.

Mujer... ¿Quién te enseñó el camino de los poetas cuando dormías, pequeña, en el ocaso de los alfabetos?

.

.

amigos

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Elsa y Fred



China Zorrilla y Manuel Alexandre



Hace un puñado de tiempo que nos abandonó, pero eso es apenas un detalle porque China Zorrilla (uruguaya) estará siempre entre nosotros los argentinos que la amamos tanto. Y si se sienta en la butaca del cine para disfrutar la nueva película de los ganadores del Oscar, Shirley MacLaine y Christopher Plummer, la evocación de la actriz uruguaya será total. 

Se trata de la remake de la película que protagonizó con el español Manuel Alexandre allá por 2005. Basta con mirar el adelanto para comprobar que la versión hollywoodense respeta el argumento del film dirigido por Marcos Carnevale (argentino). Está la escena en la que escapan del restaurante sin pagar, la clásica Fontana de Trevi... Y el mensaje de siempre: 

"Nunca es demasiado tarde para amar y hacer realidad los sueños."





***

Quiero comunicarles a todos aquellos amigos,
que no son muchos,
que en el blog



voy a seguir publicando por segmentos
mi novela "La Dama que llora..."
desde el comienzo
como venía haciéndolo en este sitio.
Gracias, yo sé que muchos no la seguían
pero bueno algunos amigos sí
y es por eso que la llevé al otro blog.
Gracias nuevamente,
de corazón y de alma a alma.

***



lunes, 24 de noviembre de 2014

Un té con "Las Damas"





Este té del martes lo voy a compartir con ustedes
a quienes quiero mucho
y con unos seres muy especiales
que formaron parte de mi vida
y a quienes decidí llamar
"Las Damas".

Esta publicación no es nueva,
no tuve tiempo de preparar el té hoy por eso quise traerles esta entrada que cumple 2 años; es una de las primeras. Como los lectores se renuevan... espero que la compartan como siempre.


Para ello elegí la taza "Princesa",
la más bella que tengo:
Royal Albert England,
Old Country Roses.


"Las Damas"
eran mis tías abuelas
que durante mi infancia llenaron de glamour
mi casa.


Eran siete.
Tres de ellas se casaron
y las otras se quedaron solteras.


De ellas recibía sus mimos y abrazos fríos,
como al pasar...
porque eran especiales:
damas de alta sociedad, adineradas,
coquetas, bellas...
pero distantes y esquivas.


Podían llegar a ser muy solidarias
pero no dejaban de enjuiciar a las personas,
buscar sus defectos,
y llenar de culpas
a quien, generosamente, les daba hospitalidad.


Eran difíciles pero compañeras,
soberbias pero respetuosas...
muy virginales.
Algunas de ellas nunca tuvieron novio
y fallecieron casi en soledad
asistidas por enfermeras
y por las sobrinas
que les dieron amor.


Mi bisabuelo José, el padre,
era un hombre austero,
de gran carácter
y esa manera de gobernar su familia
hizo eco en aquellas mujercitas
que se transformaron en su espejo.


Hoy quiero recordar sus perfumes de jazmines,
los vestidos blancos,
y ese aire de princesas con collares de perlas
y guantes.


Ellas se sentían omnipotentes,
eran "Las Damas"
a quienes el pueblo observaba...


detrás de sus glorietas de marfil,
en aquellos jardines estrellados
de cuentos de doncellas, 
prisioneras de una sociedad inventada.


La niña del retrato soy yo a los seis meses.



"Las Damas"
no fueron felices,
necesitaban humildad...
Tal vez no conocían ni siquiera la palabra,
pero aun así eran queridas
por su familia.
Es que no miraban sus defectos.

Yo las recuerdo con cariño
porque en el ir y venir de aquellos días,
alguna me leía cuentos,
otra me regalaba chocolates, juguetes
y vestidos
y yo me sentía tan reina como ellas.

Nada sabía de sus tristes corazones.


