Ir al contenido principal

Agosto



1898



Llega AgoSto ya...
                           en la Argentina el mes de los vientos, pues suele soplar más que siempre arrastrando huellas de invierno para dejarnos alguna llama en la calidez de su abrazo. Y empezamos a ver la primavera asomando detrás de la luna cargada de estrellas que se ilusiona con noches claras para mirar a través del cristal nuestros sueños.

Mi abuelo partió un 24 de agosto de 1977, él se fue a su cielo perfecto a murmurarle a aquella pampa que abrigaba con nombre de madre y se encontró, seguramente, con sus campos arados, la higuera y su casa antigua con vidrios tallados. Ahora estarán todos riendo como cuando eran niños: mis abuelos y sus hijos... y mi papá... "Llegaste Berto (Alberto)"-seguro le habrá dicho mi abuelo cuando lo vio venir entre los árboles con el polvo de los caminos entre sus ropas.

Yo no me di cuenta que casi se fue el invierno, estoy como anestesiada y todavía me pregunto cosas y no encuentro respuestas... en la ciudad gris. Necesito un estallido cromático para despertar y poder conectarme con mis propios deseos.

Soy, por naturaleza, servicial pero es hora ya de escuchar el latido de mi propio corazón.

Que tengan bonito inicio de mes. Escuchen el lenguaje del alma porque sabe cómo bajar al mundo de los sueños nuestra propia realidad.


Comentarios

  1. Hola Lujan, sabes tengo afinidad con el factor
    climático invernal, se adecuá a mi
    estado corporal y tu lo detallas bello
    mi querida Lujan.

    Besitos dulces
    Siby

    ResponderEliminar
  2. LUJÁN

    Gusto en saludarte amiga, que bonito escribes, esa delicada forma descriptiva que tu haces, tiene sensación de presencia, a través de tu pluma, placer en visitarte, volveré muchacha, si no te molesta.

    Te dejo mi afecto, cuídate.

    LÚCAS

    ResponderEliminar
  3. Me cuesta entender que nos calienta los mismos rayos de sol, que curioseamos las fases de la misma luna y que tu invierno sea mi verano. Hay un estallido cromático en cada contemplación y en cada retrospectiva donde uno busca a sus mayores. El abuelo, ese archivo de conocimientos útiles y de mesura, esa ternura de una manos labriegas... ¡Son tantos los sentimientos que has despertado en mí! Gracias, Luján.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Acaba de empezar agosto y se pasa el verano, en mi tierra. Pronto llegará el otoño y durante unos días tendremos ese milagro de la tierra para luego entrar en brazos de la niebla, la bruma y el invierno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Luján, somos naturaleza y estoy segura que irás despertando poco a poco de ese invierno, que prepara en silencio la tan ansiada primavera. El recuerdo de tu abuelo viene a la mente y con él tu familia y tu tierra. Ellos están siempre cerca de nosotros, son nuestro árbol genealógico, que nos van recordando el paso del tiempo, la paciencia y la esperanza.
    Espero que este mes de agosto sea bueno para todos.
    Mi abrazo y mi cariño, Luján.

    ResponderEliminar
  6. Sim...devemos sempre saber escutar o que diz o coração. Ele nos indica seguramente o melhor caminho. Gostei das tuas palavras.
    Um maravilhoso domingo para ti.

    Um beijo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Lujan: estamos todos entumecidos por el encierro y el frío. Espero que pase pronto este tiempo tan gris que nos anula y nos quita ganas de todo.

    Un abrazo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  8. Aquí en pleno erano y pasando calor pero es reconfortable ya que el invierno es demasiado largo.Feliz agosto para tí Luján. Un 24 de agosto del 2006 nació mi nieta mayor.Besicos

    ResponderEliminar
  9. Uy que lindo ten una genial semana: te mando un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola mi querida amiga, sabes que mi abuelo materno falleció un 7 de agosto de 1986 cuando yo era una niña y a pesar de mi edad recuerdo muy bien haber llorado mirando su fotografía por varios días. Sin duda están en un lugar mejor pero siempre se les extraña. Te deseo una bonita semana y te dejo un abrazo inmenso

    ResponderEliminar
  11. Querida Luján, qué hermosa eres, amiga.
    Tu abuelo y tu papá reencontrándose más allá del invierno. Me has conmovido.
    A veces el invierno se nos hace más invierno, sí. Ojalá la primavera te traiga ese renacer y puedas mirar las estrellas con alegría.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La resurrección de la rosa, de Rubén Darío

Amiga Pasajera: voy a contarte un cuento.

