaje central: la obra es la historia de toda una progenie,
a través de varias generaciones
(CIEN AÑOS DE SOLEDAD, de GARCÍA MÁRQUEZ.

* No hay personaje principal; la novela narra, combinadas entre sí,
las acciones de numerosos personajes.
(LA COLMENA, de C.JOSÉ CELA, con 300 personajes)

* Novelas cíclicas: los personajes se repiten a través de varios textos distintos
(P GALDÓS Y MANUEL GÁLVEZ)

----------------------------



Desde lo personal, respeto a los autores de Amazon y felicito a quienes tienen la suerte de ser exitosos. La mayoría quisiéramos lograrlo, es nuestro sueño; pero también considero que no todo empieza y termina allí. Conozco talentosos escritores que han llegado lejos por otro camino, tal vez, más largo y difícil pero no imposible.

Escribe lo que puedas, como lo sientas y sigue tu inspiración como lo hicieron los grandes a través del tiempo.

Por último quiero recordar algo que escuché en el Taller de Narrativa y que siempre lo cuento: Borges, cuando no era conocido, colocaba sus libros en los bolsillos de los sacos que estaban colgados: un ejemplo de humildad y perseverancia.



lunes, 25 de noviembre de 2019

Entrevista de Tefi Lecouna


ENTREVISTA DE TEFI LECTORA LECOUNA
Autora nacida en la ciudad de Carcarañá (Santa Fe-Argentina).
Estudió profesorado de Letras (castellano, literatura y latín).
Asistió durante 15 años al taller Literario "Encuentros" en la ciudad de Rosario-Santa Fe-Argentina.
Estudió de Preceptor Literario en el Conservatorio L. de Rosario.
Logró premios y menciones. Participó en más de 40 antologías compartidas y tiene cuatro li-bros propios publicados: "Amor Verdadero" (poemas, 2000), "Molinos de Viento" (cuentos, 2002) "Septiembre", (poemas, 2007) y "El silencioso grito de Manuela" (2017) Buenos Aires.
Algunos de sus libros han sido utilizados en escuelas como material de estudio.
Desde 2016 publicó por Amazon sus otras novelas y libros de poemas y cuentos.


TL: ¿Cómo y cuándo empezó tu interés de escribir o narrar?
LF: Empecé a escribir a los 8 años. Me gustaba mucho leer de todo desde cuentos hasta li-bros de medicina. Yo creo que la mayoría hemos sido lectores antes que autores. Esos libros nos han marcado el camino.
TL: ¿Qué te gustaba leer de niña?
LF: Primero leía cuentos infantiles: “La dama y el vagabundo”, “Sandokan”, “El Principito”, “Blanca Nieves”, “Pinocho”… Todos. Después empecé con las novelas de misterio de Ágatha Christie, Patricia Highsmith, Georges Simenon, Conan Doyle y más tarde con los clásicos.
TL: ¿Preferís algún género en particular?
LF: Me gusta mucho la novela histórica, soy de leer clásicos pero también aquellos libros que me dejan algo, de los que puedo aprender, donde los personajes son enriquecedores y apor-tan mucho. No me gustan mucho los libros que se leen “fácil” como dice la mayoría, sino aquellos que muestran perfiles problemáticos con su parte positiva también. La vida es eso.
TL: ¿Tenés algún autor preferido?
LF: Gabriel García Márquez me marcó el camino en la adolescencia. Cuando leí “Cien años de soledad” quedé maravillada y quise, en ese momento, ser como él. Hoy en día me gustan otros autores como Kate Morton, Carlos R. Zafón, Gloria V. Casañas, Viviana Rivero, Cristina Bajo me encanta, son joyas literarias sus libros, Isabel Allende, Borges…
TL: ¿Tenés un momento o un lugar para escribir?
LF: Tengo mi escritorio pero puedo escribir en el comedor también, lo que sí necesito espa-cio para apoyar todo tipo de libros porque consulto mucho y el diccionario. Yo escribo en cuadernos, el contacto con el papel es insuperable para mí.
Escribo por lo general de noche, entre las doce y la una.
TL: ¿Necesitas una rutina para escribir?
LF: Escribo todos los días, no puedo dejar de hacerlo aunque he tenido períodos de descan-so. Para mí es una necesidad vital.


