Buenas y Santas... por Marta Abelló




Escrita con lenguaje delicado, poético en muchas ocasiones, esta novela huele a la pampa argentina, huele a llanura y a verbena y a tabaco; a los platos calientes recién servidos por un criado negro bajo la luz de los candelabros. Me ha transportado a una época y un lugar envuelto en normas rígidas y encorsetadas rodeadas de la belleza salvaje del paisaje. Buenas y Santas está cargada de lirismo, filosofía de vida y grandes verdades en personajes de mujeres fuertes y obstinados que callan, toman el té y cierran los ojos ante el atardecer impasible mientras su corazón es fuego. Las pasiones, las verdaderas, se llevan en silencio. Una lectura muy recomendable.

Buenas y Santas...-Los hijos olvidados.

Amazon España.
Amazon Estados Unidos

El lenguaje de las flores, de Catherine Greenaway




Catherine "Kate" Greenaway (1846-1901fue ilustradora y escritora de libros infantiles inglesa.
A los doce años, Kate se formó en la Finsbury School of Art, donde permaneció durante seis años. Su primer libro "Bajo la ventana" (1879) fue una colección de sencillos e idílicos versos sobre niños editado por Edmund Evans utilizando un proceso ideado por él mismo. Se convirtió en best-sellers en su época.
.

Otras de sus obras principales fueron:
"El jardín de las caléndulas",
"El flautista de Hamelín",
"El libro de los juegos",
"El libro de los cumpleaños"
"El lenguaje de las flores".

Además, sus dibujos se utilizaron para decorar otros objetos como azulejos y porcelanas.



Finalistas del Premio Clarín de Novela 2019



Finalistas del Premio Clarín de Novela 2019

Buenos Aires-Argentina.

El silencioso grito de Manuela en la Feria del Libro de Los Cóndores-Córdoba-Argentina






🌹"El silencioso grito de Manuela" en la 2da Feria del Libro "Los cóndores 2019"-Centro Cultural Los Cóndores-Córdoba-Argentina.
Gracias Pitty Piedrabuena Grasso❤️❤️🇦🇷

La Novia regresa cada noche...



¿Puede una mujer quedarse toda una vida sola por haber sido abandonada frente al altar?

El tiempo maneja los hilos...

Los años arrastran secuelas imborrables y el amor se puede transformar en un sentimiento poblado de fantasmas, que se agolpan como soldados ciegos y torpes en el entorno de su mundo estéril.

La brisa trae un suave aroma de lilas y LA NOVIA  arrastra sus encajes debajo de la ventana donde duerme aquel hombre que amó.

¿Por qué regresa cada noche?
La huella es una señal... pero no hay nadie que pueda interpretarla. Son todos necios.

¿Existe la venganza para un corazón que quiere demasiado?








De---LA NOVIA
¿Ella regresó por amor?
Amazon España
http://amzn.eu/axIOqNV
Amazon América
http://a.co/fzZOO8V


Marina, de Carlos Ruiz Zafón


Marina nos desvela
 el secreto del personaje Oscar Drai, 
que tras años de huir de su gran aventura de joven, decide volver a su ciudad natal Barcelona
 para contarnos una historia de amor que nunca dejará de atormentarle.

 La historia transcurre en un corto espacio de tiempo, para ser más exactos de finales de septiembre de 1979 hasta mayo de 1980, 
pero el personaje no decide contarnos su aventura hasta 15 años después, 
cuando se da cuenta que no puede huir de su pasado. 
Oscar Drai es un joven de 15 años
 que vive en un internado, 
que por casualidad o por sus ganas de explorar los alrededores,
 decide adentrarse en un viejo caserón
 de Sarriá abandonado. 
Allí conocerá a Marina y a su padre Germán Blau,
 un pintor viudo, 
muy apenado por la muerte de su esposa. 
Poco a poco el personaje se involucra en su vida
 y se adentra en una historia llena de misterio
 que puede costarle la vida o algo más. 
Pero en realidad es una historia de amor, envuelta de misterio y de terror. 
Luego irán apareciendo otros personajes que nos introducirán en la parte
 más misteriosa del argumento (Mijail Kolvenik, su esposa Eva Irinova, el doctor Shelley y su hija María, y como no el inspector Florián).



Marina, de Carlos Ruiz Zafón

Muéstrate como autor antes de pensar en vender...


