La vocación----Feliz día del escritor






LA VOCACIÓN...

Nadie habla de un tema vital para muchos, especialmente para mí. Encuentro guerra de "egos" en las redes sociales disputándose el primer puesto de ventas de libros y me pregunto tantas cosas. Pareciera que en este mundo del ARTE Y DE LAS LETRAS lo más importante es competir...

¿Y LA VOCACIÓN?
¿CONOCEN QUÉ SE SIENTE
DENTRO DEL SER CUANDO NOS LLEGA SU MENSAJE?


Ella se anima a desafiar nuestra tranquilidad y nos persigue; aunque le demos la espalda, aunque la ignoremos... Nos acompañará siempre hasta el final de nuestra historia.

PARA QUÉ?

Para darnos felicidad. LA VOCACIÓN (así lo decía García Márquez) es algo innato; venimos a esta tierra con esa misión. No tiene que ver con el egoísmo ni la competencia, no destruye sino que engrandece, no es mezquina porque comparte... ES HUMILDE.


"HAY QUE TENER DEMASIADA GRANDEZA
PARA ADMIRAR A OTRO"

decía Ernesto Sábato.



Yo comencé a escribir a los 8 años después de haber leído muchos libros. Escribía cuentos de hadas llenos de errores de ortografía. Más tarde, seguí con mis estudios primarios y secundarios aprendiendo un poco más. Recuerdo que la hermana MARÍA DE LAS NIEVES me decía:

-Tú vas a ser escritora porque usas palabras que otros niños no utilizan. Me imagino que lees mucho?

Yo sentía que tocaba el cielo cuando me elogiaba así. Cuando terminé el secundario intenté seguir Abogacía pero no logré ingresar a la Universidad porque los cupos eran limitados. Seguí escribiendo poemas de amor frustrados hasta que me decidí por el profesorado de Letras. Recuerdo que llevaba mis cuentos a las clases, pero nadie me los pedía... Era la única que escribía. Todas querían ser profesoras. Finalmente, abandoné por un ataque de pánico y lloré mucho. Eso me sirvió de experiencia aparte de que aprendí mucho sobre gramática, escritores y pintores. Pude desplegar mis argumentos cuando rendí HISTORIA DEL ARTE porque me dieron para analizar pinturas. Fue un éxito y me sentí feliz.

Por esos años empecé a enviar mis cuentos a concursos literarios (no existía internet) pero yo no me sentía conforme, pensaba que me faltaba aprender y fue cuando decidí anotarme en un Taller de Narrativa. Fue tan enriquecedor, aprendí mucho, me relacioné con gente de las letras, publiqué en diarios, revistas, antologías compartidas, recibí premios... Todo impensado para mí, perdí noción del tiempo y sentí que esa VOCACIÓN que tuve desde niña estaba dando grandes pasos. No existían metas, lo importante era el presente: la experiencia. 

Ellas insistieron para que publicara mi primer librito de poemas AMOR VERDADERO (poemas, 2000). No pensé nunca en venderlo, "el libro tiene que circular", decía Susana, mi profesora. Y fue así, que lo utilizaron como material de estudio en los colegios y me abrió puertas para ser jurado de eventos y ganar luego el premio del Museo de la ciudad y del ministerio de Cultura; una plaqueta ubicada en el monumento a LAS MADRES en mi localidad.

Publiqué tres libros más "MOLINOS DE VIENTO" (cuento, 2002), "SEPTIEMBRE" (poemas, 2007) y "EL SILENCIOSO GRITO DE MANUELA" (novela, 2017)  No contenta con ello me anoté para estudiar de Preceptor Literario en el Conservatorio L. de Rosario. El profesor Rossi decía que cuando leía mis poemas le recordaban a Sor Juana Inés de la Cruz.(Oh...querido profesor) Él era fiel custodio del idioma y su curso se basaba en la escritura clásica. Allí aprendí a escribir todo tipo de poema con métricas totalmente desconocidas para mí. 