Un hombre tenía una rosa, era una rosa que le había brotado del corazón. ¡Imagínese usted si la vería como un tesoro, si la cuidaría con afecto, si sería para él adorable y valiosa la tierna y querida flor! ¡Prodigios de Dios!. La rosa era también un pájaro, parlaba dulcemente y su perfume era inefable y conmovedor como si fuera la emanación mágica y dulce de una estrella que tuviera aroma.
Un día, el ángel Azrael pasó por la casa del hombre feliz y fijó sus pupilas en la flor. La pobrecita tembló y comenzó a padecer y a estar triste, porque el ángel Azrael era el pálido e implacable mensajero de la muerte. La flor desfalleciente, ya casi sin aliento y sin vida, llenó de angustia al que en ella miraba su dicha. El hombre se volvió hacia el buen Dios y le dijo:
-Señor, ¿para qué quieres quitar la flor que nos diste? y brilló en sus ojos una lágrima.
Conmoviéndose el bondadoso Padre, por virtud de la lágrima paternal, dijo estas palabras:
-Azra…

La Cantante Francesa, de Alexandra Risley

Viena, Imperio Austrohúngaro, 1886
Anouk Brassard es la nueva cantante del Heuriger Wolff, la taberna más popular e infame de la ciudad. Talentosa, bella e inalcanzable, la francesa pronto se convierte en el objeto del deseo de todo ebrio, noble o proletario. Lo que nadie imagina es que detrás de aquel seudónimo esplendoroso se esconde Mallory Chénier, una joven desesperada, con un pasado trágico a cuestas y un solo objetivo: sacar a su hermano pequeño de la cárcel. Theo Phillips, un apuesto y arrogante príncipe bávaro, no es precisamente la clase de hombre que pierde la cabeza por una cantante de cabaret, así que, cuando conoce a la fascinante señorita Brassard, no pretende entrar en disputa por ella. Pero entonces, un breve y fascinante encuentro lo cambia todo. De pronto, está inmerso en su mundo caótico y peligroso, y no se detendrá hasta que consiga emerger con ella. Alexandra Risley nos muestra una faceta desconocida de la Viena de finales del siglo XIX. Lejos del esplendor de l…

GRACIAS VIVIANA RIVERO (escritora)

GRACIAS VIVIANA RIVERO (escritora)

No lo puedo creer. La prestigiosa escritora argentina VIVIANA RIVERO me ha dejado este mensaje. Un verdadero regalo de Navidad. Gracias Viviana.





Hola Lujan! Querida colega! Que lindo es escribir pero que difícil es este camino en sus comienzos. Yo golpee muchas puertas al comienzo de las editoriales grandes. Jamás me recibieron los libros nunca me los leyeron. Entonces decidí publicar con una editorial chiquita ( que me cobro muy caro!! Ya debes saber cono es esto) y esa ediciòn se vendió mucho, se agotó en pocos dias. Hicimos seis ediciones más y entonces recién allí las editoriales grandes que me habían dicho que no, me escribieron para que vaya con ellas.


Lujan sigue adelante lo que dicta tu corazón que nada detenga tus sueños. Y estate atenta a las oportunidades ...Dios siempre abre puertas.

Te mando un beso grande



Entradas populares de este blog

La resurrección de la rosa, de Rubén Darío

Amiga Pasajera: voy a contarte un cuento.

Un hombre tenía una rosa, era una rosa que le había brotado del corazón. ¡Imagínese usted si la vería como un tesoro, si la cuidaría con afecto, si sería para él adorable y valiosa la tierna y querida flor! ¡Prodigios de Dios!. La rosa era también un pájaro, parlaba dulcemente y su perfume era inefable y conmovedor como si fuera la emanación mágica y dulce de una estrella que tuviera aroma.
Un día, el ángel Azrael pasó por la casa del hombre feliz y fijó sus pupilas en la flor. La pobrecita tembló y comenzó a padecer y a estar triste, porque el ángel Azrael era el pálido e implacable mensajero de la muerte. La flor desfalleciente, ya casi sin aliento y sin vida, llenó de angustia al que en ella miraba su dicha. El hombre se volvió hacia el buen Dios y le dijo:
-Señor, ¿para qué quieres quitar la flor que nos diste? y brilló en sus ojos una lágrima.
Conmoviéndose el bondadoso Padre, por virtud de la lágrima paternal, dijo estas palabras:
-Azra…