Hoy quiero reflexionar sobre un tema que me parece interesante. Muchos autores se dedican a hacer publicidad de sus libros simplemente y no permiten que nosotros podamos conocerlos como escritores porque solamente exponen la portada del libro y un argumento prometedor para tratar de entusiasmar a los lectores.

A mí, desde mi lugar de lectora, me gusta conocer a los escritores y sus pensamientos a través de alguna breve opinión, fragmento de novela, pequeño poema... Me parece que suma conocer la obra de quienes tenemos enfrente. Las escritoras de Argentina, que venden mucho, lo hacen y eso nos permite ahondar en su narrativa y si nos gusta comprar el libro. Ellas podrían no hacerlo pero me parece que ese acto tiene mucho de humildad, de estrategia, y de cercanía con el lector.

Una vez alguien le dio un consejo a un principiante: "Muéstrate como autor primero antes de pensar en vender". No sé si resulta, si lleva a buen puerto, pero me parece que aporta mucho ver a través de la palabra el sentir profundo que todo creador lleva dentro: su talento e imaginación, la profundidad de sus ideas, el sentimiento... La historia que está construyendo paso a paso en ese proceso creativo tan maravilloso.

Yo me detengo a leer algo que me atrae, no así cuando veo simplemente una portada de libro. Lo digo desde otro lugar, sin egos ni soberbias, tampoco como escritora consagrada porque no lo soy, sino desde el aprendizaje que siempre ha sido mi fuente y mi camino. Todos los escritores tienen algo que enseñar para enriquecer nuestros conocimientos. Yo tomo ideas de cada uno. Son, aunque no lo crean, grandes maestros y está muy bueno que puedan mostrar su talento a quien lo quiera tomar como sendero con sus múltiples opciones.

-L.Fraix-

La magia de la vida, de Viviana Rivero




La magia de la vida es una novela luminosa que habla del coraje y del amor verdadero, ese que sana y que cree en las segundas oportunidades.


Emilia Fernán, joven periodista argentina, viaja a Florencia para escribir una serie de artículos sobre comida europea y, de paso, aliviar la pena por la partida de su novio Manuel. Allí deberá cumplir con algo que le pidió su padre: encontrar alguna pista que los conduzca hasta el cuadro perdido del maestro Camilo Fiore.


En Italia, Emilia conoce a Fedele, el atractivo dueño del restaurante Buon Giorno, que hará que viva un amor como nunca soñó. Los hilos invisibles que atraviesan la existencia terminarán llevándolos hasta un castillo en Piacenza, propiedad de un viejo conde que guarda secretos ocultos desde la Segunda Guerra Mundial y que estará más unido a ellos de lo que creían.


Una trama apasionante que viaja en el tiempo desde la actualidad hasta los años cincuenta y cruza los destinos de varias familias en dos continentes.

La magia de la vida, de Viviana Rivero

Los duendes de la casa dulce


Es un libro de relatos que tiene mucho de la magia y de la nostalgia de otros tiempos, del amor como poema de barrios, de esquinas, de luceros... La noche.

Vuela el espíritu en el arcón del tiempo con azul de lluvia entre las corolas dormidas y aparecen las sonrisas que buscan las perladas lágrimas de la abuela.

Los duendes de la casa dulce, de Luján Fraix

Enlace↓↓↓


----------------------Pasión por Los hermanos Grimm, El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, Han Christian Andersen, Mark Twain, Perrault.

Pablo Picasso, su infancia



El pintor Pablo Picasso fue un niño que odiaba la escuela y al que le gustaba garabatear con un lápiz todo lo que tenía a su alcance, según un libro sobre anécdotas familiares de su infancia publicado no hace mucho.
El libro que narra los primeros años de la vida del artista, con las primeras palabras que pronunció o sus correrías por la malagueña plaza de la Merced, se titula "Picasso en la infancia", escrito por el periodista andaluz Pedro Gómez.

Gustaba de recortar con las tijeras todos los papeles que había en la casa para crear flores, animales, monigotes..., con los que podía jugar a las sombras chinescas.

En la infancia de Picasso tuvieron mucha importancia las mujeres, ya que se crió rodeado de ellas, como su madre, por la que sentía verdadera admiración y amor, su hermana y sus tías Eladia y Heliodora, asegura la obra de Pedro Gómez.

A Pablito, como le llamaban, le gustaba jugar con sus primas y le encantaba disfrazarse. Con sólo catorce años Picasso sintió dentro de sí la chispa del amor, al sentir una especial atracción hacia una de sus primas, Carmen Blasco Alarcón.