Por eso digo que se puede ser escritor de muchas formas, todo es relativo: no existen códigos ni reglamentos ni pautas a seguir.Yo fui por el camino del estudio porque me permitió adquirir confianza, seguridad... aunque venda pocos libros, no me importa. Conozco amigas que recorren ciudades presentando sus libros, que luchan por alcanzar un lugar...



Cuando LA VOCACIÓN te abraza
no importa dónde puedas llegar, tú sabes cuáles son tus límites y ambiciones,
con qué eres feliz.
Nunca la abandonas pero duele cuando a veces
te subestiman, te encasillan o le quitan mérito a tu manera de manejarte
en el mundo de Las Letras.

Lo mío no es competencia ni negocio.

NO OLVIDAR QUE EL ARTE ES SUBJETIVO.

***

El silencioso GRITO de Manuela, Buenas y Santas... y La abuela francesa

 


Por si algún lector de Argentina le interesa mis libros:

💧El silencioso GRITO de Manuela.

💧Buenas y Santas... Los hijos olvidados.

💧La abuela francesa.

Están publicados, en papel, para la venta en Mercado Libre (Argentina)


Enlace👇

--------MERCADO LIBRE

Felicitas junto al río



De cara al viento junto al río, comenzó a temblar. Evocó la casa abrigada y una taza de té caliente pero también las duras e irreflexivas palabras de su madre. Estaba por cometer una locura. Retrocedió. Volvió a recorrer el bosque hacia el Norte y llegó al prado que se extendía cerca de La Candelaria. Miró el manto pardo y verdoso, enmarañado por el viento, azotado por la lluvia, con hojas de arce esparcidas y perforadas por los tallos rotos de los cardos. La lluvia le mojaba el rostro. Tenía frío. Recordó nuevamente a su abuelo que solía orar en la barranca del río como si estuviera en el banco de la iglesia. Se quedaba allí, con las manos en los bolsillos, contemplando las aguas y viendo nacer el sol cuando empezaba a trazar su arco sobre la tierra.
‒¡Señorita!‒escuchó de repente.
Antonio venía con su caballo bajo la lluvia despacio en su busca. Ella, al escucharlo, comenzó a correr pero se cayó en el lodo y allí se quedó sepultada mientras el capataz la ayudaba a ponerse de pie.
‒¿Por qué hace esas cosas? Nos mortifica a todos.
‒Y en mí… ¿quién piensa?




De---Buenas y Santas... Los hijos olvidados
Amazon.es



Aluen (Cap 2-Aluen 1era parte)

 



2-ALUEN

  

CARMEN DE PATAGONES

LOS HOMBRES BLANCOS

 

En el verano de 1824, los habitantes de Carmen de Patagones hablaban azorados sobre la orden que había llegado del Ministro y Secretario de Gobierno, don Bernardino Rivadavia. Se otorgaba la libertad a la negra Juana y a su familia, propiedad hasta ese momento de doña Josefa García, esposa de don José Guardiola.

Esos comentarios traían confusión y enredos de alcoba que poco le importaban a Pedro Medina. Se sentó en una silla de paja de tres patas y se puso a recordar otros tiempos.

‒Hay que ser astuto para vencer. Con ropas y estandartes diferentes fuimos uno solo en aquel combate mientras las mujeres y los ancianos llevaban pañuelos rojos. Se veían desde lo alto de las murallas.

‒Hablando solo ‒le dijo un compañero que se acercó despacio y sin hacer ruido.

‒Es que no hay cómo molestar al silencio más que con un grito apagado, pero grito al fin. Uno acá se pone hosco, huraño y hasta se olvida de hablar.

‒Con una mujer todo se soporta: el viento, la tierra seca, y hasta la pobreza ‒respondió el amigo intentando darle ánimos a Pedro que parecía derrotado.

‒Para tener compañera hay que estar enamorado.

‒Eso no es cierto, acá se juntan entre parientes. Dicen que no hay que mezclar la sangre con otra nueva.

‒Eso no va conmigo, amigo.

De repente, se escucharon unos gritos que venían desde la calle y se asomaron a mirar. Era una mujer, una india joven, que corría desesperada hacia el río. Detrás iba un hombre mayor que ella, de unos cuarenta años, que parecía amenazarla con sus insultos. La muchacha lloraba.

