Popular Posts

jueves, 30 de julio de 2020

miércoles, 29 de julio de 2020

Charlotte, Emily y Anne Brontë




Novelistas, hijas de un clérigo de Yorkshire (Inglaterra). Perdieron a su madre en su tierna infancia, pero con su hermano Branwell (1817-1848) vivieron una intensa vida imaginativa, inventando mundos de fantasía, escribiendo historias y poemas y produciendo su propia revista miniatura.

Más adelante, Charlotte (1816-1855) fue maestra e institutriz; escribió novelas, entre ellas el relato romántico Jane Eyre (1847). Emily (1818-1848), que también trabajó como institutriz, es conocida por sus poemas y sus Cumbres Borrascosas (1847), magistral tragedia que se desarrolla en Yorkshire, lugar que ella amaba apasionadamente. Anne (1820-1849) fue la autora de dos novelas: Agnes Grey (1848) y El inquilino de Wildfell Hall (1847)

Branwell, quien desde pequeño mostró aptitudes como escritor y pintor, se volvió alcohólico y adicto al opio. Trágicamente él, Emily y Anne murieron de tuberculosis entre 1848 y 1849.

Casa-Museo

martes, 28 de julio de 2020

An Ilustrated Treasury, de Rebecca Dickson





El libro Jane Austen: An Ilustrated Treasury, de Rebecca Dickson, publicado en 2008 por Metro Books. El libro es una exploración interesante de la vida de Jane Austen y la sociedad que la rodea.

La contraportada te lleva al mundo de la autora: las dificultades que enfrentó, los amores que perdió y el agudo sentido de la ironía que la mantuvo en marcha. Completamente ilustrado con obras de arte de la época de la Regencia, el libro también explica aspectos clave de la vida de la época de Austen.

Este tesoro también contiene reproducciones de muchos documentos importantes.

lunes, 27 de julio de 2020

Buenas y Santas... :Felicitas




Felicitas, una adolescente, sentía la custodia de su madre, la dueña de la estancia La Candelaria.
Doña Emma era una mujer demasiado autoritaria que no reparaba en los sentimientos y en las emociones, sólo daba órdenes. Pensaba que lo sabía todo. Guardaba secretos inconfesables. 

Felicitas se aburría en aquella estancia argentina y solía escapar, a escondidas de su madre, en su caballo mientras Antonio, el capataz, la miraba entre los surcos arados con la esperanza de amarla. No sabía que no podía... Así se lo hizo saber un día doña Emma.

"El amor no entiende razones", pensó Antonio y se refugio en su rancho de peón a esperar un milagro.

(click en el enlace)


¿Quién fue Arlequín?





Arlequín fue el más famoso de los personajes del primitivo teatro popular italiano. Llevaba máscara con cejas, bigotes de crin y verruga en la frente. Pero lo que lo identifica todavía es su vestimenta de coloridos rombos, es decir retazos de ropas porque era el más miserable y torpe de los bufones.

En escena hablaba un burdo dialecto campesino que de sólo oírlo daba risa.


Arlechino o Arlequín solía aparecer en los juegos de máscaras del Carnaval de Venecia. De allí, salió, en el siglo XVI, la Commedia dell´Arte, una creación colectiva cuya influencia se prolonga hasta nuestros días.

La importancia del personaje se extendió a todos los escenarios europeos, de los clowns ingleses al Pierrot francés. Los grandes cómicos del cine mudo como Charles Chaplin, Buster Keaton, etc y los mimos Marcel Marceau y el argentino Ángel Elizondo son herederos del Arlequín italiano.


"Allí donde hay un circo o simplemente un payaso, la Commedia dell´ Arte sobrevive, burlándose sin pausa de la eterna comedia humana".

domingo, 26 de julio de 2020

La tentación de Eleanor, de Francine J.C.



¿Puede una inocente tentación traer tantas consecuencias?


La muerte de su padre y un desliz con el hijo del carnicero, provocarán que la vida de Eleanor Berry cambie su rumbo y acabe a merced de Andrew Somerset, un arrogante conde.