TL: ¿Cómo te surge la idea para escribir una novela?
LF: La idea me surge de la observación, los personajes por lo general son inspirados en per-sonas reales porque me interesa ahondar en la parte psicológica de cada uno. Somos seres tan ricos, tenemos tanto que contar que me resulta atractivo. Luego invento una historia que puede ser real o fantástica.
TL: ¿Cómo buscas los datos históricos, técnicos que aparecen en tus novelas?
LF: Busco en libros de Historia, en algunos que tengo sobre el tema, en internet… A veces, es frío ese tema pero hay que ser exactos porque la gente le gusta saber en qué contexto está ubicada la historia. “La abuela francesa” es una de esas novelas que me llevó tres años entre datos de la época y enlazar la vida de mi familia a través de las generaciones.
TL: ¿Te lleva mucho tiempo? ¿Qué fuentes utilizas normalmente?
LF: No me lleva mucho porque lo que más me interesa es hablar de los personajes, sus cos-tumbres y miedos, alegrías y tristezas. Lo histórico es un detalle como para completar la trama y para ubicar en tiempo y espacio.
TL: ¿Cómo construís a tus personajes? ¿Hay algo a que le prestes especial atención para elaborarlos?
LF: Los personajes están inspirados en personas que conocí o que conozco, que tengo cerca. Los elaboro a partir de la observación y de su manera de enfrentar la vida con todo el bagaje de conocimientos y de carencias que puedan tener. Por supuesto que es ficción y está todo el armado que yo, con mi imaginación, le puedo dar. Soy de ir, sin pensarlo a veces, hacia el realismo mágico. Debe ser la influencia de G. Márquez.
TL: ¿A veces te pasa que no te surge ninguna idea, te bloqueas?Y si es así, ¿cómo lo superas?
LF: Nunca me bloqueo, me surge una idea y la persigo, le doy la vuelta. Pienso en el principio y en el final. Si me parece buena la continúo, por supuesto que me pasa que a medida que voy escribiendo me van surgiendo ideas y la historia, como siempre, me lleva para otro lado. Co-mo cuando escribí “La novia” para el premio de Amazon, intentaba ser un policial porque la gente consume mucho ese tipo de género y después terminé escribiendo algo paranormal, contemporáneo, realista…

TL: ¿Qué sentimiento sentís cuando terminas de escribir tus novelas?
LF: Me alegro pero no me puedo despegar de los personajes. Es más hoy en día los persigo, los muestro, escribo sobre ellos en las redes sociales. Están vivos, los quiero… Es por eso que publico todo el tiempo hablando de las novelas. La gente debe creer que realizo publicidad para que los compren, pero estoy realizando el ejercicio innato de la escritura que llevo dentro como una pasión.
TL: ¿Hay algún sentimiento que tengas cuando llega a las librerías tu novela?
LF: Bueno, sólo tengo una. El sentimiento es maravilloso, un sueño dulcemente alcanzado. El que tuve desde niña. Lo que ocurre es que yo no soy una escritora popular entonces no vivo lo mismo que aquellas que tienen el contacto con los lectores. Sueño con eso, es mi prioridad. Tal vez llegue algún día, tal vez no…
TL: ¿Qué afinidad tenes con tus lectores?
LF: Hermosa, no tengo muchos pero trato de dialogar con ellos a través de las redes. Me siento acompañada y querida. Busco lectores, es el propósito de todo autor para sentir que vale la pena continuar en este arte maravilloso.
TL: ¿Cómo te sentís cuando comentan tus novelas?
LF: Me gusta que comenten mis novelas, si no les gustan acepto la crítica siempre que sea con altura, enriquecedora y con respeto.
TL: Para finalizar la entrevista, querés agregar algo más.
LF: Quiero decir que escribir es mi vocación, que va más allá de que si vendo o no libros, que mi deseo es llegar al lector por cualquier medio y que si eso no sucede voy a seguir luchan-do… No considero, en mi caso, la escritura como un trabajo, para mí es dicha, felicidad.
TL: Muchísimas gracias por tu tiempo y permitirme hacerte esta entrevista. Besotes y abra-zos enormes.
❤❤❤
Gracias a ti Tefi, por tu generosidad con las autoras tanto las consagradas como las que venimos luchando desde hace años por nuestra vocación.
Es la primera entrevista y me da felicidad que la haya hecho una argentina porque los otros países, especialmente España, ya me han dado mucho.
Argentina es mi país. Un abrazo enorme.
Les dejo el enlace a la página
ENTREVISTA DE TEFI