La Cantante Francesa, de Alexandra Risley

Viena, Imperio Austrohúngaro, 1886
Anouk Brassard es la nueva cantante del Heuriger Wolff, la taberna más popular e infame de la ciudad. Talentosa, bella e inalcanzable, la francesa pronto se convierte en el objeto del deseo de todo ebrio, noble o proletario. Lo que nadie imagina es que detrás de aquel seudónimo esplendoroso se esconde Mallory Chénier, una joven desesperada, con un pasado trágico a cuestas y un solo objetivo: sacar a su hermano pequeño de la cárcel. Theo Phillips, un apuesto y arrogante príncipe bávaro, no es precisamente la clase de hombre que pierde la cabeza por una cantante de cabaret, así que, cuando conoce a la fascinante señorita Brassard, no pretende entrar en disputa por ella. Pero entonces, un breve y fascinante encuentro lo cambia todo. De pronto, está inmerso en su mundo caótico y peligroso, y no se detendrá hasta que consiga emerger con ella. Alexandra Risley nos muestra una faceta desconocida de la Viena de finales del siglo XIX. Lejos del esplendor de l…

Origen del saludo: Buenas y santas...

🌻Antiguamente, y aún se continúa haciendo en algunas zonas rurales, se saludaba desde lejos "¡Ave María purísima!", a lo que otra persona -esté visible o no para el que llamaba- debía responder "Sin pecado concebida" para identificar si el interlocutor era o no cristiano. De la evolución de ambas expresiones surgió un saludo bastante común en parte de Sudamérica (Argentina y Colombia) tanto urbana como rural: "¡Buenas y Santas!" confluencia tal vez de la expresión "dar el Santo" De allí surgió el título de mi novela Buenas y Santas... aunque podría también interpretarse de varios modos por el argumento. "No sólo hay que ser bueno, sino también parecerlo" ---- Buenas y Santas...-Los hijos olvidados. Amazon España. http://amzn.eu/csFSOv3 Amazon Estados Unidos http://a.co/68bSdR2 Amazon México. http://a.co/gTTqYCr
Posts relacionados
La abuela francesa se fue a España
La abuela francesa: personajes <

Los hijos de Enoc, de Marta Abelló

UNA PROFECÍA, UN ÉPICO VIAJE, UN LIBRO LEGENDARIO
Y UN DESTINO PARA LA HUMANIDAD
La épica búsqueda del legendario Libro de Thoth llevará a una joven curandera húngara, un astrónomo persa y al papa Silvestre II a unir sus fuerzas para combatir la llegada del fin del mundo al inicio del año 1000. 
Porque según dice el Apocalipsis:
“Cuando se cumplan los mil años, Satanás será soltado de su prisión y saldrá para engañar a las naciones que están sobre los cuatro puntos cardinales de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de congregarlos para la batalla.”
Un gran viaje que te llevará de la Hungría medieval a Persia hasta llegar a El Cairo, donde se decidirá el destino de los protagonistas y de toda la humanidad.
La magia, la ciencia, la religión, los enigmas del cielo y la aventura, se unen en un año de oscuras profecías para desentrañar los secretos que se ocultan en el país de las pirámides.


Próximamente por Editorial Planeta.
Está en preventa en este enlace: Los hijos de Enoc primeros capítulos en est…

Retratos literarios: Felicitas

Felicitas, hija menor de doña Emma, era una adolescente rebelde en épocas donde había que cuidar las apariencias. 
No le gustaba el campo, pero tampoco conocía la gran ciudad. Su entorno la aburría: escuchar los sermones de su madre, ayudar a Remedios con las tareas domésticas, ir a misa... Solía escapar con su caballo y no volvía hasta la noche porque se quedaba junto al río donde su abuelo tenía la costumbre de rezar.
Su madre, autoritaria como pocas, quería que se case con un hacendado del lugar. Era costumbre acomodar los matrimonios de acuerdo al roce social y al dinero, pero Felicitas prefería huir detrás del capataz de la estancia cuando lo escuchaba tocar la guitarra en las noches de verano.
Ella no podía acercarse a él, estaba prohibido... Doña Emma guardaba secretos y la obligaba a ser cómplice de sus errores.
El día del casamiento llegaba pero... por mandato de su madre partieron para Francia.
Enlace↓↓↓
Buenas y Santas... Los hijos olvidados