Frente a la puerta de la casa, se asomaron doña Ramona y su sobrina Francisca que habían estado tomando mates en el patio, tratando de refugiarse del viento.

‒Allá va Aluen, ¡pobre muchacha! Otra vez el Manuel no la deja en paz.

‒¡Es tan buena! No parece indígena, se nota que está educada por los patrones ‒respondió Francisca.

‒Es que cuando estuvo en esta casa le enseñamos algo de castellano, mientras nos ayudaba en las labores diarias. ¡Oiga, don! ‒le gritó a Pedro‒. ¿Por qué no la ayuda?

Pedro Medina salió detrás de ellos sin que se lo dijeran dos veces. Alcanzó a atrapar a Manuel que estaba algo agotado por la persecución. Pedro lo tomó del cuello de la camisa que llevaba desabrochada y le preguntó con un tono brusco y desafiante como solía hacerlo siempre:

‒¿Qué quiere con la india?

‒¡Está en mi casa! ¡Qué le importa!

‒No sé, pero sospecho que por algo se escapaba y que usted es el culpable. ¿Me equivoco?

‒Si cree que me va a intimidar porque es un soldado está muy equivocado. ¡La busco, sí! Y ya sabe para qué…

Pedro le dio un empujón y lo dejó de cabeza en el lodo, sin poder moverse, y sin reaccionar. Le dolía todo el cuerpo. Manuel era el dueño de la casa donde Aluen trabajaba por comida y por una pieza. Él tenía esposa y dos hijas, pero le gustaba aquella hermosa nativa de ojos verdes y de pelo largo. Es que era bella y frágil, manipulable, tan etérea como un ángel, indefensa pero brava.

Pedro la buscó, pero ella se ocultó en la iglesia.

Manuel había escuchado que don Guardiola había perseguido hasta el cansancio a la negra Juana.

Te daré tu libertad a cambio de unos favores.


--------------Pasión por la Argentina: La Patagonia, los indios tehuelches y los mapuches, las luchas, los colonos galeses, los inmigrantes españoles, la dignidad de la mujer india, los hechizos, el apoyo de la Iglesia.


Puerto soledad (El tema)

 



PUERTO soledad

-La guerra de Malvinas-

1982

Es una novela histórica con personajes de ficción y pasajes reales de la guerra. No deja de ser una historia psicológica donde un hombre, Emilio, se enfrenta a una sociedad indiferente. Él necesita decidir sobre su vida y el camino que desea tomar, pero no tiene muchas herramientas. Esas armas que pusieron en sus manos se desvanecen y aparece la niebla ante su vista como un muro demasiado sólido.

Tendrá que enfrentar otras guerras, más cruentas quizá... tendrá que reconocerse en el rostro de su tía Roberta que no lo acepta, conocerá el amor de la mano de una mujer enigmática, pero siempre estará solo y herido, marcado.

Todo un pueblo que aclamaba por recuperar aquello que les fue negado, hoy le dará la espalda y Emilio necesitará volver sobre la tierra ultrajada para no morir. El vacío será su aliado, el hermano que escuchará sus rezos, la noche que lo volverá más frío... Y el primer combate y el segundo...

Lejanos quedarán los días cuando decida dar el último paso.



Las bengalas, los campos minados, el hambre, los sueños, el hundimiento del General Belgrano, todos los recuerdos en uno y la presencia de otra batalla más contundente y eterna.

¿Emilio podrá volver a tener una oportunidad?

Gracias a los lectores que lo compran en papel.

Me emociona mucho. Espero no defraudarlos.

----PUERTO soledad----

(click en el enlace)

--------------------------------------------------------------💜💜

LOS TEMAS DE LA NOVELA

  • *Recuerda un hecho real impactante.
  • *Cautiva la atención del lector.
  • *Piensa en lo que vivirán tus personajes.
  • *Incluye ideas que te gustaría explorar.
  • *No te bloquees con los temas de tu historia.
  • *Disfruta de la escritura.