El libro relata su traslado a la ciudad gallega de La Coruña, donde consiguió adaptarse y más tarde a Barcelona donde todos se amoldaron a la perfección, así como su salida de Málaga, a la que siempre deseó volver.


El artista no regresó a Málaga, pero su casa natal fue inaugurada en 1998 por los reyes de España, momento en que la Reina Sofía tuvo entre sus manos el hasta entonces único ejemplar de "Picasso en su Infancia"


La Reina manifestó entonces que era una pena que sólo existiera un ejemplar de la obra, por lo de la Diputación de Málaga se comprometió a elaborar una edición especial-explicó el presidente de la institución provincial, Luis Vázquez Alfarache.

Un año después, el libro finalmente acercó a los lectores los pormenores de la niñez de Picasso y el tiempo fomentó una obra de caridad, ya que los beneficios que se obtuvieron con su venta se destinaron a las Hermanitas de los Pobres, a petición de la Reina.

La dama de los espejos, de Gabriela Margall



Una noche de 1801, María Josepha Petrona de Todos los Santos, iba a casarse con Diego del Arco. El hombre había sido elegido cuidadosamente por sus padres, los Sánchez de Velazco. Pero ella se rehusó. Apeló al Virrey para evitar un matrimonio que iba en contra de su voluntad y lo logró. Tenía apenas catorce años. 

Mariquita Sánchez se convirtió entonces en heroína de su propia historia y guía férrea de su propio corazón. Mariquita traspasó los límites impuestos por la época. Amó los libros, amó la política, amó los salones de su casa donde recibió a intelectuales, poetas, militares, patriotas. Amó a un hombre, Martín Thompson, con quien recorrió el difícil camino de la Revolución de Mayo. Cuando la felicidad le dio la espalda, amó más todavía –con locura, por error y a destiempo. Crió a sus hijos, escribió bellísimas cartas, trató como amigos a los protagonistas de su tiempo. Fue una dama francesa en Buenos Aires. Fue la más porteña de todas las damas del Río de la Plata. Fue una de las mujeres más ricas de la ciudad y fue la rebelde que mendigó un hogar en Montevideo en los años del rosismo.

Mariquita Sánchez vive en las páginas de La dama de los espejos. Del modo en que solo una escritora como Gabriela Margall podía lograr: con el pulso de la época narrado magistralmente con detalles y matices. Muy lejos de la imagen canónica de la dama que prestó su casa para que se entonaran las estrofas del Himno Nacional, aquí vive una mujer que se entregó a la extraordinaria aventura de elegir su destino. 

La dama de los espejos, de Gabriela Margall.

------------------------------------Pasión por Jane Austen


El niño que pudo hacerlo, de Eloy Moreno





Dos niños llevaban toda la mañana patinando sobre un lago helado cuando, de pronto, el hielo se rompió y uno de ellos cayó al agua. La corriente interna lo desplazó unos metros por debajo de la parte helada, por lo que para salvarlo la única opción que había era romper la capa que lo cubría.
Su amigo comenzó a gritar pidiendo ayuda, pero al ver que nadie acudía buscó rápidamente una piedra y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas.
Golpeó, golpeó y golpeó hasta que logró abrir una grieta por la que metió el brazo para agarrar a su compañero y salvarlo.

A los pocos minutos, avisados por los vecinos que habían oído los gritos de socorro, llegaron los bomberos.
Cuando les contaron lo ocurrido, no paraban de preguntarse cómo aquel niño tan pequeño había sido capaz de romper una capa de hielo tan gruesa.
-Es imposible que con esas manos lo haya logrado, es imposible, no tiene la fuerza suficiente ¿cómo ha podido conseguirlo? -comentaban entre ellos.

Un anciano que estaba por los alrededores, al escuchar la conversación, se acercó a los bomberos.
-Yo sí sé cómo lo hizo -dijo.
-¿Cómo? -respondieron sorprendidos.
-No había nadie a su alrededor para decirle que no podía hacerlo.



Eloy Moreno. Adaptación de un cuento popular.

Incluido en “Cuentos para entender el mundo”

Mi gato Luis, de Javier Garrido


Persis Clayton Weirs


Javier Garrido cuenta la historia de un gato que no comparte los gustos de su especie. No persigue a los pajaritos, le gusta el agua, prefiere caminar antes de trepar a los árboles y mirar a los peces antes que comerlos.