Una historia de amor en la Inglaterra de 1818.
Él se enfrentará a quien haga falta por protegerla.
Ella luchará a brazo partido por lograr su independencia.

Ninguno cederá en su empeño.
Pero solo juntos lograran lo que anhelan.

La tentación de Eleanor, de Francine J.C.

Participa...
premioliterario2020

sábado, 25 de julio de 2020

El Libro de los Recuerdos


EL CAMPO COMO SEPULCRO DE PÁJAROS




De chica, no me gustaba el campo de mis antecesores porque decía que se parecía a un sepulcro por el sonido de los pájaros; es que muchos de mis familiares estaban muertos, pero se los seguía nombrando como si estuvieran presentes.

Un día, tuve que quedarme a dormir en la chacra de Betty (mi prima) porque había llovido y no podía volver. ¡Cómo sufrí! El mugido de las vacas me torturaba y el silencio, luego, me irritaba tanto que no lograba descansar.


Esa planicie me recordaba al cementerio donde dormía el alma de mi abuela Rosa y la de sus hijos, la del abuelo de bigotes blancos..., acurrucados en ese asilo tan necesitado de afecto. Sin embargo, esos acontecimientos quedaron marcados en mi vida con la bondad y la transparencia de mi tío Rubén.

Recuerdo su sonrisa, su generosidad, su corazón niño... y aquella casita blanca en medio de la llanura con su molino, sus malvones, el burro, los perritos y ese viento que acariciaba la cara.

Luján Fraix

El Libro de los Recuerdos



Pinturas de Robert Duncan




Hoy publico otra vez esta entrada
en homenaje a mi padre
que falleció hace cinco años,
que amaba el campo y que vivió para él
añorando sus días de juventud.

Gracias papá,
te cuento que estoy cuidando tus cosas
como si tú estuvieras aquí
aunque no con el mismo amor porque tu sentimiento


era tan enorme, tan irremplazable...


Amazon
-------------------------------------------------------------------Pasión por
Los hermanos Grimm, El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, Han Christian Andersen, Mark Twain, Perrault.

miércoles, 22 de julio de 2020

Vera Violetta-cuentos del día después...




ÍNTIMO REGRESO


Nací al lado de la piedra, junto a la montaña,
en una madrugada de primavera,
cuando la tierra,
después de un largo sueño,
se corona nuevamente en flores.”

Alfonsina Storni.




En la avenida de las madréporas hay una casa; ella lo sabe ya desde algún tiempo por eso escribe poemas de mar y de arena. Gobierna la razón y esparce el agua de su cosecha como dádiva exquisita.
Está enferma o simplemente fatigada por la lucha diaria y quiere emigrar hacia otro cielo de escasas soledades, donde los años no vencen a las fuerzas por sus propios medios. Camina sobre los tacones antiguos tratando de pulir los pensamientos para no caer convertida en cenizas sobre los musgos escardados.

Acostumbra a obrar con reflexión, procura la instauración gradual de las ideas, fortalece y repara sus ruinas… pero ya no puede controlar sus emociones. Es sabia e inestable y lleva en las venas un líquido que hierve como la sangre del rosal a pesar de su espuma de nácar. Todavía le queda tiempo para elegir y escapar del gris de la mediocridad con el valor de una grande que se enfrenta a los cánones establecidos.
En su cabeza, los versos octosílabos recitan odas de cámara en algún baptisterio de catedral para huir del realismo. Es sólo una mujer que dibuja con palabras que dicen más que todas las verdades pero está cansada de fingir; una voz le confiesa que el mundo la castiga con violencia y que la injusticia trepa por sus tristezas febriles hasta ahogar las lágrimas mientras la nodriza fina acomoda las sábanas para el próximo descanso.

Cada uno de los latidos de su arteria es un reloj que reduce a polvo sus impulsos de seguir con la pelea. La inmortalidad se extiende laboriosa para dejar la gloria y las nervaduras de brotes y de pájaros.
Revela su ciencia con un cancel abierto a los ojos de quienes, con su soberbia, tratan de negar la influencia creadora. Ella escucha su corazón y sus temblores y sabe que la aguarda un paraíso, pero no tiene ganas de sentarse a ver llegar el tren con los vagones.