------------Pasión por la Historia: La Patagonia argentina, El ARA General Belgrano, La guerra de Malvinas, La soberanía, Los derechos y los valores, la justicia.


Puede que te interesen:

Nina y sus historias (cuentos)



EL ESPANTAPÁJAROS


En el centro del huerto había una pequeña cruz de palos; llevaba un sombrero con hilachas y el levitón muy largo, con un cálido corazón de paja. ¡Nació un espantapájaros! Montado en la jovial luz del día, era como Platero y su alma.

Los gorriones volaban bajito y, con ojos asombrosos, se detenían en sus refugios, para luego regresar desde el paredón de la vieja casa hasta el límite de las frutas maduras.

De noche, parecía un soldado que cuidaba los cultivos de los fantasmas con el cuerpo inmóvil y el deseo de escapar de las sombras para buscar otro destino que no fuera pararse a contar los días que faltaban para madurar.

Carlos era el culpable; quien lo había creado. Nacer entre los limoneros y las naranjas con perfume de azahares y promesas de invierno no era grato, porque el sol de los días lo cansaba de tanta rutina y de tanta soledad.

Atrás, los perros, la casa, el calor del verano, los juegos de Nina y sus amiguitas, la gata Lola de la abuela y la dulzura de un hogar pequeño y agigantado de amor y de presencias, de luz.

¡El espantapájaros!

Nació antiguo como muñeco sin cuerda, como marioneta desnuda, para servir. Le hubiera gustado ser pastorcito de ovejas, coya de las montañas, arreador de vacas o simplemente el niño con corazón de caramelo para recoger melones perfumados, higos, uvas blancas, trigo rubio; cargar cántaros panzudos llenos de miel y flores violetas, rojas y blancas.

Era solamente un muñeco viejo casi sin ropas y sin alma que dejaría de vivir cuando el viento del oeste llegara como animal bravío a desatar su enojo. Nina lo miraba porque sentía que tenía vida y le daba pena. Era sensible.


Un día, vio una mariposa sobre su sombrero; tenía las alas grandes amarillas y negras. Nina se acercó para atraparla, pero ella se volaba y luego volvía a posarse sobre la cabeza del espantapájaros.

−No llores −le dijo−. Ahora ya tienes una amiga. Prometo dejar de hacer ruido para que puedan hablar. Te traeré un ramito de violetas para que le regales a ella. Seguro le gustaran… o quieres que le cante vuela, vuela


----NINA

(click en el enlace)


Puede que te interesen:

Lo mucho que te amé, de Eduardo Sacheri


«Creo que si alguien supiese la historia de mi vida la vería como una vida mal vivida, llena de secretos, traiciones, ocultamientos. Pero en esta historia en la que casi todo lo que hago lo hago mal, me permito creer que hay una cosa, una sola cosa, que hago bien.»

Lo mucho que te amé es la nueva novela de Eduardo Sacheri. Una historia que nos lleva a la década del 50 en Buenos Aires, en el seno de una familia de origen español.
Cuenta la historia de Ofelia, una de las cuatro hermanas Fernández Mollé, una muchacha formal, feliz, a punto de casarse. Pero una tarde su vida cambia abruptamente para convertirse en una maraña de sentimientos encontrados: delicia, inquietud, felicidad, incertidumbre, miedo y mucha culpa.
Con grandes vaivenes interiores y a través de difíciles decisiones, se va convirtiendo en una mujer adulta que enfrenta a su propio modo las circunstancias que le han tocado.
La crítica ha dicho...
«Sacheri logra como pocos darles una proyección universal a las historias que cuenta. Historias de gente común donde lo cotidiano se vuelve épico.»
Juan José Campanella


«Sacheri ha revivido el relato futbolístico en tanto género literario importante con cautivadores cuentos que usan el deporte como prisma para mostrar las idiosincrasias de su nación.»
Jonathan Gilbert, The New York Times


Sobre La noche de la Usina:
«Sacheri maneja con extraordinario pulso, y con felices destellos expresivos, la preparación y consecución del robo, perpetrado por gente trabajadora y tenaz que convierte su torpeza en una épica del ingenio de los pobres.»
Francisco Solano, Babelia


«... esa sabia mezcla entre comedia y drama que preside buena parte de una novela (#) repleta de diálogos ocurrentes, de un humor desencantado y corrosivo. Un humor que nos recuerda al mejor Cortázar de Historias de cronopios y de famas por sus equívocos, por la deliciosa ambigüedad y sus habituales juegos de palabras.»