En mi cuna alba
agitaba mis manos pequeñas
frente a las damas finas
que llegaban de la gran ciudad.
Sabían de secretos y de lágrimas.
Eran solteras sin remedio
porque el tiempo
les había quitado la luz.
Con perfumes de Cocó Chanel
y aires de princesas
tenían el alma desierta.

Luján 2014




domingo, 23 de noviembre de 2014

"Antes del fin", de Ernesto Sábato


"En la tristeza
todo se vuelve alma"


"Escribo porque quizá me ayude
a encontrar un sentido de transcendencia
en este mundo plagado de horrores,
torturas y genocidios.
Pero también de pájaros que levantan mi ánimo
cuando oigo sus cantos,
al amanecer; 
o cuando mi vieja gatita viene a recostarse
sobre mis rodillas...


o cuando veo el color de las flores, a veces tan minúsculas
que hay que observarlas desde muy cerca.
De alguna manera,
nunca dejé de ser el niño solitario que se sintió abandonado,
por lo que he vivido bajo una angustia semejante
a la de Pessoa:

"seré siempre el que esperó a que le abrieran la puerta,
junto a un muro sin puerta."


La verdadera Patria del hombre a la que siempre retorna
luego de sus periplos ideales,
es esta región intermedia y terrenal del alma,
este desgarrado territorio en que vivimos, amamos y sufrimos.

***


Y en un tiempo de crisis total,
sólo el arte puede expresar la angustia y la desesperación
del hombre, ya que,
a diferencia de todas las demás actividades del pensamiento,
es la única que capta la totalidad del espíritu,
especialmente en las grandes ficciones
que logran adentrarse en el ámbito sagrado de la poesía.


La creación es esa parte del sentido que hemos conquistado en tensión
con la inmensidad del caos.

No hay nadie que haya jamás
escrito, pintado, esculpido, modelado, construido,
inventado, a no ser para salir de su infierno.

Sólo quienes sean capaces de encarnar la utopía
serán aptos para el combate decisivo,
el de recuperar cuanto de la humanidad
hayamos perdido."


Como un exiliado 
camino por las callejuelas
de la ciudad más antigua,
la primera en nacer.
Mi alma va delante de mí,
vacilante y ansiosa.
¿Quién la perturba?
¿Su abandono o su búsqueda
de una nueva morada?.
Allí estoy,
sonámbula,
huérfana y vencida.
Añoro la playa y las altas colinas
y aquella barca azul
que cerca de la costa
está esperándome.

Matilde Kusminsky-Richter
(esposa de E. Sábato)


"Siempre habrá alguien
a quien nuestra ausencia resultará irreparable:
una madre, un padre, un hermano;
cualquier ser por remoto que fuera.
Un entrañable amigo, 
hasta un perro basta."

***

Los invito a visitar, cuando tengan tiempo,
el blog ARTE-POESÍA
donde encontrarán además de pinturas como en todos mis sitios,
muchos de mis poemas y relatos
como así también de autores invitados 
y de escritores clásicos.



viernes, 21 de noviembre de 2014

Perdonar el pasado





Envejece la tarde
buscando tiempos
para deshacer las horas.
El sol se aquieta...
Es temprano
para sentarse a esperar
futuros que no fluyen...
mientras el aleteo incesante
de este presente
escarba abismos
desde sus inseguros gozos
tratando de mostrar 
vestigios de una dicha
mal soñada, incontable, desmembrada...
entre la locura y el miedo
de perdonar el pasado
para construir...

Luján Fraix






miércoles, 19 de noviembre de 2014

Cartagena de Indias, la ciudad del Gabriel García Márquez






La vieja Cartagena de Indias es una ciudad de ensueño, no sólo por su arquitectura colonial, sus altas murallas de piedra y el calor de su gente sino, más que nada, porque ahí vivieron Gabriel García Márquez y sus personajes más queridos. Descubrirla es un viaje al corazón del realismo mágico.