Bebe la medicina en un lenguaje de conceptos con cadencias determinadas porque conoce el idioma de memoria y, con toda la sabiduría a cuestas, camina hacia la costa del mar mientras el viento de las cuencas golpea los barrancos; ella contesta que ha salido y se interna por el imaginario sendero en busca de la quietud que no encuentra y necesita. Se agita la cofia de rocío por el aire que la enfrenta con su rostro de niña sin suerte.
Alfonsina
Recuerda un amor pasado como una herencia justa que la vida le regaló en otro tiempo y escucha un grito acongojado:
‒¡Mamá!

Es Alejandro que aparece en la oscuridad de su destino; tiene aires de soledad en sus ojos pueblerinos y una orfandad de espíritu parecida a una sombra que lo persigue convencida de ser leyenda.
Ella sufre a la orilla del mar que todavía la espera para sorber su fertilidad con la savia de su historia inacabada.
Son dos llamados diferentes con un mismo azote.
La mujer, al ver a su hijo, regresa…


---------Del libro "Vera Violetta"-Cuentos del día después...


Amazon.com

martes, 21 de julio de 2020

Amor y venganza, de Jana Westwood



Amy Bolger es la mayor de cinco hermanos, todos ellos hijos de una desheredada y un marino arruinado. Los Bolger son felices, a pesar de las calamidades, hasta que Eleanor, la madre, contrae una enfermedad que la va debilitando irremediablemente y contra la que no tienen medios para luchar.


Kian, heredero del clan MacKinnon, ha tenido que enfrentarse de nuevo a una trágica pérdida y sabe muy bien quién es el culpable de su desgracia.


Cuando Amy y Kian se conocen, ella piensa que él es un arrogante y un gruñón y él que ella es una bruja en busca de hierbas para sus pócimas. Pero Kian también piensa que ella es perfecta para su maquiavélico plan.


Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío, pero las cosas no siempre salen como esperamos. Kian no contaba con la irresistible personalidad de Amy y la resolución de su corazón. Y debajo de la dureza del carácter de Kian, ella descubre una ternura que la conmueve irremediablemente.

Amor y venganza, de Jana Westwood

premioliterario2020

domingo, 19 de julio de 2020

Cristales rotos



Alex Alemany



-Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvídese del tiempo...

La mujer escuchó retumbar esas palabras en la sala vacía.

-Allá al final del camino la estoy esperando, pero no tenga miedo. Sujete el reloj y mueva los hilos que articulan el movimiento incansable de la vida. En la ribera, el Hacedor mira el Universo..., los tranvías corren calle abajo, las horas se llenan de fugaces alegrías y de ellas nacen ilusiones... El aire y su fragancias de mar..., dardos que alteran los latidos..., amores infinitos...

¿Qué espera del destino?.

Ate ese reloj de gatillo antiguo y déjelo respirar la libertad, no siga sus pasos, rescate en su memoria la sabiduría de un instante, la debilidad y la fuerza como dádivas de su ser único. Allá, en el fondo, estoy yo y tiene que ganarme la carrera.

Pero la mujer no rompió los espejos, no dejó caer los brazos... y el tiempo fue su tirano en esa lucha por sobrevivir.

.......................................

Hoy, anciana, frente a la muerte, los segundos le robaron su derecho a réplica.

Luján Fraix
Cuento de 1996

* Premiado en el concurso de cuentos (A.D.E.A) Buenos Aires.