José Belmonte Serrano, Zenda

OPINIÓN

---Lo mucho que te amé, de Eduardo Sacheri es una historia que transcurre en la Argentina de 1950. Una familia simple, con sus rutinas, preocupaciones y hasta sus peleas políticas.
El eje de esta novela es un amor prohibido. La protagonista enfrenta todos los prejuicios de la época, dejando ver hasta dónde puede ser capaz.
Preguntas y más preguntas sin ninguna respuesta.
Sin duda, nos deja pensando más de una vez sobre la vida y sus desafíos.

Puede que te interesen:

Junio

 

Llega Junio, el invierno en el hemisferio sur.

El presente es solamente eso: mirar la vida a través de una ventana, el tiempo que se queda en una taza de té, en las páginas de un libro, en el ronroneo de tu gato... Todavía las hojas amarillas de los árboles abuelos me hablan con su dialecto acompasado y me traen sueños que no pierden las esperanzas.

Alguien se va a recoger estrellas, estamos desabrigados. La PAZ parece ser una palabra sorda, pero las burbujas de las sílabas le dan vida porque la desean, rozándola con la punta de los dedos.

Y yo sin vela ni timón, sin puerto.

El camino recorrido tiene historia que se vuela como los tantos afectos que perdí, pero estoy entera todavía gracias al sol que nace dentro.

Feliz Junio, cuídense.

💙

Un lugar donde vivir...

eclipse y espuma,
melodía de alas
y palmeras que musitan sus odas.
Allá en el horizonte imposible,
entre las caracolas y las gaviotas,
sin la prisión de tus palabras.
----

Recuerden que solamente dejo abierto los comentarios el primero de cada mes. Los quiero. Un abrazo grande.


PUERTO soledad


Calla el viento. 
Se estremece el mar
 con el oleaje. 
Es un sórdido lamento,
 el grito de la borrasca: 
vano, cautivo... 
como la trama de su herida. 
De la guerra se huye
 como quien busca
 su lejano nido
 mientras el gris anochece
 en esa soledad
 sin velas ni timón, sin puerto.



Las ansias de lejanía elevan su concierto en comunión con la templanza, que se desangra como una triste lágrima sobre los destellos de la soledad del alma.





Para Emilio Torres comienza un largo viaje. Ve la indiferencia en la cruz de otras miradas... Es tiempo de hablar de la esperanza.

Enlace↓↓↓


(Gracias lectores por comprar este libro en papel, la dicha es doble)

LICIA. Hermana mía

 


‒En los hijos de María Antonieta. Pobres niños de ojos trémulos, se quedarán solos llorando una eternidad entera.
‒No digáis eso. Sois pesimista.
‒Digo lo que veo Madame Olimpia. La falta de valores lleva a la soledad y a un inevitable recelo de muerte. Los espíritus estrechos satisfacen sus sentimientos, buenos o malos, por medio de incesantes grandezas. Son víctimas.
‒¿De qué habláis?
‒De la soberbia de aquellos que creen que lo tienen todo para ser felices pero caen en un vacío existencial que los ahoga. Si el corazón humano sabe reposar a la altura de los afectos, raramente se detiene en la pendiente de los sentimientos rencorosos.
‒No os entiendo‒respondió Olimpia que ya estaba demasiado anciana para comprender el sentido de algunas palabras.
‒No importa. Mejor me voy porque hay demasiado revuelo en la calle. Mañana estaré a la misma hora. (fragmento)

LICIA. Hermana mía.

💙

------------------------Pasión por la Historia: La última mujer, La abuela francesa, Puerto soledad, La nodriza esclava...