Es un gato bastante raro que se relaciona muy bien con los perros y no quiere quedarse solo sino que lo saquen a pasear. Pasa que quiere ser perro, por lo menos por un rato, el rato que lleva leer este libro muy divertido y apropiado para niños que recién comienzan a leer o para los que todavía no leen, pero les gusta que le cuenten historias.

Mundo onírico (El Libro de los Recuerdos)




De pequeña,
mi madre, antes de dormir,
me contaba cuentos.
Cuando crecí los relatos los inventaba yo,
soñaba despierta.
Si no lo hacía me asaltaba el insomnio,
aquellas historias inverosímiles
eran verdaderos cuentos de fantasía
con hadas, duendes, brujas...
piratas, enanos, casas de chocolate...

Luego me dormía feliz
y al otro día escribía
en un cuaderno
lo que recordaba de aquella historia.


El Libro de los Recuerdos, de Luján Fraix

Enlace↓↓↓↓


------------------PASIÓN POR
Los hermanos Grimm, El Principito de Antoine de Saint-Exupéry, Han Christian Andersen, Mark Twain, Perrault, Anna Frank.

"Vera Violetta"-Cuentos del día después...



EL MORADOR


Me gustaba ver la casa de lejos, como al pasar, cuando de chica iba al campo que quedaba al frente.
Me contaban que mi abuela Juana tejía en la galería junto a los guardianes y la gata Lola. Yo la veía linda con su pelo blanco y las arrugas de anciana joven. También estaba el abuelo Eduardo vestido de gaucho con el recado, el lazo, las boleadoras, el facón y las espuelas.
 La casa miraba al norte y estaba rodeada de cedros, álamos y pinos. Un molino daba vueltas con su palabrerío de rey que observaba la luna todas las noches y escuchaba, sin chistar, los rezongos de Jeremías, el criado negro.

 La tía Francisca llegaba los domingos cargada de pasteles y recorría las plantaciones de verduras… Tenía aires de dama europea con el traje de Coco Chanel y su perfume “Vera Violetta” inundaba las habitaciones que olían a dulce de ciruelas, muy duradero y estimulante.

  En presencia del abuelo Eduardo todos callaban y nadie podía eludir su rígido armazón de caballero de las pampas argentinas con su trayectoria de político caudillo.
   Esa morada guardaba secretos con sus cuartos pequeños y claros y sus muchos faroles que Jeremías encendía al atardecer cuando los espectros de los sembrados hacían sus nidos en los portales. Esquelético, el mucamo negro vagaba por los pasillos llevando una bandeja de plata y consolaba el llanto de la abuela Juana que arrastraba sus pañoletas de invierno con desconfianza y miedo. Las gallinas dormían sobre los árboles cuando el sol se apagaba y se serenaban los ánimos, pero el jaleo podía aparecer en cualquier momento con las travesuras de Alberto, Elisa o Roberta. Los muebles de caoba relucían frente a las tazas de porcelana de la bisabuela Melanie en el comedor, mientras François los miraba a todos desde un retrato pintado por algún artista bohemio inhumado hacía ya mucho tiempo.

    Esos años enlazaban historias y traían a mi vida recuerdos escabrosos e irreales que atronaban en mi cerebro cada vez que pasaba con el auto por el portón.
     Frente a la realidad que me hablaba dialectos diferentes, un día decidí visitar el lugar para irritar el alma del abuelo Eduardo y escuchar el parloteo de cotorra de la tía Francisca, pero el silencio de ultratumba se ataviaba de Quijote y se burlaba de mi curiosidad pueril.
     La casa desierta estaba destruida. Los cristales rojos y blancos en cuadros de la galería de los vitrales eran trozos minúsculos esparcidos por el piso de mosaicos, como si algún ladrón se hubiera enojado con aquella familia de labriegos.
    Los dormitorios helados mostraban la desazón ante las paredes ajadas; esos muros llenos de palabras se enfrentaban con mi mirada: la primera.

    A mis espaldas escuché que alguien habló:
     ‒Buenas noches.
    Un haz de luz penetró por una grieta y no pude gobernar el impulso de darme vuelta: era un peón de estancia. Miré la puerta de vidrios labrados con la cortinita tejida al crochet que seguramente mi abuela Juana había colgado.
     ‒¿Tiene miedo de recorrer la casa?
     ‒Sí, porque es tarde y está algo oscuro… ¿Usted no se asusta un poco cuando aparecen las sombras en un lugar tan silencioso donde tantas vidas lloraron o rieron?
      ‒Bueno…‒dijo el hombre dudando‒, antes… cuando vivía sí.