Confesiones de una niña sola

Siempre me sentí niña-grande. En la escuela me aburría porque veía a mis compañeros pequeños y aniñados.
No sé...
Sentía como que no necesitaba consejos de nadie porque yo ya sabía bien lo que tenía que hacer. Es por eso que peleaba mucho con mamá, ella ponía sus límites y yo creía que no hacían falta.
¿Para qué?

A pesar de todo, la soledad estaba dentro de mí como una hermana que hacía que buscara refugio en mis libros.
Hoy me sigue abrazando... aunque esté rodeada de mucha gente.



EL LIBRO DE LOS RECUERDOS


Posts relacionados
La abuela francesa se fue a España
La abuela francesa: personajes
La abuela francesa
Gracias Mechi Perisset
Gracias María Pilar Marcen Ferrer


Pueto soledad. La guerra de Malvinas-1982-

ÚLTIMO COMBATE

Volver a ese juego infinito,
caminar las calles de arena,
tu oasis... y sentir el frío
como gota de mar en el alma.
Arrojar las huellas en algún espejo roto
tras esconder la sombra.
Llevar el misterio como pretexto
para descorrer la inocencia,
sostenida por el asombro de un verso
que ilumina
cuando la vida calla...

L.Fraix.



PUERTO SOLEDAD. La guerra de Malvinas-1982-
Enlace

Buenas y Santas...-Los hijos olvidados (Cap 2 Astuta y rebelde, 2da parte)

‒Perdón. ‒Ya verás cuando lleguemos a la casa‒le dijo doña Emma por lo bajo‒. Me las pagarás todas. ‒Tú me las pagarás‒dijo Felicitas en voz alta. ‒Oh, mil disculpas.
Don Simón y su esposa Ángela no sabían qué decir ante ese espectáculo dantesco. ‒Pasen a la sala, por favor, adelante. Raúl era un hombre de mediana edad, de complexión recia, ancho de espaldas, de mirar osado. Vestía el traje propio de los señores de alta sociedad: gemelos de campo pendientes de una correa y sombrero.
‒Mucho gusto‒le dijo a los presentes. A Felicitas parecía que la lluvia la había azotado en algún bosque de enanos. Raúl estaba impaciente; se notaba que sabía muy bien el plan urdido por sus padres. ‒¿Qué te ha pasado en el camino?‒le preguntó a Felicitas como para calmar los ánimos. ‒Es que no tengo nada de señorita fina, me agobia ponerme estos trapos. ‒¿Y cómo te vistes? ‒Como hombre‒contestó con desparpajo. ‒¡Niña! ¡Por el amor de Dios! Calla de una vez.
El ambiente era de pesadilla. Doña Emma hubiera querido que la…

Mi querida Irène, de Clara Fuertes

De la autora de las inolvidables novelas históricas: Agua de Limón y El gran dragón negro Mi querida Irène es una novela que habla de la memoria de las mujeres.
Habla del amor.
Y cuenta lo más triste, el último adiós.
Es un viaje al pasado, a la Segunda Guerra Mundial, a Francia, al corazón de la escritora Irène Némirovsky.
Imagino una maleta orgullosa, de cuero marrón, algo envejecida por el tiempo, en un rincón cualquiera de una casa de campo. Una maleta que todavía no sabe que deberá aguardar callada muchos años para desvelar su propia verdad. Imagino los nervios, los meses envenenados en negro, la rutina de un hogar alterado por la guerra. La cotidianidad interrumpida a base de golpes sobre la puerta de la entrada: Uno, dos, tres, cuatro, imposible contar cuantos. Imagino, la imagino.


A ella, a Irène Némirovsky. Lleva el cabello desordenado en un moño bajo mal hecho; sus manos están manchadas de tinta, su ropa también. Entre los brazos sujeta un cuaderno escrito con letra minúscula que cuen…