Está solo, sentado en el fondo de una de las mesas del salón,
que no es muy amplio pero es acogedor.
Bermudas de explorador, camiseta sin mangas,
sandalias con suela de goma.
La ropa es clara, liviana, fresca.
Barba espesa, anteojos de carey, pelo ensortijado.
Sobre la mesa de madera, redonda,
diminuta, se apiñan una tablet, un celular y una cámara reflex con motor,
de las que usan los profesionales.
También hay un cuaderno de notas,
en el que garrapatea una palabra tras otra con un lápiz de punta afilada
con esmero y sin levantar la vista del papel.



Está ahí por las historias que cuentan, algunas ciertas, otras inventadas, de los días en los que Gabriel García Márquez se refugiaba en las mesas del fondo en compañía de libros y café; los otros son parroquianos, gente del lugar, que disfrutan del generoso aire acondicionado, del ambiente amable y del tiempo libre.


La muy antigua y heroica Cartagena de Indias, la más bella del mundo, abandonada por sus  pobladores por pánico al cólera, después de haber resistido a toda clase de asedios de ingleses y tropelías de bucaneros durante siglos, como la ve de las alturas, en su quimérica travesía en globo Fermina Daza, en la novela preferida de Gabo "El amor en los tiempos del cólera", ésa es la ciudad, ni más ni menos.


Abaco (librería) es el punto final de "La Cartagena de García Márquez, historias reales e imaginarias", un recorrido por los lugares que marcaron la vida y los libros del autor de "Cien años de soledad". Ahí está el convento de Santa Clara, donde las hijas de la aristocracia eran "enterradas vivas" por haber cometido el error de enamorarse de la persona equivocada. El jardín escondido, la galería de techos de madera, los paredones sin ventanas, que vieron envejecer y morir a las monjas de clausura que cruzaban la puerta una vez y para siempre, siguen en pie.


Ahí sufrió su calvario Sierra María de Todos los Ángeles, en "Del amor y otros demonios", otra de las novelas que late en el corazón de Cartagena de Indias, la vieja, la encantadora, la que se pierde entre callejones ardientes, donde se apiñan los vendedores ambulantes, las mujeres voluptuosas... Basta dar vuelta la esquina para dar con la casa amurallada que hizo construir García Márquez. No se puede ver más que las palmeras que asoman por encima del alto paredón y la ventana desde la que a Gabo le gustaba contemplar el mar.


En 1984 , la Unesco declaró a Cartagena de Indias Patrimonio Histórico de la Humanidad y la ciudad le hace honor a la distinción.


Eso es lo que celebra el muchacho que intenta
infructuosamente poner en blanco sobre negro
aquello que le apasiona escribir
sin distraerse de su cuaderno de notas.
Vivir para contarlo, parecen decir unos;
contar para vivirlo, parece querer el otro.
Afuera está la ciudad,
el campanario de la Catedral de Santa Catalina de Alejandría,
los atardeceres en el Café del Mar,
los enamorados, los condenados,
las carcajadas de Gabo
que retumban en los portales a la luz de la luna.

Ricardo Luque




domingo, 16 de noviembre de 2014

Entre tú y yo...





No te rindas, aún estás a tiempo
de alcanzar y comenzar de nuevo,
aceptar tus sombras,
enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
continuar el viaje,
perseguir tus sueños.
destrabar el tiempo,
correr los escombros
y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
aunque el frío queme,
aunque el miedo muerda,
aunque el sol se ponga y se calle el viento.
Aún hay fuego en tu alma,
aún hay vida en tus sueños.
Porque cada día es un comienzo nuevo.
¡Porque ésta es la hora y el mejor momento!


Mario Benedetti




viernes, 14 de noviembre de 2014

La autoestima



María Wilhelmina Wandscheer


La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, nuestra manera de ser y de comportarnos y hacia los rasgos de nuestro cuerpo y nuestro carácter. En resumen, es la percepción evaluativa de nosotros mismos.