---Del libro de Cuentos Vera Violetta

martes, 14 de julio de 2020

Esa lejana barbarie, de Cristina Bajo



BUENOS AIRES
INVIERNO DE 1848

Al final de la cuadra de la Casa de Ejercicios Espirituales —en el barrio de la Concepción—, estaba detenido un carruaje de dos caballos. La gente que pasaba lo miraba con curiosidad, pues lo escoltaban tres jinetes de aspecto extranjero.
Sentada dentro del coche, semioculta por la cortinilla de la ventana, una mujer parecía esperar algo o a alguien. No podían distinguirse sus facciones, pues usaba un sombrero con velo oscuro. Cuando vio salir a su criada del edificio, apoyó la cabeza en el respaldo del asiento.
Una morena bien vestida abrió la puerta y se acomodó a su lado.
—Doña Manuelita se fue hace rato —le comunicó.
—Gracias a Dios; no querría encontrarme con ella —dijo la señora y ordenó al cochero adelantarse hasta la casa, donde descendió acompañada de la criada.
La portera las guió hasta el patio de entrada, circundado por galerías; siguiendo las columnas recubiertas de jazmines, llegaron a la última habitación. La morena se quedó atrás cuando una joven beata, Benita Arias de Cabrera, recibió a su ama. Después de trabar las puertas, ambas mujeres se saludaron con afecto: el encuentro tenía algo de conspiración. (fragmento) 
Esa lejana barbarie, de Cristina Bajo (una de las mejores escritoras argentinas)

-----------
Me encanta Cristina Bajo y su forma de narrar. Es, para mí excelente. Es mi maestra.

domingo, 12 de julio de 2020

La última mujer en el blog "Cruce de Caminos"





Gracias David Gomez Hidalgo por mencionar mi novela "La última mujer" en tu sitio "Cruce de Caminos". Es la primera vez desde 2017 que aparece una de mis novelas en tu blog, tan comentado, como participante.

---
POR SU SINOPSIS
Quiero dejar claro que me es imposible leer todas las primeras páginas de las sinopsis propuestas de una semana para otra.
Y nunca diré las que he descartado. Como siempre, en positivo.
---
Infinitas gracias.

Enlace


Sitio que se dedica a analizar los pasos de las obras en el concurso, reseñar algunas, con una visión objetiva y realista. Muy bueno.

Ivan Rabuzin (1921-2008)























Ivan Rabuzin fue un artista de pintura naif croata.

El padre de Rabuzin era minero y él fue el sexto de sus once hijos. Ivan trabajó como carpintero durante muchos años y comenzó a pintar en 1956 cuando tenía 35 años de edad. Él casi no había estudiado pintura pero en su primera exposición tuvo mucho éxito y entonces eso lo llevó a convertirse en pintor profesional (1962).


Él fue activo en política como miembro de la Unión Democrática Croata y desde 1993 a 1999 fue también miembro del Parlamento de Croacia. Realizó también decorados para la alemana Rosenthalporcelana del fabricante de Estudio Linie.

Rabuzin falleció el 18 de diciembre de 2008 en un hospital de Zagreb, Croacia.-

miércoles, 8 de julio de 2020

La última mujer



La última mujer
-1912-
Un naugragio
El baúl de perlas
-------------------------
SINOPSIS
-1912-


TRAGEDIA DEL TITANIC





Rebeca Cooper Taylor pertenecía a una familia adinerada de Inglaterra. Su esposo y sus amigos, Amy y Carl, le habían preparado una sorpresa ya que no estaba pasando por un buen momento de salud: un viaje de placer por el coloso, el barco más grande del mundo, el que ni Dios podía hundir...


Rebeca aceptó con la condición de que también viajara su padre Mark Cooper, de ochenta años: hombre de negocios, displicente y austero. Él, como todo anciano, aferrado a sus afectos, llevaba un baúl del que nunca se separaba porque decía que allí guardaba un tesoro.


Con aquella valija misteriosa emprendió la travesía en el famoso Titanic, sin advertir el peligro que provoca la codicia y el egoísmo.
Ese itinerario, mucho antes del naufragio, se transformó en un verdadero infierno para todos; sin embargo, una mujer, la última, pudo rescatar la vida de lo poco que quedaba a salvo.


Una novela de amor profundo y de supervivencia, de valores y renuncias.
¿Cómo enfrentamos una situación límite?


Siempre aparece un ángel.
premioliterario2020
Amazon España
Este año, como en el 2019, presenté dos novelas al Premio Literario de Amazon. No porque tenga aspiraciones de ser elegida finalista y menos ganar, sino porque da algo de visibilidad. Es la única opción que tengo, por el momento, para llegar a los lectores y para que me conozcan. Son tiempos difíciles y yo siempre soy de aprovechar todas las oportunidades.
Novelas escritas tengo porque siempre escribo. Estoy en una etapa que me gusta más escribir que leer, antes era por igual. Les dejo un abrazo a los amigos que visitan este sitio. Cariños.