L.Fraix

-----------Del libro Vera Violetta-Cuentos del día después...
https://www.amazon.com/gp/product/B07H21WF29/ref=dbs_a_def_rwt_bibl_vppi_i0

❤❤

Cuento publicado en la antología "Las huellas de Hudson" y presentado en la Feria del Libro de Florencio Varela-Buenos Aires.


Leyendas sobre duendes


 
Margaret Tarrant
 Se dice que es un niño que murió sin ser bautizado o un niño malo que golpeó a su madre. Es muy pequeño, lleva un sombrero grande y llora como una criatura. Tiene una mano de hierro y otra de lana, cuando se acerca a alguien le pregunta si con cuál mano desea ser golpeado. Algunos dicen que, sin importar la elección, el duende golpeará siempre con la de hierro. Otros, en cambio, aseguran que los desprevenidos eligen la de lana y que es ésta la que en realidad más duele.

Posee unos ojos muy malignos y dientes muy agudos. Suele aparecer a la hora de la siesta o en la noche en los cañadones o quebradas. Tiene predilección para con los niños de corta edad, aunque también golpea sin piedad a los mayores.
En la zona de los Valles Calchaquíes existen dos historias muy curiosas con respecto al duende:
Una cuenta que un arqueólogo, internándose en el cerro a horas de la siesta escuchó el llanto de un niño. Al acercarse vio un párvulo en cuclillas y con la cabeza baja. Cuando le preguntó qué le sucedía, el niño alzó su maligno rostro y mostrando sus agudísimos dientes al tiempo que sonreía, le dijo:

- Tatita, mírame los dientes...
El "gringo" salió corriendo tan veloz como las piernas le daban y nunca regresó.
La otra historia, narrada por Lucindo Mamaní, de Tafí del Valle, cuenta que vio al duende conversando en un zanjón con un niño que estaba a su cuidado. Al acercarse don Lucindo, el duende -llamado "enano del zanjón" por los lugareños- salió huyendo.

---------------------------------------------

Los duendes de mi libro de cuentos van allá de una leyenda porque ellos tienen el alma de los seres que habitaron la casa colonial y son bondadosos, sensibles, solidarios... pueden contar historias o trepar a la higuera, jugar a la rayuela en la vereda, bajo la lluvia sobre el tejado rojo reír como niños felices. Llevan nostalgia en su morral de tiempo porque saben que necesitan recuerdos para sobrevivir entre las rosas y las uvas de mi abuelo Eduardo.

Los DUENDES de la casa dulce
Amazon España
Amazon América
http://a.co/at8NQfX


El Árbol del Mundo





Árbol de la vida y del conocimiento en la mitología escandinava, conocido también como Yggdrasil

Es un enorme fresno siempre verde que vincula el cielo, la tierra y el infierno, con sus raíces y ramas. El dios Odín, padre de todas las cosas, se colgó por el cuello del Árbol del Mundo durante nueve días para adquirir sabiduría.



Odín espíritu de la vida,
padre y jefe de los dioses.
Odín perdió un ojo para obtener la sabiduría,
se colgó del Árbol del Mundo y adquirió una bebida mágica
llamada Néctar de la Inspiración
para conferir los dones de la sabiduría y de la poesía 
a la humanidad.

Era además el Dios de la guerra y de los muertos,
y el creador de las ciencias y de las artes.
Sus mensajeras, las Valkirias
escoltaban a las almas de los heroicos guerreros 
hasta su reino de Valhala o Walhalla,
donde había celebraciones y alegría eternas.
Se representa acompañado de los lobos Geri y Freki
y de los cuervos Huggin y Muninn.

***


"El silencioso grito de Manuela" en la Expo-productiva de Villa Ascasubi-Córdoba-Argentina.



"El silencioso grito de Manuela" en la Expo-productiva de Villa Ascasubi-Córdoba-Argentina.

Gracias Pitty P. Grasso por esta oportunidad de darle más difusión a mi libro, por tu perseverancia y por hacerlo posible.