Podemos hacer varias cosas para mejorar nuestra autoestima:

* Convertir lo negativo en positivo: nunca pierdas las ganas de pensar en positivo, invertí todo lo que parezca mal o que no tiene solución.

* No generalizar: no generalizar a partir de las experiencias negativas que podamos tener en ciertos ámbitos de nuestra vida.

* Centrarnos en lo positivo: debemos acostumbrarnos a observar las características buenas que tenemos. Todos tenemos algo bueno de lo cual podemos sentirnos orgullosos.

* Hacernos conscientes de los logros: una forma de mejorar nuestra imagen relacionada con ese "observar lo bueno" consiste en hacernos conscientes de los logros o éxitos que tuvimos en el pasado e intentar tener nuevos éxitos.

* No compararse: todas las personas somos diferentes, todos tenemos cualidades positivas y negativas.

* Confiar en nosotros mismos: confiar en nuestras capacidades y en nuestras opiniones. Actuar siempre de acuerdo a lo que pensamos y sentimos, sin preocuparse excesivamente por la aprobación de los demás.


miércoles, 12 de noviembre de 2014

"Tus ojos", de Octavio Paz





Tus ojos son la patria del relámpago
y la lágrima,
silencio que habla,
tempestades sin viento,
mar sin olas,
pájaros presos,
doradas fieras adormecidas,
topacios impíos como la verdad,
otoño en un claro bosque
donde la luz
canta en el hombro de un árbol
y son pájaros todas las hojas,
playa que la mañana encuentra
constelada de ojos,
cesta de frutos de fuego,
mentira que alimenta,
espejos de este mundo,
puertas al más allá,
pulsación tranquila del mar a mediodía,
absoluto que parpadea...

Octavio Paz



Escritor mexicano
(1914-1998)



lunes, 10 de noviembre de 2014

Martes de té: Mi Buenos Aires querido...




Un libro recopila verdaderas perlas fotográficas
sobre la ciudad que no duerme.

Daniel Balmaceda
recupera así escenas que parecían
haber quedado en el olvido.
Repasamos algunas de las más emblemáticas
en esta tarde de té de los martes.


"La magia de la fotografía es recrear una escena que no vivimos",
dice Daniel Balmaceda.
Acaso sea la definición perfecta para su más reciente libro:
"Buenos Aires en la mira"

Homenaje a Manuel Belgrano 1889


Durante años, este periodista 
miembro de la Sociedad Argentina de Historiadores
buscó fotos antiguas de la ciudad
en el archivo general de la Nación.,
la Fototeca de la Biblioteca Nacional,
la Legislatura porteña, diarios y revistas.


¿O fue al revés?


"Ellas me buscaron a mí,
de alguna manera me sedujeron,
hicieron que les prestara atención, que las eligiera.
La selección de imágenes fue caprichosa,
restringida por los parámetros del encantamiento.

La catedral, vecina al Cabildo, 1910


¿Alcanza con solo eso?


Sí, porque detrás de cada foto habrá una historia
que valga la pena compartir",
dice el autor.

Puerto Madero 1920


Son 160 instantáneas inéditas que emocionan
y transportan al lector en el tiempo:
entre 1880 y 1970.

Mirando hacia Córdoba... 1886



 Balmaceda además acompaña cada escena con relatos
que reconstruyen vivencias,
aventuras y anécdotas...
Toda una vida.





Gracias querida Belén

LA DAMA DE LOS COLORES

De una amiga en la distancia,
más no por ello lejana,
he aprendido la constancia
el buen hacer que dimana.

La dama de los colores
lleva el nombre de una virgen;
ella le entregó los dones
que tan fácilmente esgrime.

Pues ha creado un espacio
del color del arco iris
un verdadero palacio
de pintura, letra y simil.

En él aprendí a perderme
dejando el alma desnuda.
Alma de poeta inerme
sumergida siempre en dudas.

Me has enseñado a abogar
por un mundo diferente
en el que reinas, Luján,
y reinarás para siempre.

Con mi sincero cariño. Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...