Ir al contenido principal

La novia ¿Ella regresó por amor? (3ra parte)


Antonio Capel


De repente, escuchó un grito:
-¡Préstame el auto!-interrumpió Roberto con prepotencia y el rostro distorsionado como si fuera la propia muerte que se estuviera riendo de Salvador.
-¡El auto no se toca!-volvió a contestar Salvador con la paciencia al borde del colapso.
-Egoísta, mal padre-protestó Roberto con tono amenazante.

Se fue hacia el garaje, donde se hallaba el flamante coche de su padre, y con una navaja lo rayó de punta a punta; luego se marchó tranquilo por la calle desierta a agotar el poco dinero que tenía con mujeres o a beber en algún bar, sin ninguna intención de ocultar sus vicios.

El centro de la habitación la ocupaba una mesa redonda, de roble, rodeada de sillones de cuero colocados delante de la biblioteca. Directamente, encima de la mesa, pendiente del techo, había una lámpara de cristal.
-Te quiero, hijo-le dijo Úrsula-He estado algo enferma, te pido que no me abandones. La iglesia me está esperando, seguro perdonará mi infidelidad.
-Sí, mamá. No puedo venir tan seguido, piensa que tengo una familia. Ya no soy el niño que tú cuidabas tanto.
-Lo sé. Dime, ¿eres feliz?.
-Bueno, tú entiendes… Dolores es tan especial.
-Una mujer perturbada. Eso ya lo sabías cuando decidiste casarte con ella. Tuviste muchas oportunidades: chicas educadas de buena familia y tú elegiste a Dolores que, vamos a ser sinceros, te había engañado más de una vez y se comentaba que te quería por tu dinero. Tengo que ser realista y perdona, pero a estas alturas… aunque tú todo eso ya lo sabes. Yo lo único que quiero es que no te maltrate.

-¡Madre, soy un hombre!.
-¿Y eso?. Hoy la violencia tanto física como psicológica puede darse de ambas partes.
Salvador hizo una pausa, sonrió débilmente a Úrsula a quien amaba, se apartó de la mesa y dirigió sus pasos al encristalado armero adosado a la pared que tenía sus cortinillas cerradas para que nadie viera los objetos reservados.
-Acá guardaba mi padre las armas en condiciones y cargadas ¿ no?.
-Sí, pero deja eso que me da terror.
Cerró el armero y volvió a la mesa junto a su madre; con delicada lentitud se acercó a ella y le dio un beso. Ahora, después de haber visto las armas, se sentía más seguro aunque siempre existe una filosofía para la falta de valor.

Cuando salió al patio, vio que los gatos trepaban el tejado para observar su presencia y se acordó de su niñez y juventud cuando los abrigaba en sus brazos llenándolos de lágrimas. Se sentía tan solo después de la muerte de su padre. No había podido sobreponerse, a pesar de los años transcurridos, a esa pérdida. Pensar en él lo hundía en el desgarro.
-Cuídate, mamá. Mañana vuelvo.
-Bendiciones para ti-dijo Úrsula. Toda su vida se había aferrado a él para protegerlo porque su amor era infinito. Lo cierto era que, de alguna manera, lo había aislado del mundo.

Salvador llegó a la casa con su coche sin advertir que se encontraba todo rayado, arruinado, por el capricho de su hijo Roberto. Cuando dio unos pasos, volvió la mirada y allí estaba… Su BMW parecía un automóvil viejo y deslucido.
-¡Dónde está Roberto!-le gritó a Dolores que se hallaba en el living pintándose las uñas.
-Déjalo que no hizo nada.
-¡No hizo nada!-gritó Salvador después de escuchar su repugnante respuesta.
-Tú siempre te ensañas con él porque es joven, porque sientes que compite contigo. Tú eres el padre, no el hermano.
-Porque soy el padre exijo respeto.
-Bah… No sabes ser padre ni marido, eres egocéntrico, piensas solamente en ti y en tu estúpido auto. Dinero y más dinero.

-¿Y tú?. Necesitas de ese dinero, lo gastas a manos llenas, nada te importa. ¿verdad?.

Entradas populares de este blog

Nota para programa de tv local

Algunas de las imágenes de una nota que me hicieron para la TV local. Gracias Claudio Paez por convocarme. Me alegra haber podido hablar de mis libros y dar a conocer la novela El silencioso grito de Manuela en mi ciudad.
El video es muy extenso, es por eso que copié estas imágenes. Además no me gusta verme jaja. Es un defecto que tengo. Igual no quería dejar de mostrarles porque fue muy lindo hacer la nota. Hace tiempo me habían convocado pero para la radio cuando publiqué mi libro de poemas "Amor Verdadero" (2000).

Libros eternos

Muy pronto por EDITORIAL DUNKEN de Buenos Aires, estoy muy ilusionada.

Por ahora en AUTORES EDITORES-- en papel desde cualquier país.
 https://www.autoreseditores.com/…/el-silencioso-grito-de-ma… En formato e-book en Amazon y algunos capítulos en: lujanfraix.blogspot.com

y en Amazon en formato e-book.




Yo soy asidua defensora de los libros en papel porque perduran con el tiempo, porque quedan en las bibliotecas de generaciones esperando ser compartidos, porque enriquecen la cultura de los que vendrán...
Compren libros eternos porque nos dejan sueños. De niña los adoraba, más que los juguetes.
Se los digo de corazón... No porque quiera ganar dinero. No tengo regalías por las ventas. De verdad. Es por otra causa, mucho más importante. Es por vocación y permanencia.
Muchos besos.

Mi refugio

Mi refugio, el escritorio, donde habitan las palabras que sanan... Los gatos, la ventana hacia la libertad, escuchar el trino de los pájaros y sentir el latido del amor durmiendo entre los muros, en cada pétalo, en el ronroneo de la lluvia...
Se puede volver de la tristeza a habitar la casa?
Es temprano para recoger cenizas aunque siento huecos insondables y grises que rezan bajo mi piel que grita, que pide ayuda, que todavía cree...
Mañana volveré a mirarme en las estrellas para saber si estoy viva.


Luján Fraix-2015
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...