La última mujer, de Luján Fraix

-1912-

Un naufragio,
El baúl de perlas

Ana de las tejas verdes, de Lucy Maud Montgomery




Ana la de Tejas VerdesAnne la de Tejados Verdes o Ana de las Tejas Verdes (en inglés Anne of Green Gables) es un libro escrito por la canadiense Lucy Maud Montgomery y publicado por primera vez en 1908. En principio se escribió para todas las edades, pero en décadas recientes se lo consideró un libro para niños. La obra narra la vida de Anne Shirley, una niña huérfana que gracias a su carácter imaginativo y despierto logra encandilar a todos los habitantes de Avonlea, el pequeño pueblo pesquero ficticio en la Isla del Príncipe Eduardo donde se desarrolla la historia a principios del siglo XX.
Supuestamente, Montgomery se inspiró en un artículo periodístico sobre el caso de una pareja canadiense que al solicitar la adopción de un chico huérfano recibieron una chica en su lugar. En lo referido a la Casa de las Tejas Verdes, la escritora quiso homenajear la casa donde vivían sus primos, situada en la Isla del Príncipe Eduardo.2
Existen varias versiones audiovisuales, siendo la más conocida la miniserie televisiva que se rodó con el nombre de Ana de las Tejas Verdes (1985), además una versión anime. También destaca la serie web de NetflixAnne with an E que se basa en dicha novela.

Marilla Cuthbert y Matthew Cuthbert, dos hermanos de mediana edad que viven juntos en Tejas Verdes, una granja en un pueblecito llamado Avonlea, en la Isla del Príncipe Eduardo, deciden adoptar a un muchacho huérfano de un orfanato de Nueva Escocia para que les ayude con la granja. Debido a una serie de desgracias y malentendidos, la que termina en Tejas Verdes es una precoz e inteligente chica de once años llamada Ana Shirley. Ana es brillante y perspicaz, impaciente por ser complaciente, pero descontenta con su nombre, su piel pálida llena de pecas, y sobre todo con sus largas trenzas de pelo rojo. Ana es una niña con una imaginación muy fértil, que llenará de alegría las vidas de los dos hermanos así como del resto de habitantes de Avonlea.
El resto del libro relata su educación en la escuela, donde pronto sobresale en sus estudios, sus ambiciones literarias y sus amistades con otras niñas como Diana Barry (su mejor amiga), Jane Andrew o Ruby Gillis, y su manifiesta rivalidad con Gilbert Blythe, un chico tres años mayor que Ana que osó hacer una broma acerca de su pelo, adquiriendo el odio de la pelirroja, aunque él le pidiera perdón repetidamente. El libro también sigue las desventuras de Ana en la pacífica Avonlea. En las que se incluyen sus juegos con su grupo de amigas (Diana, Jane y Ruby), sus rivalidades con las hermanas Pye (Gertie y Josie) y sus errores domésticos, como teñirse el pelo de verde.


Posts relacionados

martes, 7 de julio de 2020

La abuela francesa



Encontré este mensaje en una página sobre mi novela "La abuela francesa". Yo no recibo, a menudo, mensajes de desconocidos y este, aunque breve, me dio ilusión.
"Excelente saga familiar"
Gracias

📖

La corriente sonora de la palabra suena a violines y a nebulosas de tinta; obedece a los sueños de azúcar en las hondas raíces de la tierra. Es la esperanza del hombre que busca un sitio donde plantar el sol que lleva dentro. No importa su geografía, la pasión arremete con su milenario rostro para buscar certezas que suman y pueblan... con vigilias y silencio de capilla.
Lo importante es la cosecha futura. No migajas ni cortezas, entera. A la orilla de la senda está la bandera que dobla esquinas, siglos, sabe de reclamos, de fortaleza... ES PATRIA.





Posts relacionados