Los argentinos interesados en comprarlo lo pueden hacer con todos los medios de pago en este enlace:
https://www.facebook.com/commerce/products/2239589139491685/

Julio Cortázar también fue niño






Ahora pasa que las tortugas
son grandes
admiradoras de la velocidad,
como es natural.
Las esperanzas lo saben,
y no se preocupan.
Las famas lo saben,
y se burlan.
Los cronopios lo saben,
y cada vez que encuentran una tortuga,
sacan la caja
de tizas de colores,
y sobre la redonda pizarra
de la tortuga
dibujan una golondrina.

De "Historias de Cronopios y de Famas"

Julio Cortázar


Otra primavera, de Juan R. Jiménez




Hiere el agua un remo y saca luz... Todo el agua, en torno, chispea, como una pedrería, tierra aún, rodeada de finos sauces derramadores de una reciente gracia verdeamarilla.

El aire, sobre el agua  y entre los chopos, leve encierro, ¡da un anhelo de nadarlo también, de pasarse del agua a él, de volarlo!

¡Nadar, volar, solo! Cruzan mariposas verdeblancas, que parecen nacidas ahora mismo de las espinas tiernas, de la espuma, del alma. La barca va, suaves, sola, como un sueño, abajo. Arriba, solas, lentas, van las nubes, como un  sueño...

Juan R. Jiménez

El árbol baila, de Eloy Moreno



-Mira cómo baila.
-¿Quién?
-El árbol, ese árbol baila.

Me decía mientras señalaba con su pequeño dedo, mientras alumbraba todo mi alrededor con esa pequeña sonrisa, la misma que adornaba cada una de sus palabras.

"No, es el viento", estuve a punto de contestarle... pero me di cuenta de que la magia que se tiene a los tres años ya no se recupera.

Y en lugar de eso decidí ser yo quien, a partir de ese momento, lo viera todo desde otra edad. Por eso cada vez que un árbol, un barco, una cometa o una nube se mueve, sé que, en realidad, están bailando.

Eloy Moreno

El perfume de los recuerdos



Obras de Wilhem Menzler



Como diría Victoria Ocampo "los perfumes son como los sonidos, fijadores poderosos del recuerdo, porque un jardín además de entrarnos por los ojos  nos entra por la nariz, esa puerta de nuestro ser que nunca se puede cerrar". El aroma transporta y arrebata, quizá porque es uno de los sentidos más primitivos. Esta magia de los olores es la que nos lleva, aún en el más pequeño o en la más minúscula maceta, a tener alguna especie que haga soñar.

Pueden ser sus aromas alegres o tristes, melosos, dulces, fríos o cálidos, reconocibles como el del pasto recién cortado, inquietantes como el que trae una tormenta a punto de desplomarse o cálidos como el de la tierra mojada por la lluvia.

La naturaleza se ha esforzado especialmente al dotar a las plantas del exquisito adorno de las fragancias, sea para atraer con ellas a sus polinizadores  o para deleitar nuestros sentidos. Curiosamente, la mayoría de las flores perfumadas son blancas, será que a falta de color, bueno son los perfumes.


Jazmín chino

Trepadora perenne de tallos envolventes.
Se caracteriza por su crecimiento vigoroso, follaje persistente
y una floración muy perfumada.


Jazmín del Cabo, Gardenia

Arbusto con hojas verdes y brillantes,
conservan su atractivo durante todo el año.
Las flores blancas e individuales se destacan entre las hojas
y salen de sus capullos también verdes y brillantes.


Jazmín del Paraguay

Arbusto que crece tanto en sol como en media sombra.
Se caracteriza por su perfume 
y porque las flores viran del violeta al lila
y luego al blanco en un período de tres días.


Madreselva

Perenne de crecimiento vigoroso, con tallos flexibles
que se van enredando. 
Florece en primavera y verano.


Dama de noche

Especie de follaje perenne que posee ramas abundantes y arqueadas.
Sus hojas son lanceoladas,
de color verde claro brillante.
Sus flores se abren de noche desplegando su intenso aroma.


Lavanda

De follaje perenne, grisáceo y pubescente.
Posee flores lilas pequeñas, con un aroma muy intenso,
al igual que su follaje.
Resiste el frío.

Patricia López y Roxana Wolojviansky

❤❤❤


A mí los perfumes me traen muchos recuerdos,
como pienso que a la mayoría de todos ustedes les pasa.
Recuerdos de situaciones, de amores, de personas queridas,
de mi abuela...de mi madre...

Luján Fraix


Enlace⇳⇳


--------------------PASIÓN POR JANE AUSTEN, POR LAS HERMANAS BRONTË.