Julia Espín y Gustavo A. Bécquer




Bécquer se enamoró platónica y apasionadamente
de la más hermosa,
la más culta y refinada,
la más coqueta y seductora...
la que hoy nos parece la más becqueriana
de las mujeres que pasaron por su vida:
Julia Espín.


La conoció en 1858 cuando paseaba con Julio Nombela,
por la calle de la Justa, asomadas dos muchachas al balcón...


"Las jóvenes de extraordinaria belleza... diferenciándose  la que parecía mayor,
diecisiete o dieciocho años,
aquella tenía la expresión de sus ojos y en el conjunto de sus facciones algo de celestial.
Gustavo se detuvo admirado,
y aunque proseguimos la marcha-cuenta Nombela-
por la calle de la Flor Alta,
no pudo menos que volver varias veces el rostro
extasiándose al contemplarla."



Desde aquel momento,
se desencadenaría una pasión arrolladora en el poeta.
Bécquer mantenía frías relaciones sociales con ella
y su refinado círculo,
pero Julia siempre lo trataba con desdén y altivez.
Sus amigos tuvieron que intervenir para que se desengañara
y Bécquer,
sumido en la tragedia,
dejaría de verla. 
Sería el fin de un imposible amor Quijotesco,
creado en el ensueño de la imaginación 
y en su latente pasión.



Los invisibles átomos del aire
en derredor palpitan y se inflaman;
el cielo se deshace en rayos de oro,
la tierra se estremece alborotada.
Oigo flotando en olas de armonía.
Rumor de besos y batir de alas.
Mis párpados se cierran... ¿Qué sucede?
¡Es el amor que pasa!

G.A.B


Sólo después de muerto pudo comprobar
la propia Julia Espín, el inmenso amor que había inspirado su belleza
y su arte lírico
y descubrir que sin ella no hubiera
existido el poeta 
de amor más grande de la época moderna.


GRACIAS VIVIANA RIVERO (escritora)

GRACIAS VIVIANA RIVERO (escritora)

No lo puedo creer. La prestigiosa escritora argentina VIVIANA RIVERO me ha dejado este mensaje. Un verdadero regalo de Navidad. Gracias Viviana.





Hola Lujan! Querida colega! Que lindo es escribir pero que difícil es este camino en sus comienzos. Yo golpee muchas puertas al comienzo de las editoriales grandes. Jamás me recibieron los libros nunca me los leyeron. Entonces decidí publicar con una editorial chiquita ( que me cobro muy caro!! Ya debes saber cono es esto) y esa ediciòn se vendió mucho, se agotó en pocos dias. Hicimos seis ediciones más y entonces recién allí las editoriales grandes que me habían dicho que no, me escribieron para que vaya con ellas.


Lujan sigue adelante lo que dicta tu corazón que nada detenga tus sueños. Y estate atenta a las oportunidades ...Dios siempre abre puertas.

Te mando un beso grande



Vestida de terciopelos, con mangas amplias, doña Emma se sintió envuelta como en una brisa, por un murmullo de palabras. Dejó en el armario sus papeles de dibujo y bordado y revivió un poco el fuego antes de partir hacia la iglesia.

‒El auto está listo‒dijo Jeremías.

Cuánta era su tristeza los domingos por la tarde. Hundida en un extraño sopor, escuchaba el revuelo de las hojas. Por los tejados se deslizaban los gatos que buscaban el último rayo de sol. El viento, en la carretera, arrastraba nubes de polvo. En la llanura ladraba a veces algún perro vagabundo y las campanadas proseguían con su repique que se perdía en la soledad del campo.

💗💗
Buenas y Santas...-Los hijos olvidados.
Amazon España.
Amazon Estados Unidos
Amazon México.

Ediciones Renacer

Que su autora este orgullosa de su obra. Todo llega, muy lento pero llega y cuando eso pasa, debería ser el día mas feliz de nuestras vidas pero: los celos, la envidia, el dinero, acomodos y tantas cosas muchas veces, opacan las obras y a los artistas. Es una lucha permanente, quijotesca, todos los días. Como entiendo esto! Abrazo y fuerza!...

GRACIAS!!!

Banner de Stefi Cabello

Banner de Stefi Cabello
Siempre le angustió crecer, el tic tac del tiempo...

"El secreto de la serenidad es aceptar lo inevitable y aprender a caminar en medio de la tormenta."

Ella hablaba sentada a la orilla del crepúsculo sobre el amor de su vida, el hombre que la sostenía... mientras seguían pasando cosas.

La casa como un barco a la deriva era su refugio. El sol dibujaba las horas en el silencio de la calle y escribía un libro cuyas páginas eran bellos tulipanes. Parada en medio de la vida, una mujer que lo tenía todo para ser feliz, se quedó como una niña huérfana esperando la ternura, el abrigo, con un reloj detenido en las manos.

---De El silencioso grito de Manuela.

Amazon América
http://a.co/bgKD3Rr
Amazon España
http://amzn.eu/40XUPwK